Foto del día: Afiche anti-antipiratería

Este es un argumento al que quizá el mismo Moscoso de Indecopi no tenga respuesta. Por qué cuando compramos DVDs legales tenemos que ver avisos antipiratería en un producto que legalmente es nuestro. Touché.

afiche-anti-anti-pirateria.jpg

¿Y no es lo mismo cuando vamos al cine a ver una película por la que estamos PAGANDO para ver?

La traducción del afiche la encuentro en Yukei.net:

Acabo de comprar el DVD de mi película favorita de todos los tiempos en una tienda

Ahora, tengo que sentarme a ver un aviso antipiratería que no se puede adelantar cada vez que pongo el disco en mi reproductor de DVD, aunque ésta es una copia legítima, comprada en una tienda, ¡por la puta madre!

Aunque compres DVDs legales, FACT aun piensa que eres: un criminal > un idiota > incapaz de distinguir el bien del mal.

Si siguen haciendo esta mierda, probablemente estarías mejor comprando una copia pirata.

El original salió de BrokenTV e incluye una carta a la autoridad inglesa antipiratería preguntándole por estas publicidades y la respuesta que dieron: “Es porque quienes compran piratería, en algún momento también compran legalmente”. WTF! Quizá en Inglaterra, pero no en Perú donde un DVD original cuesta $15 o $20 y uno pirata 5 soles, y donde la oferta del mercado negro sobrepasa en títulos la de la cartelera y el mercado formal.

Ahora, sería mejor que la Cruzada contra la Piratería -o quien esté a cargo de ella- afine el público objetivo de estas campañas, y destaque en ellas las virtudes del cine, como por ejemplo, la calidad y tamaño de la imagen o la experiencia de por sí; o reduzca los precios de las entradas, en vez de hacernos soportar juicios morales ñoños como los del 20 pirata. Eso podría funcionar mejor para combatir la piratería y propiciar el espectáculo cinematográfico. Por mientras, el que sepa donde imprimir este afiche como póster que pase la voz, yo quiero uno.

Actualización: [19 – Oct] También existe la versión en video:

(Vía The Movie Blog)

Artículo anterior
La cámara multiplano de Disney
Artículo siguiente
Primera imagen de "The Changeling"

25 comentarios

  1. daniel
    13 de Noviembre de 2007 at 1:32 — Responder

    aunque muchos ya tengamos dvd players multizona, tienen que respetarse los derechos de alquiler de las distribuidoras, estamos en la R4 y lo legal sería alquilar dvds de esa región, o me equivoco?, de hecho ignoran que por 7 soles se puede rentar dvds R1

  2. 13 de Noviembre de 2007 at 13:39 — Responder

    Hola Mario, sigamos:
    las necesidades culturales y economicas, no solo son de terceros, sino la de uno mismo. las mias por ejemplo. no puedes asumir alegremente que porque tengo dinero para ir al cine con regularidad, tengo el dinero suficiente para comprar o alquilar DVD originales con la misma frecuencia. o si lo tuviera, que la oferta que ofrece la tienda de videos que refieres cubre satisfactoriamente lo que un cinéfilo promedio espera encontrar. cómo contentarse con la aparicion de tal o cual titulo, mientras cientos de otros filmes (algunos de ellos incluso ‘comerciales’, provenientes de las majors) se pasan de largo.

    Comparar un autoparte a una pelicula (una obra cinematografica, y todo lo que eso conlleva, si nos ponemos entusiastas) me parece lamentable, aun para los efectos prácticos de tu ejemplo. lo que esta claro al ver el crecimiento de la pirateria es que existe un mercado cautivo, al cual la “legalidad” simplemente no alcanza. ya quisiera ver videos stores legales y cines de barrio, como farmacias hay por toda la ciudad, por ejemplo. iniciativas comerciales como la tienda de videos que citas demuestran que hay un negocio ahi, otros modelos de negocios como netflix y el similar en blockbuster tambien podrian adaptarse a nuestra realidad.

    Por cierto, si dices el nombre completo de tal tienda de videos muchos te lo van a agradecer. me parece sintomatico que, por ejemplo, aun no pueda dar con el nombre, y que una pelicula como Caché no haya sido alquilada en ese momento. quiza porque el publico potencial de tal tienda era, es, muy limitado.

    En Cinencuentro hacemos lo que buenamente podemos, (aca tampoco “no estan pagando por la chamba”). por ahora no estamos en capacidad de crear o financiar las ideas que propones, pero si apoyamos, difundimos y celebramos las actividades que logran hacerlo. Es probable que no hayas visto los posts que siempre dedicamos a esos temas, puedes ver algunos aqui, aqui, aqui.

    Daniel: como bien notas, la idea de dividir el planeta en regiones, para multiplicar las ganancias de las distribuidoras, ya caducó en la práctica. Los reproductores multizona son vendidos “legalmente” aqui y alla.

