“Las malas intenciones” y los sentimientos encontrados

Las malas intenciones - Cayetana
Cayetana debe enfrentar la realidad, en 'Las malas intenciones'

Hace mucho tiempo gran parte del cine peruano ha decidido enrumbarse por un camino, diríamos, asegurado: reflejar el fenómeno del terrorismo y sus consecuencias sociales, culturales o personales. Distintas propuestas, de antaño y de ahora, aún rebuscan en la temática para expresar aristas, rebuscar motivaciones, escarbar y sacarle provecho al más variopinto argumento que aluda a tan complicado periodo de nuestra historia republicana.

“Las malas intenciones”, opera prima de Rosario García-Montero, dinamita una vez más el mito del terrorismo (en este caso, sus orígenes, a comienzos de los años ochenta) a fin de convertirlo en el marco desde el cual cuenta un relato bastante particular: Cayetana, una niña de ocho años, graciosa y bastante avispada, pero depositaria de un temperamento extraño, desequilibrado, fruto de una relación de padres separados. Entre los juegos infantiles y el paulatino descubrimiento de un nuevo orden social, le es revelado que su madre está embarazada. Allí empieza un gradual proceso de ira, frustración y depresión, que se marca por un solemne juramento personal: cuando su hermano nazca será el fin de su vida.

¿Por qué mirar una enésima película sobre el terrorismo? ¿Qué nos propone como novedad “Las malas intenciones”? En verdad, un guión bastante ambicioso, que cubre capas narrativas, que por un lado indagan en el fenómeno que se vive en las calles y empieza a manifestarse como una sinfonía cada vez más oscura. Por otro lado, enfoca la personalidad y los dilemas personales de una chiquivieja histérica y algo zafada, en relación no solo con su entorno, sino en función de una misión tanática. Finalmente, descubrimos una fábula bastante inusual, repleta de fantasía, inspirada en imágenes de los héroes nacionales, que apunta a ser un contrapunto onírico (o menjunje de imágenes barrocas, vaporosas, evanescentes) que juega a dos cachetes entre la fantasía y el delirio.

El dilema de la peruanidad contemporánea, entonces, se estrella con la afiebrada misión de una niña. Con apremiante desparpajo, Las malas intenciones abandona el tono serio y más de una vez entre el enfoque irónico, la mirada contemplativa y el discurso indirecto. Cayetana (interpretado por la sorprendente Fátima Buntinx) se enfrenta a una galería de personajes que son representaciones de arquetipos (la madre) o caricaturas (algunas gruesas, como aquel chofer que refiere al Morgan Freeman de “Paseando a Miss Daisy”). Como telón de fondo, los perros degollados, las hoces y martillos refulgiendo a puro fuego en los cerros de Lima, las noticias de la irrupción de un hasta entonces desconocido Sendero Luminoso.

La vida disipada que tiene Cayetana, cuyo encuentro con la “realidad” se basa más bien en su agudeza e inteligencia, funciona en esta película como una metáfora de clase, pero subordinada a su propio esquema despojado de pasiones. Lo que sorprende en “Las malas intenciones” es la sobriedad con que está filmada. La dirección técnica demuestra profesionalismo y descubrimos a una cineasta con oficio para poner la cámara en escenarios donde lo que quiere narrar se luce y resalta. García-Montero acompaña a su protagonista y a través de sus ojos evoca imágenes, inquiere paisajes, radiografía momentos (que se complementan con un esmerado trabajo de arte). Hay una carga muy personal que inunda cada movimiento. Los travellings de locaciones exteriores, el encuentro con la verdad, la alucinación, todos funcionan como piezas de un rompecabezas en que la realizadora ha puesto un empeño singular, destinado a provocar sensaciones (la mayoría de veces lo logra).

Pero así como García-Montero derrocha talento (y busca desesperadamente demostrárnoslo), también su propia capacidad de mostrarnos con la cámara lo que quiere nos permite descubrirle los yerros o desaciertos. Para nosotros, hay un problema básico: a esta película le sobra oficio y también historias. Su debilidad no se encuentra en su lenguaje, sino en su estructura.

Las malas intenciones - Cayetana mapa

Hemos dicho que este trabajo no solo se siente personal, sino bastante ambicioso. Parecen como si se hubieran superpuesto más de una historia, que buscan servir como espacios para el cometido de Cayetana. Lo difícil, por cierto, con tamaña complejidad, era hacer que los giros, las historias converjan, se unan con solidez e impecabilidad. Pero no pasa eso, pues a menudo se descubren marcados desbalance en el relato, en que el sueño del principiante, del joven artista por querer abarcarlo todo, debe chocarse con una obsesión visual que no solo muestra, sino también revela.

García-Montero, así, buena artesana del oficio, no es Charly Kaufman (el gran arquitecto de historias fílmicas). El argumento se da de bruces con problemas de ritmo, con fragmentaciones que a veces suenan como disonancias marcadas en medio de una exquisita sinfonía. Los momentos más disparatados y menos logrados son los que involucran la presencia fantástica de los héroes, por momentos algo risible. Y, además (este quizás es no tanto un problema del guión, sino una apreciación muy subjetiva del autor de esta nota), se desprende una leve superficialidad a la hora de encarar escenarios sociales o dilemas históricos como los que sirven de contexto. Finalmente, salvo excepciones (entre ellos de Melchor Gorrochátegui, personificando a Isaac, el chofer), los actores no siempre suman al resultado final de la película.

Las malas intenciones, entonces, queda como una recopilación de escenas bien trabajadas, la sólida presencia de un personaje tan fascinante como Cayetana y una propuesta arriesgada, donde el alma de García-Montero está presente de modo omnisciente. Lástima que las apariencias engañen y al final ese filme que tenía todos los visos y posibilidades de hipnotizar, seducir, manipular y persuadir al espectador termine como una guía de sentimientos encontrados, una propuesta interesante y meritoria, pero no memorable como nos había vendido el tráiler (donde suena la inmortal “Es mi vida” de Salvatore Adammo).

