Lee mis labios (2001)

Sur mes lèvres

surmeslevres

Este tercer largometraje del director Jacques Audiard tiene como protagonista a Carla Bhem (Emmanuelle Devos), una solitaria y poco agraciada treintañera que trabaja como secretaria en una empresa de construcción. Ella sufre de hipoacusia por lo que siempre la veremos utilizando unos audífonos, y es debido a esta enfermedad que ha desarrollado una gran habilidad para leer los labios. Carla, víctima de la mofa, si bien no directa, de los ejecutivos de la empresa, comienza a acumular frustraciones e iras, que se convertirán a larga en venganza, la cual se hará posible con la ayuda de su nuevo asistente, Paul Angeli (Vincent Cassel), un ex reo en libertad condicional que tiene algunas deudas con unos maleantes.

Entre ellos dos surge una conexión inmediata, se nota el afán de Carla por mantener cerca a Paul, a pesar de aparentar cierta distancia sea por timidez o por genuino temor, recuerden que el tipo es un (ex) criminal. Carla no es el tipo de chica que uno voltearía a mirar, ella lo sabe y le duele, su vida transcurre en función a su trabajo y se mantiene a la defensiva cuando surge el incómodo tema de su sordera. Pero la atracción por Paul crece, él se siente atraído igualmente por la generosidad de ella y querrá devolverle el gesto de la única manera que conoce.

surmeslevres

La pareja protagonista se complementa con mucha inteligencia, la astucia de Carla más la fuerza de Paul les permitirán poner en jaque a sus respectivos opresores, los compañeros de trabajo de ella y los acreedores de él. Emmanuelle Devos está muy bien en su rol de mujer taciturna, llena de tristezas y penas sin cicatrizar. Vincent Cassel (Irreversible, Los ríos de color púrpura) logra mantener el buen nivel de su coprotagonista, aportando su cuota de rudeza.

A pesar de una primera parte más que interesante, en la que Audiard nos describe el hábitat natural de los protagonistas, el film intenta abrir sus ramas detallando aspectos personales de personajes muy secundarios que no aportan nada a la película, más bien la anclan y le quitan ritmo. Lo que nosotros queremos saber es el desenlace de la historia, si la venganza final de este par de antihéroes terminará en éxito o no, si finalmente Carla tendrá lo que tanto desea, ahí, sobre sus labios.

Artículo anterior
Películas peruanas en Festival de Cine en Quito
Artículo siguiente
Kukuli (1960)

1 comentario

  1. […] oficial. Este cineasta, que ha adquirido fama en estos últimos años gracias a films como Lee mis labios y De latir mi corazón se ha parado, presenta ahora un film carcelario cuyo retrato del sistema […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Lee mis labios (2001)