El demonio bajo la piel | The Killer Inside Me (2010)

El demonio bajo la piel

Siniestras smalltowns

Es difícil de situar al cineasta británico Michael Winterbottom. Su ecléctica carrera, desde 1995, pasa por diferentes géneros, estilos, temáticas y formatos. De aspecto cool y vivaz, se le considera aún débil para entrar dentro de la categoría de mainstream, pero tampoco se aleja lo suficiente del sistema confinándose en tierra de auteurs.

Riesgo y valentía no le faltan a la hora de abordar proyectos, Welcome to Sarajevo (1997), rodada en la propia Sarajevo; 24 Hour Party People (2002), homenaje a Madchester; 9 canciones (2004), la más explicita sexualmente; Camino a Guantánamo (2006) y La doctrina del shock (2009), las más políticas; Un corazón invencible (2007), de la que hemos hablado aquí, o Génova (2008), todo un drama familiar.

Él mismo decía en 2004, a propósito de This World (2002), que “el 90% de las pantallas están en multicines de grandes superficies, recreando siempre la suburbia norteamericana, como si todo el mundo quisiera ver lo mismo, cuando hay un multiculturalismo que no se traslada aún al cine de masas”. Con el sentido de lugar que demuestra en cada escenario para transmitir la esencia del paisaje, esta vez Winterbottom se ha trasladado a la America de los años 50, y a pesar de que ha confesado en más de una ocasión no interesarle especialmente trabajar con stars, Casey Affleck, Jessica Alba, Kate Hudson y Elias Koteas se han entregado a él en su última propuesta, tan dura como notable, El demonio bajo la piel.

Mientras el británico intentaba conseguir llevar al cine una obra de David Goodis, le saltó a las manos la literatura de otro claustrofóbico escritor norteamericano, Jim Thompson (quien plasmaba mucho de su oscura vida familiar en sus novelas), al que se propuso adaptar fielmente, y así incurrir en el noir o neo noir americano, pasando de correcciones políticas insaboras, para filmar el estallido de violencia que deja tras de sí un psicópata, bajo la apariencia de un buen muchacho, de una smalltown yanqui, tan luminosa como siniestra. Y ¡fielmente la ha adaptado!, aunque dejara un reguero de malestar en Cannes, y lo haga allí donde se estrena el filme.

Adaptada ya en 1976 por Burt Kennedy como El asesino dentro de mi, Winterbottom se aplica más que Kennedy en visualizar la escritura malsana de Thompson, y lo hace francamente bien, a base de buenos interpretes, a los que Casey Affleck/Lou Ford da una réplica superior; una buena ambientación de época; una fotografía y luminosidad en colores tierra que dan un carácter de asfixia y ansia enfermiza, donde todos tienen cosas que ocultar y pervertidos pasados propios de una sociedad puritana como lo era la Norteamérica de 1950.

Winterbottom sabe jugar con varios puntos inquietantes, repartidos a lo largo del metraje, que mantienen al espectador esperando una vuelta de tuerca entre el marasmo de mecanismos dramáticos de poder y corrupción, donde no falta el cacique del pueblo, Central City, que se alimenta del petróleo, y una oficina del sheriff de gatillo fácil y esencia pulp, como la misma película. Un noir duro, sí, pero interesante en cuanto el cineasta, que siempre ha querido rodar en libertad, ha hecho una versión turbia y sucia, si bien se le hubiera agradecido haber desnudado más a las actrices, o más osadía a éstas, para dar empaque y realismo a las numerosas escenas de cama, tan importantes para entender la psicopatía del protagonista.

Casey Affleck -que pronto estrena en los cines I’m Still Here como director con el provocador Joaquin Phoenix- mantiene con suprema eficacia en todo momento el retrato del psicópata sheriff adjunto Lou. Es más, su interpretación, (extraño no haber sido nominado a los Oscar) se arbola como soporte de la película, alzándose también en voz narradora, lo que produce más angustia al espectador, quien ante la primera escena de violencia contra la prostituta interpretada por Jessica Alba termina recibe el primer golpe.

De lo mejor de Winterbottom sin duda, como en su día Chinatown de Polanski llamó la atención por revulsiva, la sórdida El demonio bajo la piel cogerá solera con el tiempo.

El demonio bajo la pielThe Killer Inside Me. Dir. Michael Winterbottom | 110 min. | EE.UU. – Reino Unido

Intérpretes: Casey Affleck (Lou Ford), Jessica Alba (Joyce), Kate Hudson (Amy), Ned Beatty (Chester), Elias Koteas (Joe), Tom Bower (sheriff Bob Maples), Simon Baker (Howard), Bill Pullman (Billy Boy Walker), Liam Aiken (Johnnie Pappas)

Guion: John Curran; basado en la novela “El asesino dentro de mí”, de Jim Thompson.

Estreno en España: 21 de enero de 2011.

black swan
Artículo anterior
El cisne negro (2010)
Artículo siguiente
En un rincón del corazón (2010)

Comenta

Deja un comentario

Back
COMPARTIR

El demonio bajo la piel | The Killer Inside Me (2010)