El último rey de Escocia (2006)

El último rey de EscociaThe Last King of Scotland
Dir. Kevin Mcdonald | 123 min | EE.UU.

Intérpretes:
Forest Whitaker (General Idi Amin Dada)
James McAvoy (Dr. Nicholas Garrigan)
Kerry Washington (Kay Amin)
Gillian Anderson (Sarah Merrit)
Simon McBurney (Nigel Stone)
David Oyelowo (Dr. Thomas Junju)

Fecha de estreno en Perú: 1 de marzo de 2007

La historia de Idi Amín, el funesto dictador de Uganda, es revisitada nuevamente por el cine a través de la ficción. El documentalista británico Kevin Mcdonald se empeña en presentarnos a este personaje controversial de la política del los años 70 y lo hace en forma de un cuento de aprendizaje e ilusiones derrumbadas, como muestra de un síndrome devastador a lo largo de la historia moderna del continente africano. El Idi Amín que interpreta Forest Whitaker es una figura que conocemos casi en plan de reportaje elaborado por un corresponsal extranjero a su gusto en un primer momento y a su pesar poco después. Se trata de un film aplicado y convencional pero bastante efectivo a la hora de presentarnos una perspectiva elaborada sobre los mecanismos del ascenso al poder en los “caóticos” países del castigado continente a pesar de ser vista a través de los ojos deslumbrados e ingenuos de un joven europeo que en este caso llega de vivir todavía la moda libertaria de la década anterior.

El último rey de Escocia

Recuerdo hace bastante tiempo haber visto un telefilme ya sobre Amín en el cual el tirano ugandés (interpretado por el efectivo Yaphet Kotto) lucía toda esa imagen elaborada por los medios que lo acercaban a una suerte de emperador a lo Star Wars, encarnación misma del demonio y de tantos maniqueos clichés que pueblan producciones destinadas a dejar sentadas certezas en las conciencias colectivas. Lo gracioso era que se tomaba tan en serio esta postura hasta resultar una especie de parodia de las cintas de pandillas abominables que incluso terminaba con la frase “y esta listo para volver a matar”. Sin que la desmerezca el hecho de que cualquier cosa podría haber resultado más inteligente que esto, la película de Mcdonald intenta ofrecer una perspectiva mayor a otras investigaciones anteriores, es una película ambiciosa que intenta abarcar la figura de Amin como líder distante pero también como el hombre que vive, se ensaña pero sufre con el caos que poco a poco se irá generando en su pueblo como enfermedad crónica de la cual él mismo es un de los factores condicionantes.

El ignoto guía que tendremos por este viaje es un escocés (se dice que esta inspirado en un verdadero participante de los acontecimientos) que representa la misma mirada del mundo moderno puesta en la asunción del mando del general. Nicholas Gerrigan (James McAvoy) reúne todas las características ideales del primer mundo a iluminar este último oculto en la jungla. Es un joven e idealista médico, pero que nos revela los afanes de diversión final que persigue antes de asumir los compromisos de la profesión en su natal Escocia. Personaje que por causa del azar se convertirá en uno de las personas de confianza del circulo de Amín. Con él iremos reconociendo a la película como un thriller político que poco a poco irá develando los entretelones del régimen al que se entrega en un primer momento como siguiendo las fantasías de transformar al mundo que llenaban a la juventud de aquellos días y que le abrirá las puertas de los más diversos privilegios. Es la clásica sentencia de que no todo lo que brilla es oro y que rápidamente envolverá a Nicholas en un espiral oscura y sofocante de traición y desconfianza hundiéndolo junto al último rey de Escocia, como se autodenomina Amín haciendo alarde de las estrategias de ascensión en las que participan los gobiernos más poderosos en este caso el británico. Mcdonald no olvida su formación documental y su vocación informativa aunque a veces ese afán demostrativos afecte el conjunto.

El último rey de EscociaPero el director es hábil como narrador y evita mayormente que la intriga tropiece en lo verboso o explicativo. Deja que la historia de la corrupción oculta al ingenuo protagonista (como al resto del mundo) se vaya develando progresivamente y en ello cuenta capitalmente la actuación contundente de Whitaker, el talento del actor nos convierte al odiado gobernante no sólo en el ser vil que se atestigua tanto sino también en un hombre encerrado y consumido por su entorno trastocado por la inseguridad y los vicios arrastrados por toda una vida. Matices bien integrados en esta suerte de Nerón corpulento que termina siendo víctima de sus propios excesos y a los cuales desea arrastrar consigo a su fiel escudero de piel blanca como si fuera de verdad su hermano de sangre, al menos hasta el inevitable conflicto que asume el rostro de la prensa y a su vez el mundo que comienza a verlo con desconfianza. Detonantes del guión que hacen de Nicholas y los pocos lúcidos en el palacio del rey (el doctor Junju o la bella Key Amín) las siguientes víctimas de ese desorden moral. Densidad que se vuelve brevemente notable en la secuencia del intento de huída de Key, la exhibición macabra y la posterior reunión de Nicholas y Amín contemplando la picara Deep throat en medio de la desolación total.

