A propósito de la presentación de “Fragmentos”

Tal como se anunció en la víspera, el lunes 12 de diciembre se realizó la presentación de Fragmentos, el primer trabajo estudiantil de largo aliento producido por la Escuela de Comunicación Social de la Universidad San Marcos.

Más allá de algunos hechos anecdóticos y tropiezos en la presentación, ayer se pudieron ver muchos trabajos de los estudiantes universitarios, videoclips, spots para TV, cortometrajes, en la Muestra organizada por dicha escuela.

Si bien el nivel de producción fue el esperable, de noveles realizadores dando sus primeros pasos en el audiovisual, cierto malestar se dejó sentir en un sector de los asistentes, en particular, de algunos egresados de esa misma Escuela, quienes se lamentaban del bajo nivel artístico de las producciones, y sobre todo de las condiciones en que éstas vienen siendo realizadas, considerando que éstas provienen de una universidad pública, donde la enseñanza de primer nivel debería ser gratuita.

Es así que, a propósito de esta presentación, un ex alumno sanmarquino, el comunicador audiovisual Eduardo Rodríguez Acosta, nos envía este texto, que creemos vale la pena compartir para poner el tema en discusión:

Comunicacion Social San Marcos

Fragmentos (de una escuela)

Ayer se presentó en el auditorio de la Facultad de Letras de San Marcos el largometraje “Fragmentos”, arriesgado proyecto audiovisual llevado a cabo por quince alumnos del sexto ciclo, bajo la supervisión de la Lic. María del Carmen Fernández. Todos ellos juntos llevaban la responsabilidad de presentar “el primer largometraje realizado por alumnos de la escuela de Comunicación Social de San Marcos”, pequeña carga para estos jóvenes que deben bordear los veinte años.

De la obra no se puede rescatar demasiado. Es una historia inconexa, de actuaciones forzadas, situaciones ridículas, narrativa primariosa (esto era de esperarse por la misma condición de alumnos) y técnicamente paupérrima.

Empezamos la historia con un tibio atisbo de situación pedófila. Luego van presentándose el resto de personajes. Hasta llegar a un anciano catedrático sobre quien recae toda la responsabilidad de la historia. Un personaje interesante cuando se le presenta, presa de su inseguridad y cierta cobardía pintoresca, pero que, como el resto de la película, termina siendo víctima de un guión que jamás terminó de cuajarse y se convierte en la caricatura de un viejo patético, cobarde y ridículo. El resto de la historia son situaciones inverosímiles, daban la impresión de ser cortos universitarios pegados uno tras de otro por algún mero capricho de edición y expuestos en 75 tortuosos minutos.

A la dirección queda poco que reclamarle. Debido a su inexperiencia, los tres estudiantes que asumieron la responsabilidad de dirigir esta obra jamás lograron darle un rumbo a la historia. No pudieron encaminar las actuaciones y permitieron que éstas se vean empañadas por vicios propios de actores amateurs y sin mayor relación con la caracterización de los personajes. Una vez más vuelvo la mirada a aquel anciano catedrático y lamento el desperdicio de lo que pudo ser un buen personaje.

Pero más allá de estos errores –de los que deben sobreponerse estos jóvenes y aprender de ellos– queda la responsabilidad de aquellos que guiaban a estos estudiantes en el arduo camino de realizar un largometraje. La profesora encargada del curso, la Lic. María del Carmen Fernández, y aquella empresa productora que brindaba el soporte técnico llamada “Kaballo de Fuego”. Ellos, como personal experimentado en realizaciones audiovisuales, debieron asumir el compromiso de poder aconsejar a estos jóvenes. Planos que no terminan de entenderse ni justificarse, iluminación sin intención fotográfica alguna, edición de aficionado, terrible musicalización y nula postproducción, son las cartas de presentación de esta productora que debía velar por la calidad técnica de la historia.

