Mapa de los sonidos de Tokio (2009)

Escrito por Blanca Vázquez

mapa-de-los-sonidos-de-tokyoMap of the Sounds of Tokyo
Dir. Isabel Coixet | 109 min | España

Intérpretes: Rinko Kikuchi (Ryu), Sergi López (David), Min Tanaka (Narrador), Manabu Oshio (Yoshi), Takeo Nakahara (Nagara), Hideo Sakaki (Ishida), Jun Matsuo (Pukka)

Estreno en España: 28 de agosto de 2009

Surgió un rumor generalizado en el pasado Festival de Cannes que procedía, no de la sonoridad diegética amalgamada con melodías glamorosas y texturas vocales (leáse Antony & The Johnsons), sino de los abucheos que surcaban el aire, compartiendo espacio sideral con la cinta de Lars von Trier, motivados por Mapa de los sonidos de Tokyo, la última apuesta de nuestra realizadora más International, Isabel Coixet, compitiendo para la Palma de Oro. Aquí, en Mapa de los sonidos de Tokyo, su nocturnidad es vacía aunque hermosa, y se desvanece de nuestras retinas como una visión desde un turístico bus sightseeing.

mapa-de-los-sonidos-de-tokyo-1

El último tango en Tokyo

Surgió un rumor generalizado en el pasado Festival de Cannes que procedía, no de la sonoridad diegética amalgamada con melodías glamorosas y texturas vocales (leáse Antony & The Johnsons), sino de los abucheos que surcaban el aire, compartiendo espacio sideral con la cinta de Lars von Trier, motivados por Mapa de los sonidos de Tokyo, la última apuesta de nuestra realizadora más International, Isabel Coixet, compitiendo para la Palma de Oro.

1. El cine es un espacio de dramatización que crea imágenes para formular ideas, sueños, impresiones, con el que el espectador conquista la posibilidad, y a veces, la verdadera experiencia poética, de, entre plano y plano, distanciarse de la vida real. En palabras de Jean-Luc Godard, no es “ni un arte, ni una técnica, es un misterio” (*). Malamente el mapa que ha diseñado Coixet contiene imágenes que lleven a la reflexión, ni a la evasión poética, ni diálogos que vayan a entrar en una lista de citas memorables, ni siquiera valentía sexual como la que despertó la duda carnal entre Nicholson/Lange en El cartero siempre llama dos veces.

mapa-de-los-sonidos-de-tokyo-3

2. En un alarde en exceso pretencioso de acercarse a las últimas tendencias en las que la cámara posa la mirada sobre una atractiva gran urbe, Coixet ha repetido esquemas planteados ya anteriormente con mucha mejor mano por otra tocaya de la profesión, Sofia Coppola, en su aterciopelada Lost in Translation, donde la humanidad se hacía visible como transferencia real entre los actores, un arte que organiza una circulación entre lo visible y lo invisible. Tokyo se alzaba en la provocadora de sensaciones despertadas y su nocturnidad era un personaje más, vívida para el espectador. Aquí, en Mapa de los sonidos de Tokyo, su nocturnidad es vacía aunque hermosa, y se desvanece de nuestras retinas como una visión desde un turístico bus sightseeing. Al igual que Woody Allen creó una Barcelona de turista accidental, con fantasias más asexuadas que sexuales, Coixet ha prefigurado un Tokyo de postal, jugando con los sonidos y las luces, los encuadres de sabor típico y los escenarios sugestivos, pero sin dar alma a sus figurantes, que se pasean bajo la batuta de un narrador?? absolutamente prescindible. Hermosas imágenes vacías que no invitan a escuchar más allá de las pajas mentales y pajaritos que esta realizadora se ha montado con tan tópico guión, en una lenta cadencia que provoca más de una somnolencia, cadencia y lentitud que sin embargo exprimió el hermetismo de la sociedad japonesa sin ápice de agotamiento en la cinta de Coppola.

