El sentenciado Fujimori en el cine

En una ocasión el director cusqueño Luis Figueroa, comentando en broma sobre la trascendencia de los “vladivideos”, dijo que Vladimiro Montesinos era el cineasta más famoso del Perú porque aparecía como director y actor en más de tres mil películas.

Lo cierto es que tanto el ex asesor del SIN como su compinche Alberto Fujimori, hoy extraditado por crímenes de lesa humanidad y otras trapacerías, figuran en un puñado de filmes que de distintos modos se han aproximado al decenio fujimorista, una de las páginas más oprobiosas de la historia peruana.

Tenemos las imágenes de Francisco Lombardi Ojos que no ven y Mariposa negra, filmes ambientados en las postrimerías del régimen, y en los que el ex gobernante tiene una presencia televisiva y tangencial.

En La caída de Fujimori (The Fall of Fujimori), sesgado y complaciente documental de Ellen Perry que causó cierto revuelo cuando se estrenó durante el 9º Festival Elcine. La realizadora norteamericana hace un panegírico del ex mandatario comparando su historia con una tragedia shakesperiana. Quizás esta sea la película que más se conoce sobre Fujimori en el extranjero.

Actualización 2016: Incluímos también el documental Su nombre es Fujimori, de Fernando Vílchez, estrenado en internet días antes de la segunda vuelta electoral, que finalmente perdería Keiko Fujimori, la hija del sentenciado por corrupción, secuestro y crímenes de lesa humanidad:

Tampoco podemos olvidar la inclasificable Lima: la verdadera historia (Lima: Breaking the Silence, 1998). Ahí el ex dictador fue interpretado por un tal Robert Ito, quien hacía del “Presidente Fujimoro”.

Otro documental que debemos mencionar, aún si Fujimori no es un protagonista directo, es Estado de miedo (State of Fear, 2005). Ahí se narran los hechos sucedidos en el Perú, durante la guerra interna en un período que incluye los años de dictadura de los 90. Aquí pueden ver el tráiler:

Artículo anterior
Cineclub Audiovisual en Iquitos
Artículo siguiente
Nuevo spot antipiratería con La Gran Sangre

12 comentarios

  1. neco82
    21 de Septiembre de 2007 at 17:02 — Responder

    Como olvidar “La Verdadera Historia”, con Fujimoro y su fiel asesor Fratasino, llenando el supuesto Jorge Chavez de fotos del dictador y soldados por todas partes, misma dictadura de Orwell.

    Y los terroristas sacrificados, liderados por un clon de Lorenzo Lamas, galán de telenovela… inclasificable, en verdad.

  2. Ralp
    21 de Septiembre de 2007 at 17:50 — Responder

    Otro documental que cuenta todo el proceso de la verdadera caída del ex dictador es “El Viento de todas partes” de Nora de Izcue.

  3. Pvlgo
    21 de Septiembre de 2007 at 17:51 — Responder

    ¿Consideras a The Fall of Fujimori un “panegírico”? El hecho de que Fujimori se despache sobre los supuestos logros de su gobierno no quiere decir que la realizadora esté de su parte. Te recomendaría que lo veas de nuevo.

  4. Will
    22 de Septiembre de 2007 at 12:26 — Responder

    Interesante compilación. Sobre la peliculeta Lima: Breaking the Silence en verdad da verguenza ajena en más de un sentido. Más bien, me gustaría que se deje de llamar “Guerra Interna” al fatal periodo de la Violencia Terrorista porque se corre el riesgo de que nuestro desmemoriado país a futuro crea que Sendero y el MRTA eran una fuerza militar insurgente y no lo que realmente fueron: Delincuentes terroristas responsables de un genocidio que no debe ser relativisado ni reevaluado gracias a las acciones represivas de Fujimori y sus secuaces.

  5. Andres Romero
    22 de Septiembre de 2007 at 12:37 — Responder

    Es increible que el odio que le tienen a Fujimori, muy intendible especialmente por ex-terroristas, familiares y simpatizantes de los comunistas-terroristas. No quieran aceptar como la gran mayoria de el pueblo peruano que tuvo que sufrir las bombas que causaron carnicerias humanas dentro de un pueblo indefenso. Algunas se han puesto a pensar que paso con las familias madres, hijos, esposas de todas esas victimas? Senores el mejor terrorista es un terrorista muerto…porque muerto el perro se acabo la rabia! Si de algo se le puede acusar a Fujimori es que fue demasiado suave con todas esas bestias terroristas…ya que dejo vivo a muchos de ellos. Uno no puede tener misericordia..con aquellos que no lo tuvieron con nosotros el pueblo peruano. Ojala en el futuro tengamos a alguien mas fuerte que Fujimori. Afortunadamente el sufrido pueblo peruano todavia tiene a Fujimori que nos sirve de ejemplo e inspiracion para en el futuro terminar de una vez y para siempre con esa manada de fanaticos terroristas comunistas.
    Y la forma de terminar con ellos es aplicando su propia medicina…terrorismo..pero esta vez ellos y sus familiares seran las victimas…vamos a ver como les gusta a ellos.

    Viva el Peru….CARAJO!

