Entrevista con Olivier Gourmet, luego del rodaje de “Altiplano” (Fragments of Grace)

El pasado 7 de agosto pudimos conversar vía teléfonica con el actor belga Olivier Gourmet, una presencia que pasó casi desapercibida para muchos, en medio de los trajines del Festival de Lima. El destacado actor, ganador de la Palma de Oro de Cannes del 2002, participó del rodaje de Fragments of Grace, una coproducción entre Bélgica, Alemania y Holanda, que se realizó en locaciones del Valle del Colca, en las alturas de Arequipa. En la película Olivier comparte roles con las actrices nacionales Magaly Solier, una de las protagonistas, Norma Martínez (en la segunda foto), entre otros. Esto fue lo que nos contó Gourmet en una charla que, por momentos, casi se pierde en la traducción:

Olivier Gourmet

¿Cómo fue su experiencia en el rodaje de Fragments of Grace, en Arequipa con el equipo de producción peruano?
Para mí fue un placer trabajar con ellos; fueron muy profesionales y muy generosos con nosotros en el set, fue una bella experiencia.

¿Que opinión tiene del trabajo de Magaly Solier, una de las protagonistas del filme?
Pude ver los ‘rushes’ [avances del rodaje] de los primeros cinco días de filmación, y por lo que ví, pienso que ella es muy hermosa, y una muy buena actriz.

¿Comparte escenas con ella?
No, ninguna. Yo hago de un doctor en la película… La he visto actuar todos los días, en otras secuencias donde no participo, y puedo decir que es muy buena actriz, muy natural.

Cuéntenos un poco de la película, de qué trata, y de qué va su personaje.
Es algo difícil de resumir la historia… es la historia de Grace (la actriz iraní Jasmin Tabatabai), mi esposa en la película; yo soy Max, un doctor que trabaja en el extranjero para ayudar a gente que necesita asistencia médica. En la película soy un oftalmólogo que trabaja en el Perú para curar a las personas que sufren de cataratas. En esta parte del Perú hay muchas minas, existe mucha contaminación a causa del mercurio, pero los doctores no están al tanto de esto. Los pacientes vienen a la clínica para ser tratados, pero los doctores vemos que no se trata de cataratas sino de los efectos de la contaminación con mercurio. Entonces tratamos de ayudar a la población, pero ellos están muy molestos, piensan que los doctores somos los responsables de sus males. Mi personaje se encuentra, entonces, en el lugar equivocado, en el momento equivocado. Ellos están tan molestos que nos lanzan piedras, yo muero a causa de este ataque. Entonces toda la historia es acerca de mi esposa Grace, que viene desde Bélgica para saber qué pasó conmigo. También hay una historia de amor entre los dos jóvenes actores peruanos, Magaly Solier y otro actor… que ahora no recuerdo su nombre.

¿La película es contada como un flashback?
No, la película comienza con la historia de amor entre Saturnina, el personaje de Magaly y su novio Ignacio, los doctores llegan al pueblo luego de eso. La madre de Saturnina y su novio están enfermos a causa de la contaminación, entonces ella llega con su madre a la clínica para que la atendamos.

¿Cómo fue la experiencia de trabajar con una pareja de directores?
No es la primera vez que trabajo con dos directores, también he hecho filmes con los hermanos Dardenne en Bélgica; pero en este caso los directores son esposos. Fue un placer trabajar con ellos, Jessica (Woodworth) siempre se queda en el set con los actores, mientras Peter (Brosens) revisa lo que se acaba de filmar en el video assist. Pienso que Peter está más preocupado por el acabado técnico de la imagen, y Jessica está más dedicada al trabajo con los actores.

Ha mencionado a los Dardenne, podría compartir con nosotros algunas de sus experiencias trabajando con ellos
Pues ellos son mis amigos. Mi experiencia con ellos se remonta a 1994, en el primer filme La promesse; luego recibí un premio en Cannes en 2002 (por Le fils). La experiencia con los Dardenne es muy humana, siempre hablan de problemas de la sociedad, las historias son universales, y es muy importante hablar de ellas, ellos no tratan de moralizar a la gente, sino de plantear preguntas que causen reacciones en el público.

¿Como se construye los personajes con los Dardenne?
En Le fils yo hacía de un carpintero, mi abuelo era un carpintero, entonces yo ya conocía ese trabajo. Antes del rodaje les gusta trabajar el personaje, entonces ya comienzo a trabajar como carpintero, porque sentían que esa labor influía en la actitud del personaje, en los gestos del personaje, a pesar que la labor en sí no se presente en la película. Para el primer filme, La promesse, era importante saber cómo vivía este tipo de personas, en qué circunstancias, qué problemas tenían. Ellos hacen preguntas sobre la sociedad, y ver de qué manera el cine puede hablar de esos temas hoy en día, si lo puede hacer de manera emotiva o no; presentándolo con mucha simpleza y sinceridad en la actuación de los personajes, para que estén muy cercanos a la realidad.