Poco creíble, artificiosa, resulta la trama que solo adquiere tintes estéticos pero, si bien se intuyen las intenciones, no surge una actitud de contemplación y ceremonia, como venimos de apreciar recientemente con Still Walking de Hirokazu Kore-Eda, o Departures de Yojiro Takita, o incluso la mirada que posó sobre Tokyo Alejandro González Iñárritu con Babel. Miradas propias con más emoción poética que los travellings, hermosos y atractivos sin duda, de la prestigiosa realizadora.

mapa-de-los-sonidos-de-tokyo-2

3. Los personajes están maniatados por sofisticados clichés, demasiado limitados: David, un rígido, inexpresivo y desganado Sergi López, carente del aroma sexual que otras veces ha emanado, es absolutamente opaco, apenas podemos sonsacar su carácter, o si su vida nipona es una tapadera para hacer realidad sus fantasías sexuales, cosa que luego traslada a Barcelona en su imaginario. Ryu, una bella Rinko Kikuchi, con una extensa experiencia actoral (curiosamente es la misma actriz de la parte japonesa de Babel, trabajo por el que fue nominada al Oscar), da el toque de frialdad necesaria para su profesión de liquidadora, pero resultan absolutamente incomprensibles sus razones, (¿dinero quizá?) y más aún que trabaje en un mercado de pescado. Nein, Nein, Nein, como diría el maldito bastardo de Hiltler. El resto del elenco da una cierta profundidad de campo al argumento, para compensar: el padre de la chica muerta, el empleado de David en la tienda de vinos, que en una corta intervención demuestra más textura expresiva que López, o las curiosidades, extravagancias en algunos casos, de una ciudad moderna y a un tiempo tradicional, flambeante, tentadora, que hace de Tokyo el principal símbolo de la cinta.

4. Sé que hablamos pronto y sin ambages sobre lo que hemos sonsacado, o mejor lo que nos ha sonsacado una película, sin tener en cuenta el complicado proceso de elaboración. Por lo mismo los realizadores nos echan en cara, con su razón, que nos pongamos nosotros a hacer películas. Pero tampoco estamos para publicitar el cine, de eso se encargan otros espacios, demasiados en realidad. Me gusta el cine de Isabel Coixet, y seguiré apostando por ella aún con sus tropiezos. La transcendencia que ha demostrado en Cosas que nunca te dije, Mi vida sin mi, La vida secreta de las palabras, e incluso la más modesta Elegy está ausente en la última cinta urbana. Veo en este mapa de sorbos de ramen, hoteles de amor, sushi a flor de piel (femenina), bocados de mochi, o cementerios silenciosos que ha resurgido la Coixet de agencia publicitaria a las ordenes de Goliats como Protec& Gamble, Pepsi, Ikea y demás mandangas. Esta Coixet es hueca, permítanme.

* El relato cinematográfico, Marie Anne Guerin.


También puedes leer:

"Partir": irte porque te lo dicta la pasión

2 comentarios

  1. Alberto_ dice:

    Alguien sabe porque Coixet haciendo haciendo peliculas españolas, ¿porque todas estan habladas en ingles?. ?Es para poder tener una mejor distribucion en USA? o es ¿porque ella es de habla-inglesa de nacimiento?

  2. Reference dice:

    Enhorabuena por la crítica. Totalmente de acuerdo. Es un artificio que, si por lo menos fuera original, quizá sería aceptable (aunque sólo sea por las cuatro postales del Tokio nocturno). Pero a mi me ha recordado inevitablemente al cine de Wong-kar Wai (concretamente a ‘Fallen Angels’: ella tumbada en un sofá, los labios rojos, recordando a su amado con un rostro perturbador) e incluso alguna escena parecía imitar la estética de ‘Still walking’.

Déjanos tu comentario

Gracias por comentar esta nota. Antes de hacerlo, considera lo siguiente:
Los comentarios deben estar relacionados con el tema de esta entrada. No se permitirán insultos ni agravios personales. Los comentarios fuera del tema u ofensivos serán eliminados.
Cinencuentro no se responsabiliza por los comentarios que aquí se publican, ellos son autoría de cada usuario.

Publicidad

The Social Network






Vamos al cine


You've Got Mail




Enviados por FeedBlitz


 Subscríbete al feed RSS


» Estadísticas
Otros enlaces:

Top Blogs Perú