Chloe | Una propuesta atrevida (2009)

Chloe

En la notable filmografía de Atom Egoyan, llama la atención una película como Chloe, su duodécimo largometraje, valioso pero no precisamente muy propio ni plenamente satisfactorio. El director canadiense de origen armenio, que por lo general adapta novelas o escribe guiones originales, esta vez hace un remake de la cinta francesa Nathalie X (2003), de Anne Fontaine, que protagonizaran Fanny Ardant, Gerard Depardieu y Emmanuelle Béart. Se trata de un avieso triángulo amoroso, que surge del atrevimiento de una joven intrusa que encarna los miedos de un matrimonio gastado, inseguro y distante, la fantasía llevada al doloroso trance de la ejecución (in)voluntaria que desata el caos.

El cine de Egoyan, que ha dado títulos brillantes como Exótica, El dulce porvenir, El viaje de Felicia y Ararat, entre otros, observa con agudeza los efectos de las pérdidas irreparables, la evocación de las existencias y la vigencia del deterioro personal, en personajes que se ensimisman y acortan, y dan la impresión a veces de ser grises zombies. En ese sentido, la dupla de cincuentones que interpretan Liam Neeson y Julianne Moore (David y Catherine Stewart) representa el vínculo agotado y al borde de la disolución, que entra en contacto con lo opuesto, lo ajeno y lo antiguo, la juventud rozagante, la belleza turbadora de Chloe, una prostituta que busca escapar de la rutina maquinal y asume el encargo de explorar infidelidades con sobradas licencias de imaginación y atracción de su propio sexo.

Esa dolosa intermediaria lleva la fisonomía de Amanda Seyfried, en su primer rol de exigencia, luego de Mamma Mia y Diabólica tentación, y antes de Querido John y Cartas a Julieta. Se crea un contrapunto entre la desesperación de Catherine, la prestigiosa ginecóloga de rostro anguloso y cansado, que se juega el todo o nada, y observa la calle fríamente desde su pulcra oficina, y la osadía de Seyfried, la fémina vulnerable y peligrosa de faz ancha, ojos resplandecientes y provocadora desnudez que ejerce sexualmente cada jornada y actúa principalmente entre claroscuros. Al medio se genera el vacío, el espacio que el marido sospechoso, profesor de música, ocupa en teoría y que va diluyéndose en la medida que gana intensidad el lazo de ambas mujeres, quedando convertido en un freno de emergencia que en algún momento debe aparecer cuando la situación se ha salido de control (durante el rodaje, falleció la esposa de Neeson, Natasha Richardson, lo que contribuyó al poco metraje del actor británico y quizás afectó la obra).

Como siempre en el autor, la tecnología agrava el desgarro: la fotografía digital omnisciente y el correo electrónico inmediato configuran un escenario de extorsión y amenaza contra lo que se buscaba proteger. Las coordenadas de Chloe son, entonces, la ambigüedad de imaginarios individuales, el cruce de infidelidades, el descubrimiento de sensaciones desconocidas, la fuerza del erotismo. Hasta cierto punto, el relato juega con el artificio y hace de él su soporte narrativo, pero no sorprende al espectador, que siempre entiende claramente la maniobra, y en la parte final cae en la trampa tipo Atracción fatal, el trillado estallido de la patología que se rebalsa y desafía al peligro. En un giro inusual en Egoyan, la única utilidad del desenlace –relativa además, porque igual hubiera podido darse con otra resolución menos extrema–, más allá de insuflarle un suspenso más bien forzado, es permitirle un último plano hitchcockiano, elegante y distendido, en una reunión social, con el objeto simbólico heredado de la experiencia límite, que actualiza ésta y sujeta el cabello y los recuerdos de Catherine.

ChloeDir.: Atom Egoyan | 96 min. | EE.UU. – Canadá – Francia

Intérpretes: Julianne Moore (Catherine Stewart), Liam Neeson (David Stewart), Amanda Seyfried (Chloe), Max Thieriot (Michael Stewart), Nina Dobrev (Anna), Laura DeCarteret (Alicia), Mishu Vellani (Receptionista).

Estreno en España: 18 de setiembre de 2009
Estreno en el Perú: 9 de diciembre de 2010

Artículo anterior
El cine que vi en el 2010 (Rodrigo Portales)
Artículo siguiente
Ver O No Ver presenta seminario "ABC Cinema III"

2 comentarios

  1. […] The Grey). Junto a él hay un buen reparto, en el que destacan Julianne Moore (su pareja en Chloe), que es capaz de desarrollar bien cualquier personaje, esta vez como la pasajera que más dialoga […]

  2. […] MacFarlane vuelven a protagonizar esta desbocada comedia, cuyo elenco incluye las actuaciones de Amanda Seyfried, Jessica Barth, Liam Neeson, Morgan Freeman, Patrick Warburton, Dennis Haysbert, entre […]

Deja un comentario

Back
COMPARTIR

Chloe | Una propuesta atrevida (2009)