Entrevista con Matías Bize, director de “La vida de los peces”

Durante el Festival de Lima, hacía las fotos de los entrevistados, en algunos conversatorios, y de pronto veo que había la posibilidad de conversar con el chileno Matías Bize. Me interesaba la entrevista por el tipo de cine que él hace. Pero había un problema, ningún entrevistador estaba en posibilidad de ver su película La vida de los peces antes de la entrevista, solo el fotógrafo.

Como alguna vez me habían dicho: “para ser fotógrafo hay que ser conchudo”, así fue que este fotógrafo decidió entrevistar a un director a quien le interesaba escuchar. Después de comentarle que lo mio era la cámara, y recibir como respuesta un “no te preocupes”, se dio esta entrevista:

Matias Bize
Matias Bize: 'Yo vivo del cine, tengo la suerte de vivir de las películas'

¿Cómo es el trabajo del guión en películas donde desarrollas mucho el perfil de los personajes? ¿Cuánta libertad tienen los actores para este desarrollo?
En “La vida de los peces” trabajé con Julio Rojas, el mismo guionista con el que hicimos “En la cama”. Estuvimos año y medio solamente trabajando el guion. También me gusta colaborar mucho con los actores, me gusta mucho probar cosas, ensayar con los actores, experimentar. Siento que tienen mucho que aportar; por un lado hay una rigidez de un guion que viene muy, muy, trabajado, pero también hay una libertad de los actores para proponer cosas, ya sea en los ensayos o en el mismo momento del rodaje. Me gusta dar una primera libertad donde ellos pueden probar cosas, quizás es una mezcla de las cosas; ser muy fiel a lo que venimos trabajando pero también estar muy abierto a las cosas nuevas que puedan suceder.

Me imagino que al pensar en una actriz tienes una asociación inmediata con Blanca Lewin, pero con Santiago Cabrera, ¿tenías alguna idea que podía ser él, al momento de crear el personaje?
En el fondo para el personaje de Andrés, el protagonista, yo necesitaba un tremendo actor, esta en todas las escenas y casi se hecha la película al hombro; porque también era una actuación de mucha sutileza de mucha emoción, de mucha fuerza. Necesitaba un actor realmente bueno.
Conocía el trabajo de Santiago porque había visto “El Che”; conocía al director de casting, quien me habló muy bien de Santiago, y quería que el actor de ese personaje sea chileno. Santiago además, siendo chileno, vivía fuera de Chile hace 10 años, que era exactamente lo que le pasaba al personaje, era importante que existiera esa conexión de Santiago con el personaje. Al conocerlo tuvimos buena onda, me dieron ganas de trabajar con él. Por otro lado, le gustaba mi trabajo, el guión de la película, quiso estar y siento que trabajamos muy bien. Con Blanca, nos conocíamos bien, ya veníamos trabajando, el personaje fue escrito pensando en ella, y siento que los dos funcionaron perfectamente. Estoy muy orgulloso del trabajo de ambos, y siento que aportaron mucho, hicieron que la película creciera mucho.

Incluso Blanca acababa de tener un hijo…
Claro, eso creaba un acercamiento con el personaje: ella tenía dos hijas, y Blanca estaba viviendo el tema de la maternidad. Hubo muchas cosas personales que llevaron también a los actores a sentirse más involucrados con el guion.

En tus películas las historias y los personajes, si bien no son historias propias, son de tu entorno. ¿Has pensado hacer algo con personajes más marginales o de carácter distinto?
Hasta ahora no, porque las historias que se me vienen son más cercanas, me siento muy cómodo así, me siento hablando desde la verdad, porque es algo que he experimentado. Siempre hay una ficción porque obviamente es una película y creo que si haría algo distinto a mi mundo, siento que tendría que reflejarme mucho en él también, tendría que sentirme muy cercano a ese mundo para poder traspasarlo a la película. Por ahora no me ha sucedido, no he tenido las ganas tan fuertes de hacerlo pero estoy abierto a todo, a hacer películas distintas quizás mas adelante, con otra temática, pero lo más importante es que tiene que representarme.

Respecto a lo visual, en tu película vemos muchos planos cerrados y una composición bien marcada, como mirando de reojo, con objetos y luces tan cercanos que se difuminan…
Eso tiene que ver más con gustos. Es lo que descubrimos “En la cama” y ya lo desarrollamos más en “La vida de los peces”, la cámara esta siempre muy cerca de los personajes porque trato de dejar fuera todo lo accesorio y concentrarme en la historia. Es como ver la película a través de los ojos del personaje, entonces en ese sentido la película está rodada con planos cerrados, dejando fuera otros elementos y haciendo que el espectador, viendo a través de objetos entre como un voyerista.