Esto es, a grandes rasgos, lo que deja “el primer largometraje realizado por alumnos de la escuela de Comunicación Social de San Marcos”: una terrible herida para aquellos, que como yo en mi condición de ex alumno, le tienen el suficiente aprecio a la Escuela Audiovisual de San Marcos como para reclamar cuando las cosas no se están haciendo bien. Cuando se está usando el nombre de la universidad para respaldar trabajos sin calidad narrativa o audiovisual alguna. Cuando se somete a jóvenes alumnos al escarnio de ojos críticos. Cuando jóvenes sanmarquinos consiguen reunir, seguro con grandes esfuerzos, alrededor de 8000 soles para llevarse la grata experiencia de tener la realización de un largometraje en su haber, pero terminan estrellándose contra la dura realidad de comprobar que la calidad de su producción no está al nivel del esfuerzo que le pusieron. Cuando, aquella persona que debe formar alumnos en base a la libertad creativa y la experiencia de equivocarse y aprender de sus errores, firma como “Productora Ejecutiva” casi la totalidad de los proyectos de sus alumnos. Cuando los egos se ponen por encima del beneficio colectivo.

Actualización [14 dic]: Algunos alumnos sanmarquinos han creado un grupo en Facebook donde viene discutiendo este asunto. Y también la profesora Fernández ha comentado este artículo en su página de Facebook.

Lima Bruja. Retratos de la música criolla
Artículo anterior
Documental "Lima Bruja. Retratos de la música criolla" se estrenará el 2012
Hector Galvez en el Festival de Fribourg
Artículo siguiente
Guión de "NN", de Héctor Gálvez, premiado en el Festival de La Habana

11 comentarios

  1. Oscar Honorio
    13 de Diciembre de 2011 at 22:31 — Responder

    Es lamentable que a los alumnos les cobren 8 mil soles! (Que no es moco de pavo) para que puedan ejercer su papel de alumnos audiovisuales. Tocar una cámara, cargar un fresnel y todo lo que conlleva la producción de una obra audiovisual.
    Más lamentable aún que ya se vaya haciendo una costumbre. El año pasado una historia similar ocurrió: también se le cobró a los alumnos para contratar realizadoras externas para que produzcan obras audiovisuales. WTF!! Sería bueno un aclare de estas personas que, lejos de enseñar algo productivo, inducen a los jóvenes alumnos a pagar para que les hagan sus trabajos.
    Con tal que dicha empresa productora haya extendido su factura de servicios audiovisuales no creo que halla problema, pero si es un conversado entre amigos para desfalcar a los jovenes sanmarquinos sí sería indignante y hasta triste.

  2. Salvador Pariona
    13 de Diciembre de 2011 at 23:51 — Responder

    Agradezco que la crítica hacia la película se haya hecho sin contemplaciones. No sería justo que por ser estudiantes la página Cinencuentro sea condescendiente con nosotros. Hay muchos fallas en el largo, los reconocemos y los asumimos.

    Por eso mismo pido que no sean condescendientes en la responsabilidad de la producción, que es nuestra, ni que crean que somos tontos alumnos estafados. Nosotros sabíamos las condiciones dela realización y si el largometraje es fallido es culpa de sus realizadores, ¿no?

    No aprovechen la oportunidad para hacer ajustes personales. Volverán de saber nosotros cuando tengamos más experiencia y hayamos aprendido de nuestros errores.

  3. Ricardo Román
    14 de Diciembre de 2011 at 3:22 — Responder

    Una recomendación a Eduardo Rodríguez Acosta, autor del texto “Fragmentos (de una escuela)”, y un pedido a Laslo Rojas, autor de la entrada completa: como estudiante sanmarquino de Comunicación Social, me ha dado muchísimo gusto el saber que ahora contamos con una página oficial en donde se pueda publicar nuestros trabajos. Lo que pasó con el largometraje es un caso particular: es uno de los muchísimos trabajos publicados en dicha página, y como ocurre con todo tipo de realizaciones, puede gustar o no gustar. Si bien es cierto, actualmente un buen número de los trabajos publicados son los realizados en los cursos a cargo de la profesora Fernández, pero esa página no le pertenece a ella, sino a la Escuela, y el responsable de esta nota (sea Eduardo Rodríguez Acosta o Laslo Rojas), al utilizar en su texto la imagen de dicha página, con el escudo creado para la Escuela, lo único que hace es dañar la imagen de la Escuela en su totalidad, tanto alumnos, docentes, egresados, etc.