  3. daniel
    13 de Noviembre de 2007 at 16:19 — Responder

    eso lo tengo claro Laslo, mi duda es que si es legal rentar dvds de films que aún no se estrenan como los dos casos citados, no perjudica a los ingresos por estreno en salas de los films y su posterior alquiler de los dvds que la distribuidora edite?

  4. daniel
    13 de Noviembre de 2007 at 16:33 — Responder

    el dinero obtenido por la renta de dichos dvds es lícito?, no deberían ser las distribuidoras las que comercialicen los films por los que han pagado los derechos correspondientes?, si no entonces pienso abrir un videorent con todos los dvds R1 que tengo

  5. Mario
    14 de Noviembre de 2007 at 8:19 — Responder

    Hola Laslo, Daniel:

    Bueno. Creo que en el cine, como en todo en la vida, siempre van a ser más nuestras carencias que nuestras necesidades satisfechas. En consecuencia siempre ha de existir una película no disponible en una plaza determinada así sea un paraíso cinéfilo como París o Nueva York. Este es un dato de la realidad que admito fácilmente.
    Pero la pregunta que sigue, admitiendo esto, es ¿para cuáles otras de nuestras carencias, tomamos la opción personal de participar en un comercio ilegal y enriquecer a delincuentes?
    Si en vez del cine nos gustara mucho la pintura por ejemplo, ¿cuántos de nosotros apelaríamos a una banda de asaltantes para que roben el último Ramiro Llona que el autor aún no ha puesto a la venta y en consecuencia no se ofrece en el mercado? Creo que nadie en primera instancia y si alguien levantara la mano para decir yo, tendríamos serios cuestionamientos sobre su nivel moral. En cambio cuántos sí contratan a diario con delincuentes para satisfacer sus necesidades cinéfilas y no ven en ello ningún problema ético.

    ¿Que haría yo frente al cuadro de LLona o frente a Lust & Caution si no la estrenan en Lima? Pues me la aguanto. Me la aguanto hasta que Llona quiera vender o hasta que salga el dvd original en 4 meses. Y si eso no pasara nunca lo que es casi imposible pues nada… no me voy a morir por no tener un cuadro o no ver una película.

    Lo que sucede en esto, y por eso es tan útil hacer un paralelo con la venta de partes robadas, es que se trata en ambos casos de delitos no “necesarios”, ni “útiles”, ni “aceptados por la sociedad” como quiere hacerse creer, pero sí mayoritariamente impunes y sólo posibles gracias a la corrupción de policías, fiscales y jueces. Si una persona común, ni letrada ni conocedora de las leyes como ustedes, asume con normalidad la situación de comprar su piratería frente a un policía, ello resulta lógico dentro de su ignorancia. Este no es el caso de los que leen esta página.

    Por eso también confirmo mi impresión inicial de que la campaña antipiratería ha dado en el target. Es más, creo además que ha producido una molestia aún mayor entre los cinéfilos que entre el espectador medio, y explico por qué.
    A diferencia del espectador medio a quien en el peor de los casos le parecerá irónico ver eso cuando tiene discos piratas en su casa, el cinéfilo y comprador intensivo de piratería, ha reaccionado enérgicamente a través de sus críticos y sus foros, poniéndose a la defensiva contra la propaganda, Hollywood, los distribuidores, las autoridades, la industria legal en general, etc., y ha llevado a gente por lo demás irreprochable en otros ámbitos de su vida privada, a justificar abiertamente lo que no es sino un vulgar delito.

    Creo personalmente que esta actitud confrontacional es la más inadecuada para lograr los objetivos de una mejor cartelera o mejores precios o cualquier otro reclamo porque desautoriza moralmente a una de las partes. Quiérase o no, se entra a exigir en inferioridad de condiciones. Esto es exactamente lo que les ha pasado a Bedoya y León Frías en una muy justa demanda por la mutilación de una película: Un hecho sancionable y quizá punible aparece como la excusa de turno para atacar a los distribuidores en su personal guerra de guerrillas, restándole gravedad al hecho denunciado.

    Daniel: no sólo Lima, sino en Santiago, Buenos Aires, Sao Paulo, Bogotá o México es posible acceder legalmente a Región 1. Peor aún, los nuevos formatos Blu ray y HD ponen ya a toda América como una sola región. Y más todavía, en los propios EEUU, Amazon ofrece películas de región 2 (Europa) algunas de las cuáles no tienen representante allá (en EEUU) y nunca se estrenarán en sus propios cines. (suena familiar no?)

    Ahora bien, los canales de cine y video son totalmente distintas, manejados incluso por empresas distintas así se trate de la misma película (una cosa es Warner y otra Warner Home Video). Los distribuidores de cine no tienen ningún derecho para accionar contra el comercio de videos originales y mucho menos para restringir el libre tránsito internacional de mercaderías o la venta de un producto que se ha internado legalmente en el Perú.
    Es más, ni siquiera tienen derecho a accionar legalmente contra la piratería callejera pues no son sus derechos (los de exhibición pública) los usurpados con el dvd pirata. Por ejemplo, en los 90 nunca fue el cine quien denunciaba y organizaba los decomisos antipiratería sino el titular de la ventana de video, es decir, la hoy quebrada Televideo que actuaba como parte civil. En el momento actual es la Fiscalía Especializada, sin necesidad de parte civil, la llamada a realizar estos decomisos (por eso hablaba de corrupción alguien que no cree en casualidades).