¿Y qué puede decirnos de El silencio de Lorna?
Mi papel es muy pequeño en esa cinta. La historia es sobre la inmigración, una joven armenia llega a Europa, y debe sobrevivir ahí, eso es muy difícil. Ella contrata a un tipo para un matrimonio por conveniencia, y se ve envuelta también con la mafia rusa. Es una situación muy difícil para los inmigrantes, muchos piensan que el paraiso está Europa, pero no es así, no hay trabajos en Europa, es muy complicado vivir ahí.

Olivier Gourmet

Sobre su trabajo con Michael Haneke, ¿qué tan diferente es trabajar con él, en comparación con los Dardenne?
Sí, es diferente, pero él también habla de problemas en la sociedad en sus filmes.

Puede parecer que él suele hacerlos sufrir, ¿para un actor es muy difícil trabajar con él?
Algunas veces sí, para algunos actores, pero no todos. Es un buen sicólogo con los actores (risas), él sabe cuándo ser duro y cuándo no, con los actores, pero conmigo no fue duro. Su trabajo es muy preciso, resume muy bien las imágenes, y conoce cómo va a ser exactamente el filme antes de comenzar a rodarlo.

También nos gustaría hablar un poco sobre Sur mes lèvres, su trabajo con Jacques Audiard.
Vaya, eso fue hace mucho tiempo. Jacques Audiard es uno de los más importantes directores en Francia, y uno de los mejores, creo yo. Estuve muy interesado en trabajar con él, espero que pueda hacerlo de nuevo. Mi personaje en Sur mes lèvres no fue diferente de los otros que he hecho, en todos mis personajes trato de ser humano, intento de obtener la verdad de ellos, sus cualidades, sus defectos.

¿Es diferente trabajar aquí en Perú que hacerlo en Europa?
No, no fue tan diferente, como dije al inicio de esta entrevista, el equipo peruano fue muy profesional y muy generoso, hubo además muchos puntos de contacto con nosotros, para mí es muy importante que el trabajo se desarrolle también en el aspecto personal, no sólo en el profesional, sino no lo disfruto. Tengo que hablar con la gente, tenemos que divertirnos juntos cuando hacemos el filme. Con el equipo peruano fue así, me sorprendió y me alegró mucho que así fuera.

¿Regresará al Perú?
Eso espero, prometo regresar con mi familia, con mis hijos, porque estuve aquí solo 9 días, estuve Chivay y ví solo un poco de Arequipa. Me encantaría conocer Machu Picchu. Me he enamorado de la gente peruana, hablar con ellos, conocerlos. Definitivamente regresaré con mis hijos, quiero que ellos vean otras realidades en el mundo, otra gente. Pienso que es importante, que no debemos tener miedo de aquellas diferencias, y para no tener miedo debemos ir donde está la gente, conocerlos, trabajar con ellos.

Por último, ¿ha visto alguna película peruana?
Me gustaría, pero no he tenido la oportunidad. Tienen buenos actores aquí, Magaly, y los otros actores que estuvieron en el rodaje.

Muchas gracias a Daniel Rodríguez y el equipo de Cinecorp por ayudarnos a realizar esta entrevista.

Entrevista: Laslo Rojas y Antolín Prieto
Fotos: Carl de Keyzer, para la producción de “Fragments of Grace”.

Artículo anterior
Tony Manero (2008)
Artículo siguiente
Cinencuentro crece: saluden a Leny, Eduardo, René, Andrés y Luis

6 comentarios

  1. Will Munny
    1 de Septiembre de 2008 at 12:25 — Responder

    Qué lujo!

  2. […] qué va la película? Recordemos lo que nos contó el propio Gourmet cuando conversamos con él hace unos meses: Es algo difícil de resumir… es la historia de Grace (Jasmin Tabatabai), mi esposa en la […]

  3. 25 de Abril de 2009 at 16:25 — Responder

    […] Dirigido por  Peter Brosens y Jessica Woodworth. Leyendo Cinencuentro, me topo con una entrevista con Olivier Gourmet, actor belga que comparte pantalla con Solier. Pego de que […]

  4. […] La película fué dirigida por Peter Brosens y Jessica Woodworth, el primero ha realizado interesantes investigaciones en los andes cuyo resultado es Altiplano y su previo documental El Camino del Tiempo. La web de la película altiplano.info es una delicia, pues cuenta con harta información, recomiendo la sección statement. Este estreno cuenta con diálogos en castellano, quechua, inglés, francés y farsí. El actor Olivier Gourmet, nos cuenta (vía Cinencuentro): […]

  5. […] Luego de su paso por la Semana de la Crítica del Festival de Cannes 2009, aparecen por fin las primeras imágenes de la esperadísima -por estos lares, al menos- Altiplano, el primer filme no-peruano protagonizado por Magaly Solier. Ella comparte cartel con la iraní-alemana Jasmin Tabatabai, y el gran Olivier Gourmet. […]

  6. […] se grabó a fines del 2008 en Chanchamayo; Altiplano, el debut internacional de Magaly Solier, que se filmó casi enteramente en el Valle del Colca a mediados del 2008; o My Son, My Son, What Have Ye Done del propio Herzog, que grabó algunas […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Entrevista con Olivier Gourmet, luego del rodaje de “Altiplano” (Fragments of Grace)