    Creo que el tema central de este artículo es el largometraje, así que sería más apropiado colocar el trailer, que está en YouTube, y no la imagen que está ahora, que me perjudica a mí y a todos aquellos que no tuvimos nada que ver con el largometraje pero queremos dar a conocer nuestros trabajos y mostrar que en San Marcos también hay trabajos de calidad.

  4. Ricardo Román
    14 de Diciembre de 2011 at 3:27 — Responder

    Debo agregar que esta nota está siendo compartida actualmente por muchas personas en Facebook, y la imagen que sale por defecto es justo la del logotipo de la página. Como sabrán, el alcance viral de Facebook actualmente es tremendo. Por favor no dañen injustamente a toda una Escuela por un caso particular.

    • 14 de Diciembre de 2011 at 9:40 — Responder

      Hola Ricardo,
      La intención de esta nota no es dañar a la Escuela ni a nadie, sino plantear una situación que se viene dando en la universidad, y que se discuta, como me parece ha comenzado a hacerse. Usamos el logotipo de la Escuela porque es lo que corresponde en estos casos.
      Espero que logren cambios para bien en la EAP.
      saludos.

      • Marco Ramírez
        14 de Diciembre de 2011 at 11:06 — Responder

        Mas bien en un insulto para la escuela que se esté publicitando ese nefasto y recientemente inventado logo que mancilla el escudo de San Marcos, hay que dejar en claro que muchos no nos sentimos representados por ese logo, que también ha sido “creación heroica” de la responsable de este curso.

  5. 22 de Diciembre de 2011 at 11:44 — Responder

    Viendo el tráiler, no esperaba más de este película. Si viejonazos hacen esperpentos (El Acuarelista, El Premio, Mañana te cuento 1 y 2, y siguen firmas), ¿qué se puede esperar de chicos de tercer año de universidad, que se enfrentan con su primer “largo”? Obviamente, existe mucho entusiasmo, dinamismo, esfuerzo, aunque seriedad, mesura y puntos de reflexión, escasea. Como estudiante de su casa de estudios, me alegra que San Marcos, o su escuela de Comunicaciones, apuesta por la necesaria praxis; sin embargo, como seguidor del sétimo arte, imagino que las malas críticas que recibió esta película están fundamentadas.

  6. Diego Zavaleta
    29 de Diciembre de 2011 at 15:32 — Responder

    Bueno sólo quería dar mi opinión sobre lo que fue mi primera experiencia como director de largometraje. Yo fui el que dirigió la historia del catedrático anciano y debo aclarar que gran parte de lo que quería comunicar con esta pequeña historia fue finalmente satisfactorio desde mi punto de vista.

    La idea de un catedrático completamente patético fue el movil inicial del personaje y el que quise mantener hasta el final. Siempre en la dirección de actores tuve en mente a Kaurismaki, me gustan este tipo de actuaciones secas pero que transmiten cierto humor. Los actores secundarios que acompañaban al catedrático eran completamente amateurs y eso me decepcionó en parte (no había dinero para contratar actores con trayectoria y menos de esa edad) pero por otro lado me dio la posibilidad de aprovechar sus expresiones duras para lograr ese efecto de comedia que buscaba. En fin, trabaje con caricaturas siendo conciente de eso desde el inicio, es más hasta busqué resaltar aquel aspecto. Además me divertí mucho con secuencias oníricas influencia de Buñuel uno de los cienastas que más admiro pero sin dotarlas de trucos técnicos, en esto me basé en Scorsesse que declaró que hizo secuencias oníricas par su película “El rey de la comedia” sin resaltar su cualidad onírica y emparentándolos con la realidad. Esto logró cierta confusión con el final de dicha película ya que no se sabe a ciencia cierta si es o no real o fantasía.

