Festival de Lima 2011: La vida de los peces

La vida de los peces
Beatriz (Blanca Lewin) y Andrés (Santiago Cabrera), ¿quisieran ser un pez?

Decía Oliver Glaxe, con respecto a su extraordinaria “Todos vosotros sois capitanes”, que filmar el primer plano de una persona no puede entenderse sino como un acto de amor. Desde alguna otra orilla, alejada, aparece este filme chileno reiterativo en sus primeros planos: aquí no hay amor sino falta de imaginación o de vuelo. El uso indiscriminado del recurso torna la película, muy velozmente, en producto de poca expresividad. En una historia como la planteada –treintón buscando reconciliarse con su pasado romántico en una noche de fiesta– además de los silencios hubiera convenido apreciar el lenguaje corporal de los actores.

Como su En la cama, la otra película de Bize vista por mí, la acción se constriñe a una sola locación pero la puesta en escena resulta, me temo, precaria.
Partimos de la premisa de que hay algo interesante que contar: en La vida de los peces, Santiago Cabrera deambula por las habitaciones de una casa, se reencuentra con presencias del pasado e irá revelándose ante el espectador: cuando termine de hacerlo, hacia el final del metraje, lo hará como un personaje de escaso atractivo. De hecho, un esquema simplificado del filme sería el siguiente: el protagonista ingresa en una habitación, habla con alguien (buena escena con Antonia Zegers, artificial aquella con los niños jugando Playstation) y al salir suena alguna música que invade la banda sonora, deteniendo a nuestro protagonista: es el momento en que el espectador “se emociona”. Tal cual. La dirección de actores –al igual que el guion, poco dado a las sutilezas– no alcanza en la mayoría de escenas a arañar aquel “sabor de verdad” que escapa siempre a las definiciones, pero que de inmediato se reconoce.

Mirar al vacío en suspenso, susurrar “no sé”: vistos de cierta forma, estos recursos son disfraces de la solemnidad. Y la solemnidad inunda esta película que se pretende romántica. Blanca Lewin la aligera un tanto pero queda en el aire una pregunta básica: ¿qué unía a esta pareja que se reencuentra en una fiesta, tras diez años, y planea de pronto escapar de todo para empezar una nueva vida? Quién sabe. Por si las dudas, el director subraya el vínculo pasando por la cámara lenta las manos cogidas de nuestros protagonistas. Me parece un recurso barato. La película no concede un final amable, y eso es un punto a favor, pero en líneas generales el balance es negativo.

El trabajo de un director consiste, creo, en saber señalar con el dedo, y en esta película Matías Bize no sabe hacia dónde señalar aún.

La vida de los pecesDir. Matías Bize | 84 min. | Chile | 2010
Guión: Julio Rojas, Matías Bize

Fotografía: Barbara Alvarez
Edición: Javier Estevez
Música: Diego Fontecilla
Dirección de Arte: Nicole Blanc

Intérpretes: Santiago Cabrera, Blanca Lewin, Victor Moreno, Sebastian Layseca, Juan Pablo Miranda, Antonio Zegers

Funciones en el Festival de Lima, agosto 2011:
– Cine Planet San Miguel – Sala 1, sábado 6, 8:00 p.m.
– Centro Cultural PUCP – Sala Azul, domingo 7, 8:00 p.m.
– Cine Planet Alcázar – Sala 5, lunes 8, 9:45 p.m.
– Cine Planet Risso – Sala 8, martes 9, 8:30 p.m.
– Centro Cultural PUCP – Sala Roja, miércoles 10, 2:15 p.m.

Musica campesina
Artículo anterior
Festival de Lima 2011: Música campesina
Ventana Indiscreta 6
Artículo siguiente
Salió "Ventana Indiscreta" N° 6

1 comentario

  1. […] martes 3 de abril la sala se inaugura con el filme chileno La vida de los peces, de Matías Bize. La actriz Blanca Lewin será la invitada especial. Luego llegará la alemana […]

Deja un comentario

Back
COMPARTIR

Festival de Lima 2011: La vida de los peces