  6. Rodrigo Portales
    Rodrigo Portales
    22 de Septiembre de 2007 at 12:57 — Responder

    Respondiendo a Pvlgo:

    The Fall of Fujimori es un panegírico. Y no solo porque vemos al extraditado despacharse cómodo y a sus anchas a lo largo de la película, hablando de sus supuestos logros y evitando en todo momento los temas por los que rendirá cuentas ante la justicia peruana.

    En su momento Ellen Perry expresó su manifiesta simpatía hacia Fujimori, y esa intención se evidencia en la puesta en escena de su documental. Crea en torno de su protagonista una discutible mitología, lo presenta como si fuera un ser predestinado por el “destino”, y no guarda las debidas distancias con relación a él, ni como documentalista ni periodista.

    Es cierto que hay momentos que aparecen periodistas como Zileri y Gorriti dando sus versiones sobre los hechos, pero sus testimonios quedan minimizados por el discutible perfil que la directora le inventa a Fujimori, y por el que sin duda siente admiración.

  7. […] bien dice Fernardo Obregón, debemos mantener nuestra atención en sucesos como este, ahora que la extradición de Fujimori será el tema principal en la agenda […]

  8. Pvlgo
    24 de Septiembre de 2007 at 9:43 — Responder

    Respondiendo a Rodrigo Portales:

    Me sorprende la contundencia de tu comentario, sobre todo cuando es evidente que The Fall of Fujimori es cualquier cosa menos un panegírico.

    Ellen Perry habrá expresado simpatía por la imagen de Fujimori pero también ha expresado que lo que la llevó a filmar este documental fue precisamente que le pareció fascinante su carácter contradictorio, como simpático populista por un lado y represivo dictador por otro.

    Jamás lo presenta como un predestinado sino como una especie de personaje trágico, quien a pesar de los hechos–que Perry presenta y jamás cuestiona; ahí esta todo: la masacre de Barrios Altos, el golpe de Estado, el fraude del 2000–se ve a sí mismo como un benefactor del país.

    Lo que Ellen Perry hace es poner a Fujimori frente a la cámara y dejarlo hablar sobre todo lo que pasó y ahí vemos claramente como él se congratula por sus logros (reales o imaginados) a la vez que intenta justificar o racionalizar los abusos y corruptelas de los que se le acusa. La técnica es sutil y altamente efectiva para mostrarnos al Chino tal como es.

    Mi recomendación de darle un segundo vistazo sigue en pie.

  9. Rodrigo Portales
    Rodrigo Portales
    24 de Septiembre de 2007 at 10:21 — Responder

    Usted mismo lo reconoce: la documentalista siente por el reo simpatia y fascinación. Y efectivamente, seria interesante volver a ver la pelicula a la luz de los hechos recientes.

    Mi opinión personal es que lo trágico se desvanecerá y asomará lo patético de este personaje. Saludos y gracias por leernos.

  10. Pvlgo
    24 de Septiembre de 2007 at 11:54 — Responder

    Bueno, seamos claros, lo que yo “reconozco” es que la fascinación por Fujimori como personaje público fue lo que llevó a Perry a hacer este documental. Pero no que el documental en sí demuestre parcialidad alguna. Me alegra que te animes a volver a verlo; así te darás cuenta que, en efecto, Fujimori se muestra solito cuan patético es, a través de sus propias palabras, gestos y evasivas. Saludos y a gracias a Uds. por su trabajo.

  11. Angel Navarro
    27 de Septiembre de 2007 at 11:04 — Responder

    Se puede decir mucho, pero los cinéfilos pedimos ver mucho… debería haber una proyección de estas películas (salvo la de Fratasino), pero las demás son entre ficción y verdad, la cara de nuestra realidad.

  12. marck
    29 de Junio de 2008 at 4:29 — Responder

    por ahi un fanatico bosifera e intenta hablar en nombre de todo los peruanos para apoyar a un genocida como fujimori, hablas de muerte, de odio, de resentimientos y luego expresas tus sentimientos que es lo mismo que hicieron los senderistas, plagar las calles de odio y de muerte y es lo mismo que hicieron fujimori y montesinos, valiendose de nuestras fuerzas armadas, de nuestros impuestofs de las armas y el poder que el pueblo puso en sus manos para que fuecen buenos administradores de nuestras riquezas y de nuestro futuro y mira en donde estamos y seguimos pensando en lo mismo. Srs, en un verdadero sistema democratico, existen unos derechos civiles y unas leyes nacionales e internacionales, no podemos comportarnos como salvajes o barbaros, que por que los otros matan yo tambien lo hago, los senderistas estaban fuera de la legalidad, era una banda, pero el estado peruano no, por lo tanto el estado tiene que resolver el problema por la via de la legalidad juridica(leyes que emanan de nuestra constitucion) y no por actitudes o acciones meramente empleadas por bandas terroristas, por que eso lo unico que crea es mas inseguridad en el pais, el pueblo les elije pensando que son seres inteligentes capaces de utilizar ideas racionales y no actos de gente primitiva. ¿por que si no, donde esta la diferencia entre los terroristas de sendero y los terroristas que gobiernan?

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

El sentenciado Fujimori en el cine