    En fin, lo que quería resaltar era que esta película fue planeada como una comedia, al menos por mi parte, acerca de la existencia patética de un anciano solitario.

    Finalmente debo aclarar que es cierto que la película tiene varios errores de narración, faltan partes que no logramos filmar del guión tanto por descuido como por accidentes que no mencionaré. Pero tengan en cuenta que fue grabada en 6 días y editada en 5. Es más el mismo día de la presentación aún la estabamos editando. Pero, eso sí, creo que esta crítica es demasiado exagerada, eso de planos que no se justifican, lo siento pero cada plano que planee estaba planeado por una razón, me influencié de tipos como Cassavettes y su cercanía de la cámara al rostro del actor hasta el punto de que practicamente se chocan con la misma (Faces) tamnbién de Wong Khar wai y su alejamiento del personaje para flotar por los espacios vacío, en fin con esto no pretendo justificar nada, sólo aclarar que esto se hizo con cierto criterio y, lamentablemente, mucho apuro y bajo presupuesto.

    Saludos y gracias por al menos dedicarnos unas líneas en su página, esperamos que el siguiente año salga una mejor película.

    • 30 de Diciembre de 2011 at 0:57 — Responder

      Hola Diego, gracias por tu comentario.
      Personalmente coincido con lo que dice Eduardo en su texto, que la historia del catedrático es lo mejor, quizá lo unico salvable de esta película. Ahí hay un personaje y una historia por contar. Quizá un corto sea el formato que más se le ajuste.
      Respecto a las criticas y lo que comentas, pienso que puedes tener muchos y muy buenos referentes, pero si estos no funcionan para tu historia y el tono de tu película, pues no servirán de mucho.
      Por lo demás, al menos esta experiencia les sirve como eso, la oportunidad de enfrentarse a un rodaje y sacar adelante una producción, que no es poco. Sigan haciendo cosas, si a ustedes les satisface lo que producen, estoy seguro que encontrarán otros, creadores y espectadores, a los que también les atraiga sus películas.
      Saludos.

  7. 2 de Enero de 2012 at 23:55 — Responder

    Los tropiezos…

  8. Oscar Ugaz M
    10 de Agosto de 2012 at 1:30 — Responder

    Han pasado casi 8 meses y no tuve la oportunidad de ver laproyeccion del largometraje, me gustaria contactarmeconDiego Zavaleta y tener acceso a ver dicho largom.., yo soy el que hizo de profesor anciano , no tengo mayor experiencia en actuacion ni conosco de presupuestos para este tipo de actividades, pero pude observar su dedicacion, su esfuerzo, su responsabilidad y me identifique conellos, intentando colaborar porque los vi jovenes empeñosos, y de verdad que lo que pagaban era minimo para el tiempo que ocupaba esta grabacion, pero eso ya fue secundario para mi por lo que deje de hacer actividades propias demi profesion en laconstruccion civil porque como repito me identifique con ellos y pense que seria innoble dejarlos a mitad de suproyecto y me hubiese sentido como un padre que abandona al hijo cuando lepide lamano para ayudarlo a cruzar la pista,por eso creo que las criticas para unos jovenes que recien se estan haciendo las considero desde mi punto devista,muy acidas y duras, como repito no conosco deestas actividades, pero para los criticos de estos temas que no consideren que el ser humano nace, despues gatea se para tambaleando y camina, que hacen aca deberian estar en la meca del cine HOLYWOOD
    Para adelante Diego y Cia no declinen estan aprendiendo a caminar, van a llegar lejos

Deja un comentario

Back
COMPARTIR

A propósito de la presentación de “Fragmentos”