Come, reza, ama (2010)

En el último lustro de su carrera, Julia Roberts ha optado por un perfil discreto, con el promedio de un filme al año, algún papel secundario, y películas de regular nivel o incluso fallidas, como Charlie Wilson’s War de Mike Nichols. En ese sentido, Come, reza, ama (Eat, Pray, Love), segundo largometraje de Ryan Murphy, tiene la ingrata novedad de estar hecho a su mayor gloria –con un resultado muy distinto al de la respetable Erin Brockovich de Soderbergh–, es un pesado producto de dos horas y trece minutos que la muestra en medio de una larga crisis existencial y la pasea en busca de respuestas concretas o esotéricas por Italia, Indonesia y la India.

Se trata de la clásica producción de escenarios internacionales, locaciones imponentes, múltiples lenguas y culturas, rebosante gastronomía y vistoso reparto, que cada cierto rato encuentra en el camino intérpretes de fama que se suman a la narración turística y morosa, mientras la protagonista descifra sus misterios y honduras. Y lleva un ingrediente más que a menudo genera estropicios fílmicos: se basa en una historia real, la de la escritora estadounidense Elizabeth Gilbert, que en el 2006 publicó el libro Eat, Pray, Love: One Woman’s Search for Everything Across Italy, India e Indonesia. El título, pues, ya lo anuncia todo.

Al inicio de la cinta, Roberts intenta explorar las profundidades de su incertidumbre, y las rutas del futuro, que le anuncian decepciones amorosas y económicas. Luego, a despecho de sus comodidades, emprende una serie de cambios: se divorcia, deja su residencia norteamericana, y empieza a viajar por el mundo. En Italia se divierte, disfruta la comida, aprende a mandar al diablo en el idioma de ese país, y deja huella en James Franco; después reza con el entrañable Richard Jenkins –el actor de The Visitor y presencia habitual en cintas de los hermanos Coen– y finalmente se tropieza con Javier Bardem, en su uniforme de latin lover y que casi la atropella como primer contacto.

Al parecer, el peso del referente literario fue muy grande para el realizador. Pese a que todos los personajes presentan conflictos serios y Liz Gilbert sirve de apoyo emocional a cada uno de ellos, Murphy nunca logra transmitir un aliento vívido, saturado de imágenes preciosistas y un tono de relato de autoayuda que debilita y falsea la espiritualidad que pretende respirar. Sin embargo, este tipo de cinta, anodina y rutinaria, es la que frecuentemente premia la Academia de Hollywood con alguna candidatura importante al Oscar, y hasta con la entrega del galardón.

Eat Pray Love

Dir.: Ryan Murphy | 133 min. | EEUU

Intérpretes: Julia Roberts (Liz Gilbert), Javier Bardem (Felipe), Billy Crudup (Stephen), James Franco (David Piccolo), Richard Jenkins (Richard), Viola Davis (Delia Shiraz), Mike O’Malley (Andy Shiraz), Luca Argentero (Giovanni), I. Gusti Ayu Puspawati (Nyomo).

Estreno en España: 24 de setiembre de 2010

Estreno en el Perú: 28 de octubre de 2010


Artículo anterior
Selección peruana en el 32 Festival de La Habana
Gru: Mi villano favorito
Artículo siguiente
Gru: Mi villano favorito (2010)

1 comentario

  1. […] misma expresión; y el vagabundeo de la periodista hace recordar brevemente el de Julia Roberts en Come, reza, ama, lo que ya es serio; y la reacción adversa de sus colegas, que esperan en vano un libro sobre […]

Deja un comentario

Back
COMPARTIR

Come, reza, ama (2010)