Buenos muchachos (1990)

Críticas / escrito por Niki Tito25 comentarios

GoodfellasGoodfellas
Dir. Martin Scorsese | 145 min. | EE.UU.

Guión: Nicholas Pileggi y Martin Scorsese, basado en la novela “Wise Guy” de Nicholas Pileggi

Intérpretes:
Robert De Niro (Jimmy Conway), Ray Liotta (Henry Hill), Joe Pesci (Tommy DeVito), Lorraine Bracco (Karen Hill), Paul Sorvino (Paul Cicero), Frank Sivero (Frankie Carbone), Tony Darrow (Sonny Bunz), Mike Starr (Frenchy)

La mafia italiana neoyorquina es explorada en este biopic del criminal Henry Hill. A medida que se abre camino en este submundo, comenzando como un ladronzuelo hasta convertirse en todo un gangster adicto a la cocaína, el filme explora en detalle las reglas y tradiciones del crimen organizado. Observando el ascenso y la caida de Hill y sus dos compinches, Jimmy Conway y Tommy DeVito, esta historia explora de manera realista el mismo núcleo de la mafia.

Goodfellas

Buenos muchachos, el imprescindible filme de Martin Scorsese, es el testimonio de un sujeto, Henry Hill, sobre su vida como parte de la mafia italiana instalada en su barrio de Brooklyn. El director se sirve de una narración casi por completo lineal que muestra paulatinamente el ascenso, el esplendor y la caída del personaje principal. Desde niño, el sueño de Henry era convertirse en un gangster, y ese deseo pronto se hace realidad. El primer contacto con la mafia resulta definitivo. Desde entonces, lo veremos introducirse en el mundo del crimen con mucha naturalidad, y sobre todo manejarse con cierta habilidad al momento de resolver situaciones claves con las que consigue ganarse del todo al bando gangsteril. En ese sentido, Buenos muchachos es, a la vez, una crónica, desde adentro y ampliamente detallada, sobre la mafia de la segunda mitad del siglo XX, sobre su modus operandi, y sobre la relación entre los miembros de la organización (ese peculiar sentido de amistad y lealtad con que se manejan).

Henry convive con individuos de la peor laya. Él mismo es ya uno de ellos. Scorsese nos muestra diversos perfiles sicológicos al interior de la mafia: Jimmy Conway, el líder y gangster implacable, interpretado por Robert de Niro; el impulsivo y radical Tommy, caracterizado por Joe Pesci; o incluso Paul Cicero, ese tipo de pocas palabras pero experto manipulador que compone Paul Sorvino. Lo que se busca es, pues, que el espectador conviva con ellos en el transcurso de sus peripecias, para intentar comprender por qué estos personajes se instalaron en la mafia y viven la vida que llevan. Pero, a medida que transcurre la película, la respuesta a ese cuestionamiento, lejos de aclararse, alcanza múltiples aristas, pero ninguna definitiva: lo que Scorsese persigue es hacer que el espectador repare en que, sea el tipo de persona que sea, no existe explicación suficiente que determine cabalmente por qué un individuo decide convertirse en gangster.

GoodfellasHenry Hill, interpretado por Ray Liotta, es un personaje fascinante. No podemos decir de él que sea una mente criminal brillante, ese autor intelectual necesario a la hora de tramar los mejores golpes; tampoco posee el liderazgo ni la destreza de someter a cualquiera; y por último, ni siquiera es un sicario, un verdugo de sangre fría. Entonces ¿cómo es que Henry consigue escalar posiciones al interior de una organización tan violentamente cerrada sobre sí misma? Es su propia personalidad, tan mediocre, lo que al principio lo ayuda en su permanencia en el grupo, pues nunca demuestra ambición por el liderazgo ni busca conflictos gratuitos: es tan solo un compañero apacible y manipulable. Pero esa misma personalidad, tan dubitativa, será la que lo lleve a su propio fin. Y es que en el fondo, Henry Hill no es un gangster. Nunca consigue serlo del todo, pues no lo lleva en la sangre ni aprende a serlo. Carece del talento necesario. Su comportamiento, por más que se esfuerce, casi siempre es gris, sin brillo. Incluso su momento de esplendor es mediocre. Es solo un individuo inseguro, timorato, necesitado de pertenecer a algún grupo social que lo acoja y lo proteja.

La parte final de Buenos muchachos es impresionante: contra lo que nosotros como espectadores podríamos haber supuesto, el filme no nos muestra el final de los días de Henry Hill asesinado. Scorsese quiere que veamos algo peor: aquel sujeto que tempranamente había cumplido su sueño y que estaba destinado a tener éxito (a su manera) en la vida, se ha convertido en un ser insignificante, un cadáver viviente. Un individuo cuyo imperio ha sido destruido, cuyos amigos han sido aniquilados, y a quien no le queda otra cosa que vivir el resto de su existencia soportando cada día el asalto de esos inclementes recuerdos en los que él, alguna vez, en algún lugar, fue alguien.



Comentarios

  1. Pingback: » Tráiler de “Reservation Road”, penúltimo filme de Joaquin Phoenix en cartelera » Cinencuentro - No podemos parar de hablar de cine

  2. jose

    aa me falta mas informacion esq en una tarea bien un cuestoniaro sabre esta pelicul asi q me informacion aaaaaaaaaaaaaaaaa

  3. Eduardo

    Primero quiero agradecer a Niki por el trabajo que se tomó al colgar este espacio y reseñarnos la película que, a mi manera de ver, es genial. Creo que lo que buscó Scorserse, y lo que podemos percibir, y coincido contigo, Niki, es mostrarnos el mundo de la mafia desde dentro. La mafia, un mundo que interesa conocer, se ve desvelada en esta película, el espectador puede más o menos, al menos, hacerse una idea de cómo operan, de las relaciones entre los miembros y del poder del jefe (recurdo, por ejemplo, la escena en que Robert De Niro guapea a todos por gastar el dinero robado en lujos cuando él prohibió que lo hicieran, es decir, la autoridad y fuerza paar imponerse). otra cosa que se puede percibir es lo drásticos que son para imponer castigos, por eejmplo cuando lo matan a Samuel Jackson por no desaparecer el camión ya que este al ser encontrado por la´policía podía delatarlos. Finalmente, las especialidades que pueden tener en ese mundo, por ejemplo ellos, al principio no estaban endrogas solo en robos, es le protagonista quien inserta su grupo al tráfico de drogas, cosa que le fue rechazada. Con respeto al final del protagonista coincido en que tuvo un final triste, despúes de l relativo éxito que tuvo en su mundo, se convirtió en un mortal más, tenía que trabajar y vivir modestamente, aunque protegido por el gobierno…….

Déjanos un comentario