Violación de domicilio (2006)

breaking and enteringBreaking and Entering
Dir. Anthony Minghella | 120 min. | Reino Unido – EE.UU.

Intérpretes:
Jude Law (Will Francis)
Vera Farmiga (Oana)
Juliette Binoche (Amira)
Robin Wright Penn (Liv)
Martin Freeman (Sandy)

Estreno en Perú: 8 de enero de 2007

Will Francis es un hombre en constante conflicto, buena persona y exitoso arquitecto pero que vive hasta cierto punto aislado de todo aquello que puede significar exponerse a sensaciones y afectos reales: su familia, tan esforzada como él pero incapaz de ocultar sus disfunciones. Es así que conocemos a la contraparte del mundo de Will y a la cual se comenzará a acercar impulsado por el hastío. El problema radica en que Minghella agrega tanto a su anécdota esencial que termina quedándole grande esa estructura de radiografía al mundo moderno y sus paradojas primermundistas. Al menos el inmejorable cast rescata un poco esa posibilidad. Jude Law esta medido y preciso como sus contrapartes femeninas Robin Wright Penn y por supuesto Jullette Binoche a su modo luciendo como hermanas distantes.

breaking and entering.

Will Francis es un hombre en constante conflicto, buena persona y exitoso arquitecto pero que vive hasta cierto punto aislado de todo aquello que puede significar exponerse a sensaciones y afectos reales: su familia, tan esforzada como él pero incapaz de ocultar sus disfunciones. Todos víctimas a la vez de las velocidades y la sofisticación del mundo moderno que parece ya haber superado cualquier motivo (aparente) para la insatisfacción. Es el Londres de nuestros días pero bien vale en esta ficción como ejemplo de alguna de las megalópolis hipertecnologizadas y aceradas en las que el fantasma de las debilidades humanas ronda a despecho de los avances y las buenas intenciones. Un pequeño proyecto con el cual el director Minghella se acerca al muy característico sabor local de aquellas crónicas de conductas en el espacio urbano (y personal a la vez) que no exploraba desde sus inicios.

breaking and enteringMinghella siempre ha sido un director ambicioso y fue así como forjó su fama desde sus épocas como uno de los creadores de la divertida serie de televisión El narrador de cuentos, hasta sus empeños dentro de la neo épica con The English Patient (el pico de su éxito comercial) o Cold Mountain (el pico de sus más exacerbadas pretensiones). Premios y cierto prestigio ganados parecían confirmarle el norte buscado. Pero fuera de esas grandilocuentes (y hasta anticuadas) realizaciones, han sido más bien las pequeñas y coloridas historias que también cuenta en su filmografía las que exhibieron lo mejor de sí mismo. Su primera película Truly, Madly, Deeply ya era un semi romántico retrato de sus queridos y cercanos ambientes ingleses en los que la melancólica protagonista (interpretada por Juliet Stevenson) paseaba su incertidumbre y su encuentro con lo insólito. Se trataba de una discreta pero interesante película que revelaba con precisión sus posibilidades de narrador (limitadas pero efectivas). Su mejor película The Talented Mr. Ripley concentra lo mejor de ese oficio dentro de sus afanes por el gran espectáculo, el siniestro paseo del protagonista es el mismo de Minghella por la espectacularidad de los espacios y posibilidades que siempre buscó: absorto por la ecuación clásica pero de andar sigiloso, calculador. Fórmula que resultó más certera que nunca.

breaking and enteringAhora tras altibajos y desgastes el cineasta vuelve a terrenos más manejables y sin duda más conocidos para él. Una historia propia en la que da cuenta de su mundo de modernidad y contradicciones. El propio Will es un personaje de andar desconcertado, como buen citadino la excitación de la velocidad lo ha llevado también por el camino del stress. Compromisos laborales y sus satisfacciones también traen consigo los dolores y consecuencias del sacrificio de sus afectos. Incomunicación y desapego en aumento, a pesar de su buena voluntad, es lo que prima en su relación con la bella pero doliente y cansina Liv (personaje de obvia alusión bergmaniana) y su pequeña Bea. Todo un camino inevitable del progreso que intenta también develar mayores aristas o complejizar el secreto drama del protagonista a partir de los problemas que se suscitan con el robo de su oficina en el peligroso barrio de King`s Cross, refugio de la otra cara de la moneda: los emigrantes que deambulan en pos de resolver problemas menos espirituales del día a día.