    Lo que sucede es que, después de Televideo, ninguna empresa peruana asumió esta representación en videos y lo que tenemos ahora son sucursales de empresas chilenas que actuan como simples oficinas comerciales de sólo parte de los estudios (no hay ni Fox ni Universal) y se dedican a importar y vender, como cualquiera podría, pero eso sí, a precios mucho más convenientes por la relación comercial de su matriz chilena.
    El caso de Delta no debe ser muy diferente pues importa y vende como cualquiera que desee, pero seguramente a mejores precios en base a su negocio de cine.

    Entonces si la Universal por ejemplo se viera afectada por la circulación de un video original antes de su estreno en cine, lo que debe hacer es abrir directamente su propia oficina en el Perú para recién así poder crear su ventana y como titular de los derechos impedir (o tratar de impedir porque legalmente no es tan simple) la circulación de la película original. Esto nunca va a suceder porque no es política de ningún estudio abrir oficinas por todo el mundo sino esperar que alguna empresa local, como fue Televideo, le compre los derechos y regule su propio mercado. Y esto es doblemente hipotético porque el día que una empresa peruana adquiera tal representación será ya totalmente innecesario recurrir a importaciones más costosas, que en otros mercados, como los propios EEUU, se limitan a algunos productos sin distribución local (el caso de las películas Región 2 europeas en Amazon ya citado).

    Para concluir esta demasiado extensa respuesta no sé si mis interlocutores se han dado cuenta de que tienen un posible buen negocio en manos y de muy baja inversión, juntando una buena colección de originales y una metodología similar a la de Netflix.

    Se requeriría valorar y aportar dvds originales y muy poco capital para crear una empresa de alquiler de videos por internet. Esta empresa debe operar bajo el nombre comercial de “Cinencuentro Colección” o algo similar y diseñarse bajo el mismo estilo de esta página a la que se añadirían además links permanentes como en DVDBeaver.com. Con la unidad de estilo gráfico y los links se crea la impresión de ser un servicio de este sitio Web y se beneficia de forma inmediata con las visitan que ya poseen, es decir, se ahorra mucho en publicidad y se acorta el plazo de recupero de la inversión.

    Como inversión inicial figuran: los gastos de creación de la empresa, sus licencias, el diseño Web, la contratación de la pasarela de pagos, y opcionalmente algún número 0800 para pedidos telefónicos. Quizás unos 3 mil US$ a lo más. Esto se puede trabajar en cualquier casa.

    Como gastos operativos sólo tendrían el mantenimiento diario de la página y la parte administrativa. Se tercerizan tanto la parte contable (eso nunca es bueno dejarlo en manos de uno de los socios así sea el mejor contador del Perú) como la parte logística del reparto a domicilio. Una vez puesto a punto un manual de operaciones lo que más tiempo requeriría por ustedes sería la selección y compra de películas tanto a proveedores de fuera como locales.

    Las colecciones propias son en muchos casos un tesoro escondido y si entre 10 de ustedes pueden juntar unos 1500 títulos (150 c/u) e invertir unos $ 300 c/u no veo por qué no intentarlo. En el Perú, las páginas Web de videos, como la que promocionaban ustedes, han fracasado por la misma razón que Blockbuster (oferta mala e insuficiente) y a esta tienda peruana (por cierto es el Drugstore de la Avenida Encalada en Monterrico que apareció en Godard) no sólo le va bien sino que ya abrió una sucursal más chica en San Isidro pero con sólo parte de su stock y new releases. La de Monterrico es la tienda a conocer.

    La otra opción Laslo, de no ser posible lo anterior, es que vayas al menos una vez a la tienda, revises su stock y compruebes su política de compras, y de cumplirse tus expectativas les ofrezcas el negocio anterior (no tienen página Web pero sí capacidad financiera), invítalos a visitar a su vez tu página y ofréceles lo de los links (no va a haber nada más bacán que estar leyendo sobre una película y con dos clicks tenerla al rato en la puerta de tu casa). Inclusive de esta manera la demanda condicionaría la oferta y si por ejemplo van a publicar algo de Fellini, ellos traerían las películas citadas. Nada de esto tiene que ser por amor al cine (aunque lo haya) un % de los arquileres iría a Cinencuentro en calidad de administrador de la página de alquiler.

    Habla con la señora que seguramente van a entenderse.

    PS. Me olvidaba, una vez publicado este comentario asegúrense de registrar el nombre Cinencuentro, no vaya a ser que alguien… bueno, los piratee y les robe su marca y su público para hacer su propio videorent virtual a costa de ustedes.
    No voy a responder en una semana o más porque salgo de viaje saludos.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Foto del día: Afiche anti-antipiratería