Tal vez sus tentativas por premios y por no lucir decididamente siniestra son las razones por las que los realizadores optan por sólo presentar una historia bien contada, objetivo que alcanzan bajo la tradición del buen cine de ficción de aquellas historias sobre la decepción padre e hijo que de alguna forma es la premisa. El círculo de vicio solo puede culminar de esa manera para distanciar a partir de entonces a las generaciones, otro gran tema que el cine tomó en esa época. La mutua confianza perdida entre los camaradas admirados en cierta manera uno del otro solo culmina, como debía de ser, en un desenlace cercano a Costa Gavras y varios otros especialistas del cine político a los que alude en su aspecto más asequible el cineasta escocés que de algún modo se abre paso rotundo en el mainstream con este viaje que tal vez a muchos puristas les resultará apenas turístico (como se lo imaginaba el mismo Nicholas), pero que revela un talento realmente a considerar a pesar del tamiz de la Fox searchlight.

» Lee más sobre El último rey de Escocia

Artículo anterior
Bloggermatógrafo: “Café Lumiere” y “Memorias de Matsuko”
Artículo siguiente
Una luz modulada por lentes

3 comentarios

  1. 16 de Marzo de 2007 at 0:58 — Responder

    Interesante film de intriga política, que se aleja del cine histórico, a pesar de tocar una parte de la historia real de Uganda (África), cuando reinaba a su antojo el dictador genocida Idi Amín Dadá.
    No es histórico porque el argumento no es real, aunque se contextualiza en un momento histórico que sí ocurrió. Por ello, los detalles son inventados, aunque el fondo de la cuestión, los asesinatos, matanzas, expulsiones de Uganda y clima de terror extendido por todo el país, desgraciadamente ocurrieron.
    El guión está muy trabajado, no cabe duda, habiendo muchos buenos diálogos y situaciones afortunadas. Sin embargo, la dirección, a veces, es convencional, demasiado convencional, narrando casi todo con un ritmo desigual que hace que el resultado final sea más irregular que el que cabía esperar de un film como este.
    Los primeros plano se suceden, a veces, con una frecuencia que excede lo conveniente, quizás para que el espectador observe y se deleite, por qué no, con las expresiones del soberbio actor Forest Whitaker, que compone magníicamente a ese ser despreciable pero rico en matices que fue Idi Amín Dadá. Quienes tenemos algunos años, recordamos perfectamente las noticias en diarios y telediarios referentes a ese “buen señor”, que asoló su propio país en beneficio suyo (todavía recuerdo bien cómo el púgil Mohamed Alí le retó a un combate de boxeo, dado que Amín fue en su juventud campeón de los pesos pesados de Uganda).
    Además de la excelente composición de Whitaker, también tenemos la del verdadero protagonista de la película James McAvoy, quien expresa perfectamente los sentimientos que le embargan por su relación con el dictador. Primero de fascinación, admiración y compadreo y después, cuando se da cuenta del cotarro, de miedo y terror.
    La fotografía es otro de los platos fuertes, con distintas tonalidades según las escenas tengan lugar en la selva ugandesa o en el interior del palacete donde reina Amín.
    Sin embargo, como he dicho antes, el ritmo es desigual, habiendo buenos momentos, toda el primer tercio, por ejemplo, y otros un tanto renqueantes, como los que suceden cuando el protagonista se siente atraído por la tercera esposa de Amín.
    Sin embargo, su último tercio, sobre todo cuanto acontece en Entebbe, es excelente, brillante en su composición formal, magnífica en su tensión in-crescendo y con un suspense y brutalidad que acongoja al espectador. Esos momentos son lo mejor de la cinta, y dejan con un buen sabor de boca al espectador.
    En resumidas cuentas, una película entretenida e interesante, que tiene como mayor rémora la convencional dirección de Kevin Macdonald, quien se nota está un poco verde como director. Pero merece la pena, aunque solo sea por aprender algo del reciente pasado de un país sumido en el terror colectivo “gracias” a un enviado por Dios, según propias palabras de Idi Amín Dadá, otro “personaje” como el también desaparecido Mobutu Sessé Seko.

  2. Norma Malaver Araujo
    18 de Marzo de 2007 at 12:05 — Responder

    Extraordinaria actuación del gran Whitaker… Muy bien merecido el Oscar a mejor actor, aunque más parece un premio a su larga trayectoria…Recuerdo que protagonizó una excelente cinta de Clint Eastwood (para variar!!) a mediados de los ochentas, llamada BIRD, donde dio vida al recordado músico de jazz Charlie Parker…Qué maravilla de película… Ojalá puedan transmitirla en televisión, para que muchos se den cuenta cuán buen actor es…Grande, morenaje…

  3. Olivia
    22 de Marzo de 2007 at 16:24 — Responder

    Simplemente es una pelicula excelente, que nos muestra la crudeza de la dictadura del dictador Amin, resaltando notablemente el personaje de Whitaker, en la demencia de tu temor y paranoia, y la de McAvoy, destacando la reveldia de los escoceses, son para sacarse el sombrero!

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

El último rey de Escocia (2006)