“El artista”, un guiño tramposo al cine silente

The Artist - Jean Dujardin

El artista (The Artist), del francés Michel Hazanavicius, se ubica en la década del 20 del siglo pasado, la etapa de la consolidación del cine mudo, dentro de los parámetros de una publicación de espectáculos de la época. Es decir, entregada casi exclusivamente al glamour vaporoso del star system, a discurrir la chismografía que colmara el viejo barrio de Hollywood –en ese entonces un espacio físico claramente delimitado, a diferencia de ahora– y cubrir principalmente el cine más risueño y liviano que entretenía al público norteamericano antes de la Gran Depresión, y después también, con las diferencias tecnológicas que se convierten en la médula del relato.

Básicamente, ahí se agota el contexto del argumento. Más allá de la llegada del sonido, no aparecen otras contradicciones más intensas que existían en el cine de ese tiempo. Entre otros, los primeros tanteos de la censura puritana, que se instalaría a mediados de los 30 con el Código Hays aprobado por la misma industria; la definición histórica de los roles del director y el productor, que no pasa de la caricatura en la interpretación de John Goodman; la mutilación de la obra fílmica, que tuvo una notoria víctima en Erich Von Stroheim (Esposas frívolas, Avaricia, La viuda alegre, La reina Kelly); y la programática resistencia al cine sonoro de Charles Chaplin y autores soviéticos como Serguei Eisenstein. Nada de eso existe en los cien minutos del filme ganador del Oscar.

Hazanavicius se concentra en la situación particular de un astro silente, George Valentin (Jean Dujardin), que se enseñorea y siente que su carrera no tiene techo y que la inclusión del sonido en las películas no prosperará, a partir del rápido visionado de una prueba. De pronto, la realidad lo golpea entre el crack de Wall Street y el estreno desapercibido de su opera prima, todavía muda, como director, productor y protagonista, mientras en un filme hablado resplandece Peppy Miller (Bérénice Bejo), la joven actriz que prácticamente descubrió por azar en medio de una narcisista presentación a la prensa.

The Artist - Bérénice Bejo

El único conflicto que desarrolla el autor es, entonces, la caída de un tipo de estrella y el ascenso de otro, apoyándose parcialmente en hechos reales, pues efectivamente, una serie de figuras rutilantes a lo largo de los años ’20 no lograron traspasar la frontera sonora y desaparecieron. Pero la mirada es tan rígida que pareciera que todo el cartel de populares intérpretes se agotara en Valentin y Miller, convertidos en una suerte de péndulo que resulta muy previsible y anodino, que pasa simplemente por crear situaciones de deterioro recargado y forzar escenas burdas como la entrevista impertinente que concede Miller, hasta alcanzar el happy end que corona el carácter sensiblemente menor recompensado una vez más por la Academia. Y en cuanto a los directores, o sea los colegas antepasados de Hazanavicius –digamos, los hermanos mayores de Billy Wilder, a quien dedicó la cosecha de estatuillas doradas–, sorprende su perfecta invisibilidad, sólo asoma la función de dirigir en medio de la desesperación de Valentin por seguir vigente.

Es innegable la simpatía esporádica de la cinta, en especial por Bérénice Bejo, que aporta la gracia de la que Dujardin carece, pero tanta sonrisa fácil termina por congelarla. “El artista” es, finalmente, un guiño tramposo a un periodo añorado por los cinéfilos y casi desconocido mayoritariamente, un recuerdo pasteurizado, acicalado con la atildada fotografía en blanco y negro de Guillaume Schiffman, y deliberadamente silencioso, lacónico, ensimismado en las grandes mansiones y el viejo sistema que los productores, los hermanos Weinstein, ocultan y reencarnan.

El Artista - aficheThe Artist. Dir. Michel Hazanavicius | 101 min. | Francia, Bélgica.
Guión: Michel Hazanavicius.

Intérpretes: Jean Dujardin (George Valentin), Bérénice Bejo (Peppy Miller), John Goodman (Al Zimmer), James Cromwell (Clifton), Penelope Ann Miller (Doris), Ed Lauter, Malcolm McDowell (conserjes), Missi Pyle (Constance).
Música: Ludovic Bource.

Estreno en Perú: 23 de febrero de 2012
Estreno en España: 16 de diciembre de 2011.


Nikkei, documental poster
Artículo anterior
"Nikkei", un documental venezolano-peruano compite en el Festival de Guadalajara
La teta asustada - Magaly Solier
Artículo siguiente
Ciclo de cine peruano: “El destino no tiene favoritos” y “Dioses” en 35 mm

1 comentario

  1. […] “The Search”, el francés Michel Hazanavicius buscará recuperar el prestigio que le dio “The Artist” con un biopic del cineasta Jean-Luc Godard (primo hermano del presidente Kuczynski, por cierto). […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

“El artista”, un guiño tramposo al cine silente