Con todo, esta es la mejor película peruana estrenada en lo que va del año.

Las malas intenciones - aficheDir. y guión: Rosario García-Montero | 106 min. | Perú – Argentina – Alemania | 2011

Intérpretes: Fátima Buntinx, Katerina D’Onofrio, Paul Vega, Kani Hart, Melchor Gorrochátegui, Jean Paul Strauss, Alberick García, Nicolás Fantinato, Carlos Vertiz, Pietro Sibille, Fernando de Soria, Claudia Dammert.

Fotografía: Rodrigo Pulpeiro
Edición: Rosario Suarez
Música: Patrick Kirst
Directoras de arte: Susana Torres, Patricia Bueno de Llosa


El buen Pedro - Carlos Alvarez
Artículo anterior
Carlos Álvarez debuta en el cine con "El buen Pedro", de Sandro Ventura
The Huayno Murders - Dina Paucar
Artículo siguiente
"The Huayno Murders": Alicia Delgado, Abencia Meza y el folclore en Lima

12 comentarios

  1. @Musux_
    14 Octubre 2011 at 21:17 — Responder

    Por más pretenciosa que sea esta película, ayuda a develar el interés que se tiene por un cine peruano de calidad. Más allá de ser una novel directora, tiene el talento para seguir encarando este difícil mundo de lo audiovisual.

  2. RBC
    18 Octubre 2011 at 1:57 — Responder

    El trailer no es parte de la propuesta artistica sino responsabilidad de los encargados de la comercialización! No se confunda señor crìtico. Y si funcionó para meterlo al cine a usted, en caso haya pagado su entrada, en buena hora.
    En todo caso traer a colasión el trailer para acabar su nota pone en evidencia que no encontró la manera de abordar la película con lucidez.
    …Por otro lado, si el punto de vista es el de una niña es obvio que no encontrará una revisión con rigor académico en la sucesión de acontecimientos históricos, de lo contrario sería inverosimil. Y si las escenas están “bien trabajadas“ como puede ser posible que, según usted, el trabajo de los actores sea irregular. Vaya!!!!. Me parece que está algo perdidillo, como la mayoría de los críticos en este país!!!.

    • Tranqui
      18 Octubre 2011 at 10:24 — Responder

      No salgo en defensa de nadie . . . pero que a uno lo “estafen” con un trailer, que escenas brillantemente preparadas y tecnicamente colosales pueden ser echadas a perder because of the “talent” (actores), pasa TODO el tiempo. Nada nuevo alli.

      Igual, me parece perfectamente legitimo sentirse incomodo con una narrativa monocorde. Esta sera gran obstaculo en una trama de largo aliento. Un cortometraje le puede sacar provecho a eso. En un largo es otra historia, mas aun por la naturaleza de las complejas nociones captadas y desmenuzadas por el “mundo” de una infante. La reaccion del publico en tal escenario justificablemente puede variar de la ligera irritacion al completo rechazo. Tranqui no mas.

  3. 26 Octubre 2011 at 5:07 — Responder

    De lo que va el año es una buena propuesta nacional, espero que también se distribuya en el medio comercial “la inca, la boba y el hijo del ladrón”. Sobre la cinta rescatar la labor de la niña Buntinx, es muy prometedora y talentosa. Con respecto a la directora, a pesar de ciertas fallas presenta un cine con perspectiva que con el tiempo seguro mejorará de mano de la experiencia. Saludos.

    Mario.

  4. […] mejor película: Las malas intenciones, de Rosario García–Montero. Examina un contexto de destrucción y desintegración de lo […]

  5. […] las óperas primas de los hermanos Daniel y Diego Vega, y de Rosario García-Montero, Octubre y Las malas intenciones, respectivamente, que podrán verse de nuevo los lunes […]

  6. […] de marzo: Las malas intenciones (2011), de Rosario […]

  7. […] 5: Las malas intenciones (2011) – 106 […]

  8. […] quien vimos destacando recientemente en Cielo oscuro; Jean Paul Strauss, que tuvo un papel menor en Las malas intenciones; Nikko Ponce, quien tendrá acá su debut cinematográfico. Días después -en una fecha de […]

  9. […] Sinopsis: La película relata un período en la vida de Cayetana, una niña de ocho años que crece en el Perú de comienzos de los 80, cuando la violencia terrorista comenzaba a agitar al país. La historia transcurre según el punto de vista de esta niña inteligente, pero con una personalidad algo oscura y distorsionada. Hija de padres separados, Cayetana está sola y bajo el cuidado de sus empleados. Tras regresar de un largo viaje, su madre, Inés, le da una noticia inesperada: está embarazada. El frágil mundo de Cayetana se desmorona. La niña se encierra en su cuarto y declara de manera solemne que el día del nacimiento de su hermano será el día de su propia muerte. Sólo su imaginación y la irrupción de los héroes nacionales de sus textos escolares – Olaya, Grau, Bolognesi – podrán salvarla de un entorno familiar cada vez más ajeno en un país a punto de derrumbarse. […]

  10. […] su ópera prima, Las malas intenciones (2011), Rosario García-Montero nos ubica en la Lima de los años 80. Una niña se refugia en su […]

  11. […] un fantasma; presente aunque sin ser protagonista. Están aquí películas como Paraíso (2009) o Las malas intenciones (2011). A propósito del filme de Rosario García-Montero, se sumaban también nuevas perspectivas. Junto […]

Deja un comentario

Back
COMPARTIR

“Las malas intenciones” y los sentimientos encontrados