¿Cómo fue el financiamiento para esta película?
Cada película ha ido creciendo en su financiamiento. En el caso de “La vida de los peces”, es una coproducción con Francia, está el fondo del gobierno chileno, y esta la Televisión Nacional de Chile. Con eso se armó la producción; el productor es Gabriel Solar, es el mismo productor de “En la cama”.
El nacimiento de la película fue perfecto, puesto que pude trabajar muy bien, muy cómodo, trabajé mucho tiempo para el guion, los ensayos, el rodaje y la postproducción, pude hacer todos los cambios y las pruebas que quería para la película

Matias Bize¿Y económicamente como le han ido a tus películas?
Afortunadamente todas han sido películas financiadas y han tenido un éxito económico. Yo vivo del cine, tengo la suerte de vivir de las películas, y de las películas que yo quiero hacer. Eso es un lujo, y me siento afortunado por eso, y poder seguir creciendo también como director, que cada película sea mejor que la anterior. Por eso estoy muy contento.

Como que vas dejando una marca, con películas personales, de relaciones, fuertes pero reales…
Si, totalmente, esa es la idea, películas muy reales. Cualquiera pudo haber estado en esa fiesta, les ha podido suceder eso, ojalá que el espectador se emocione y se conmueva, y que se lleve algo después. Me siento satisfecho cuando la película permanece en el espectador, es lo máximo que me puede pasar en cuanto la película logre provocar algo al espectador, para una reflexión.

¿Has estado en la sala durante la proyección de tus películas?
Si, usualmente presento la película y vuelvo después para las preguntas, y es muy lindo, porque hay mucha emoción, la película siempre llega a un nivel muy emotivo, y eso me llena de orgullo, que la película llegue a un nivel emocional. Es lo que sucede cuando se te acercan conmovidos por la historia, y te dicen eso me sucedió a mí.

La música también destaca mucho en tus películas.
Es fundamental, apoya muchísimo la emoción, en “La vida de los peces” es muy importante la música, es un personaje en la película. Tengo la suerte de que mi hermano es el músico de mis películas, Diego Fontecilla hizo la música de “En la cama”, “Lo bueno de llorar” y de “La vida de los peces”. Trabajamos desde el inicio, desde el proceso de guión iba trabajando la música, componiendo, probando muchas cosas, ya tenía unas versiones grabadas que las podíamos utilizar en el rodaje, para grabar una escena. En ese sentido creo que la música aporta mucho a la película.
Hay una escena en la que toca “Inverness”, una banda que me gusta mucho, de amigos mios, y con ellos también trabajamos música para “Lo bueno de llorar”.

¿Cómo te sientes ahora al tener más medios en tu producción? Desde “Sábado” hasta “La vida de los peces” hay un mayor uso de recursos.
Siento que por un lado intento no perder el espíritu de la película, creo que cada vez mis películas han ido creciendo en cuanto a presupuesto, a historia, a tiempo. “Lo bueno de llorar” transcurre en las calles de Barcelona y “La vida de los peces” en una fiesta, pero lo que trato es que la historia sea lo más importante, y cómo contamos las historias más allá de una gran producción, de la manera más honesta.

Finalmente, ¿estás trabajando en algún próximo proyecto?
Afortunadamente “La vida de los peces” ha estado viajando muchísimo. Yo llevo ya un año pasando por festivales, por los circuitos comerciales. Arrancó en el Festival de Venecia, pasando más tiempo fuera que dentro de Chile, por lo que no tengo tiempo para desarrollar un nuevo proyecto, pero tengo muchas ganas de empezar pronto.

Entrevista: Rolando Jurado y Gabriel Quispe
Fotos: Rolando Jurado
Edición: Laslo Rojas
Realizada el 10 de agosto del 2011, durante el Festival de Lima.

Habemus Papam - Un Papa en apuros
Artículo anterior
Las películas maltratadas por las distribuidoras en el Perú
Hoy no tuve miedo, de Ivan Fund
Artículo siguiente
Películas iberoamericanas de primer nivel en el Festival de Cine Digital, en Lima

Comenta

Deja un comentario

Back
COMPARTIR

Entrevista con Matías Bize, director de “La vida de los peces”