Es así que conocemos a la contraparte del mundo de Will y a la cual se comenzará a acercar impulsado por el hastío. Miro, el ágil chico bosnio dedicado a raterías eventuales y testigo de su intimidad (a través de su lap top), lo terminará conduciéndo hacia la bella (y también triste) Amira. La balanza da a conocer entonces al protagonista las posibilidades que ambos espacios (sociales o sentimentales) le ofrecen para encontrar lo que tanto busca pero no puede definir. Ante nosotros la película entonces revela no pocas ambiciones que se aventuran en un intento de melodrama el cual para ese momento se ha alejado totalmente de cualquier otra posibilidad que hubiera ofrecido el mentiroso título en español. Breaking and Entering hace alusión a esa entrada de golpe que acelera la constante marcha de una crisis espiritual como la que soporta estoicamente el buen Will. Su aventura hacia la posibilidad abierta de “otra vida” con aquella otra familia fracturada (por la traumática circunstancia de la guerra) tiene en el papel un interés nada despreciable. Al menos el inmejorable cast rescata un poco de esa posibilidad. Jude Law esta medido y preciso como sus contraparte femeninas Robin Wright Penn y por supuesto Jullette Binoche a su modo luciendo como hermanas distantes.

breaking and entering

El problema radica en que Minghella agrega tanto a su anécdota esencial que termina quedándole grande esa estructura de radiografía al mundo moderno y sus paradojas primermundistas. Ni en estilo e intransigencias se asoma a Mike Leigh o Ken Loach, por lo menos quiere sentir su película como una crónica personal al estilo de lo que hizo Stephen Frears en plena era Thatcher con My Beautiful Laundrette (película emblemática del cine británico de los años 80`s). Pero el afán lo abruma a tal punto que no logra escapar durante muchos pasajes de lo rotundamente televisivo especialmente con el difícil tema de Bea y su retardo como regulador de la relación familiar, pero también con la catadura de los personajes circundantes poco elaborados limitados a ser meros clichés o en otros casos a aparecer y desaparecer de escena casi sin gravitar (como el policía que interpreta Ray Winstone). Es una lástima que eso suceda porque en verdad se trataba de una buena idea. Los limitados horizontes expresivos del director la reducen casi siempre a ser sólo una anécdota sentimental de la cual ni siquiera podríamos decir que conserva ese toque tan intransferiblemente local que a caracterizado a los (muy pocos es cierto) mejores cineastas británicos contemporáneos.

Artículo anterior
Lukas Moodysson filma "Mammoth" con Gael García en Filipinas
Artículo siguiente
Ladrón confeso

2 comentarios

  1. Luis
    4 de Diciembre de 2007 at 12:25 — Responder

    Se agradece el post, pero gastar pixeles en una mala pelicula…Mejor recomienda lo raro, lo extraño, lo bueno, lo que se puede encontrar por ahi. A propo, vi SCOOP de Woody Allen. No es ni la mitad de buena que Matchpoint (lo cual habla a favor de SCOOP pues MP es realmente, una gran pelicula, a la altura de Crimenes y pecados), pero entretiene.

    Luis

  2. Jorge Esponda
    4 de Diciembre de 2007 at 12:53 — Responder

    Siempre estamos al tanto de lo más diverso. Puedes revisar la sección “Todas las críticas”. Pero te prometemos comentarios más frecuentes.

    Saludos!

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Violación de domicilio (2006)