Festival de Lima 2011: Un mundo misterioso

Un mundo misterioso
Boris no está viviendo, solo está matando el tiempo

En la primera década del siglo XXI, existió una tendencia en el cine argentino dentro de la cual algunas películas fueron reacias a contar historias en torno a la interioridad de un personaje. Ésta estaba “sojuzgada” por la realidad exterior, o por ciertos hábitos, conductas, o rutinas de los protagonistas. Basta recordar La libertad, El bonaerense, o El custodio, por nombrar tres, para corrobar la hipótesis: A los sentimientos de sus protagonistas solo podemos adivinarlos, o intuirlos, y lo que conocemos de ellos es fundamentalmente lo que hacen: ir a hachar, abrir puertas y luego ser policía, o custodiar, respectivamente. Esta característica también le da a éstas, y otras películas del estilo, un sesgo documental, cientificista.

Sin embargo, entrando en la segunda década de nuestro siglo esta “marca” del cine argentino está mutando. De hecho, se puede decir que Un mundo misterioso de Rodrigo Moreno -ganador por “El custodio” del Premio Alfred Bauer, y de otros tantos en el Festival de Lima del 2006-, parte de una premisa exactamente contraria: El personaje no se mueve porque tiene que cumplir una tarea (es más, no sabemos exactamente a qué se dedica) sino por una necesidad interior, por una ruptura sentimental que lo impulsa a salir a explorar el mundo: la ciudad que lo rodea.

Y el mundo que encuentra, por momentos excelentemente musicalizado, es bastante distinto al de “El custodio”, porque Boris es bien diferente de aquel personaje: es torpe, un tanto inútil y “su actividad” consiste en deambular con su auto desvencijado, o a pie cuando llegue el momento, por distintos lugares de una Buenos Aires reconocible y al mismo tiempo extraña: Es que Boris, cual un personaje de Woody Allen e incluso de Polanski, encuentra en lo cotidiano cierta extrañeza. Así, si el mundo de “El custodio” se podía controlar (gracias a una mente métodica y obsesiva) el mundo de Boris y las personas que lo habitan no pueden controlarse en absoluto.

La crítica, los periodistas, no han recibido en su presentación en Berlín, o Buenos Aires, a la segunda película de Rodrigo Moreno con mucho entusiasmo. Quizás porque esperaban otro “Custodio”, o algo parecido. Se olvidaron que en la creación personal no hay mayor desafío que no repetirse a sí mismo. Un mundo misterioso no cuenta ni más, ni menos, que lo que cuenta: el quiebre de un hombre que ha pasado los 30 desde un punto de vista masculino. No hace falta decir “estoy quebrado” para estarlo, y el “no pasa nada” (del que muchos se quejaron) es, a mi criterio, la mayor virtud de la película: la de describir a su manera (¿no es Moreno, acaso, un autor cinematográfico?) lo que significa transitar un vacío existencial.

Un mundo misterioso Dir. y guión: Rodrigo Moreno | 107 min. | Argentina | 2011
Director de fotografía: Gustavo Biazzi
Edición: Martín Mainoli
Música: Juan Ravioli

Intérpretes: Esteban Bigliardi, Cecilia Rainero, Rosario Bléfari, Germán de Seilva, Leandro Uria


Funciones en el Festival de Lima, agosto 2011:
– Cineplanet San Miguel, sala 1, viernes 12, 10:00 pm.
– Cineplanet Risso, sala 8, sábado 13, 6:00 pm.

Tropa de elite 2
Artículo anterior
Festival de Lima 2011: Tropa de élite 2
El inca, la boba y el hijo del ladrón
Artículo siguiente
Festival de Lima 2011: Afiche de "El inca, la boba y el hijo del ladrón"

1 comentario

  1. […] y el bastante conocido director y guionista argentino Rodrigo Moreno, de quien hemos visto en Lima Un mundo misterioso, y El custodio, su multipremiada […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Festival de Lima 2011: Un mundo misterioso