Australia (2008)

AustraliaFilmPosterDir. Baz Luhrmann | 165 min. | Australia – EEUU

Intérpretes: Nicole Kidman (Lady Sarah Ashley), Hugh Jackman (Drover), Ray Barrett (Bull), Bryan Brown (King Carney), Tony Barry (Sargento Callahan), Jamal Bednarz-Metallah (Mission Boy), Lillian Crombie (Bandy Legs), Essie Davis (Cath Carney), Arthur Dignam (Padre Benedict)

Estreno en el Perú: 25 de diciembre de 2008

Estreno en España: 26 de diciembre de 2008

No comprendo que terminando el primer decenio del siglo XXI se facturen trabajos como el del realizador australiano Baz Luhrmann, que ha acometido un proyecto de lo más simplón, artificioso, cursi, plano, previsible hasta la nausea, pasado de moda y de rosca, constituyéndose en demanda de consumidores de telenovelas. Australia no es una película histórica, aunque se halle inmersa en un contexto histórico (de nuevo el período anterior a la II Guerra Mundial, y van 80); no contiene trazas de thriller, misterio, reflexión o retratos de luchas interiores (como su antecesora en estreno, El intercambio, de Eastwood), ni siquiera contiene un depurado aliento epopéyico (enmascarado en un brillante colorido) y sí exhibe un catálogo de malos a la carta ( genes deportados por la corona inglesa) que no dejan descansar a los héroes del látigo, y buenos, muy buenos (a poder ser pertenecientes a la aristocracia inglesa) que se erigen en salvadores de los pueblos indígenas, en este caso aborígenes australianos.

australia

Que lo sea, no es que lo deba ser

No comprendo que terminando el primer decenio del siglo XXI se facturen trabajos como el del realizador australiano Baz Luhrmann, que ha acometido un proyecto de lo más simplón, artificioso, cursi, plano, previsible hasta la nausea, pasado de moda y de rosca, constituyéndose en demanda de consumidores de telenovelas. Me aburro, categórica sensación a lo Homer Simpson, asomaba a mi espíritu hora tras hora en la larga sesión de Australia. Tres horas, al término de las cuales lo único que he sacado en limpio se resume en irritación y pérdida de tiempo.
Pero que este tipo de producciones grandeur tengan un éxito de taquilla no es de extrañar. Es una manera de mantener aún vivo aquel cine de ensoñación tecnicolor aventurera y glamorosa, la épica del descubrimiento y domesticación de otros mundos. Solo que hoy día eso funciona con WALL-E, pero no con un postrer sucedáneo de Lo que el viento se llevó (1939), Centauros del desierto (1956), Memorias de África (1985), Indochina (1992), 1492:La conquista del paraíso (1992), la búsqueda de oro y rutas salvajes en Alaska o sobre las estepas rusas, con un batiburrillo de todos ellos, mezcla de la que apenas se puede sonsacar solo género romántico-chusquero y algo de Western americano y cine bélico.

australia 1Australia no es una película histórica, aunque se halle inmersa en un contexto histórico (de nuevo el período anterior a la II Guerra Mundial, y van 80); no contiene trazas de thriller, misterio, reflexión o retratos de luchas interiores (como su antecesora en estreno, El intercambio, de Eastwood), ni siquiera contiene un depurado aliento epopéyico (enmascarado en un brillante colorido) y sí exhibe un catálogo de malos a la carta (genes deportados por la corona inglesa) que no dejan descansar a los héroes del látigo, y buenos, muy buenos (a poder ser pertenecientes a la aristocracia inglesa) que se erigen en salvadores de los pueblos indígenas, en este caso aborígenes australianos. Y éste sea quizá el único punto de interés de esta fallida, endeble y pobre superproducción megalománica que deriva desde el mismo comienzo en caminos harto convencionales: Todo lo referente a los aborígenes australianos y los grandes espacios paisajísticos (a los que se presta menos atención de la que se debiera) de extraña fauna y flora. Amenazador exotismo a ojos de los europeos llegados a aquellas tierras, hogar de un pueblo cuyas existencias estaban conectadas en cuerpo y alma con la naturaleza, a la que veneraban como un Dios. Pero incluso este tema (justo al final se hace referencia a la generación robada) que debería haber sido el centro y la razón del evento cinematográfico, con resultados más inmersos en las sombras y la amargura, se traslada a un segundo plano en aras de un drama romántico a la antigua usanza, sin fuerza y sin credibilidad, con un happy end tópico, resultado, como va siendo habitual, de la presión de productores y la mala costumbre de las previews antes del estreno.
Pero ya sabemos, la tela es la tela, y ella manda, a costa de destruir la originalidad, una interpretación viva que proporciones buenos retratos a los personajes, el realismo en el relato histórico, el especial ingenio de un buen guión, o una mayor densidad dramática.

Si bien le quedó la estética pop que le venía al pelo a Moulin Rouge (2001), apuntalando su naturaleza de cuento de hadas y parodia, no le ha dado resultado a Luhrmann en una exploración de inmensas tierras que le ha venido grande, donde el itinerario físico debería ir desvelando el psicológico. La musa del realizador, (también protagonista de su trabajo publicitario sobre Chanel), Nicole Kidman va perdiendo expresividad y naturalidad a medida que abusa del botox, donde apenas hace esfuerzos de su oficio dejando el peso en su presencia de algodón de azúcar, lo que la aleja mucho de quién pretende emular, aquella baronesa interpretada por Meryl Streep. Hugh Jackman hace ostentación de musculitos, pero escasa profundidad. Del resto destacan los actores que se interpretan a sí mismos, es decir los aborígenes, (entre ellos el personaje del rey Jorge, David Gulpilil), y un niño al que el director le ha dado la voz narradora, lo que remata el listado de torpezas de este especialista de modulaciones estéticas de postal turística.

australia 2

Aparte de algunos momentos humorísticos del comienzo: La pelea entre lluvia de ropa interior femenina, la ingenua contemplación de los canguros y un disparo súbito, o el primer intento de Lady Sarah Ashley/Kidman de controlar el ganado, poco más se puede apreciar en esta épica de Mago de Oz, menos aún tomárnosla en serio.

Artículo anterior
Trailer de "Street Fighter: The Legend of Chun-Li", la chica del gremio en acción
Artículo siguiente
Los mejores posts del 2008 en Cinencuentro

2 comentarios

  1. 29 de Diciembre de 2008 at 17:06 — Responder

    Desde que vi el trailer me inspiró una flojera tremenda; ni siquiera la presencia del muy atractivo y cachondo Hugh Jackman, me provocó deseos de verla.

    [By the way, no sabía que el comercial de Chanel No. 5 protagonizado por la Kidman, era del mismo director; con razón no me gusta, es tan pretencioso y para colmo, con esos diálogos tan bobos que le endilgaron y que doblados al español suenan aún peor].

    Volviendo a “Australia” ¿casi tres horas de aburrimiento? Creo que ni por ver al bombón Jackman las resistiría.

  2. Lourdes Vásquez
    29 de Diciembre de 2008 at 17:21 — Responder

    Si Malasaza! Ese Baz no le hace una !!
    UN MILLÖN DE FIRMAS PARA QUE SE RETIRE Y DEJE DE TORTURARNOS!!

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Australia (2008)