BAFICI 2012: “El último Elvis”, entre la excentricidad y la amargura

Escrito por Gabriel Quispe

La película inaugural del BAFICI 14 fue la opera prima de Armando Bó, heredero de una familia ligada al cine desde hace más de setenta años, hijo del productor Víctor Bó, que participa en esta cinta, y nieto homónimo del versátil cineasta que hizo, junto con su esposa Isabel Sarli, una de las parejas más famosas del cine latinoamericano.

El último Elvis, de Armando Bó

El director Armando Bó, y su 'Elvis' argentino, John McInerny.

El último Elvis es un retrato de alienación personal, de la fijación patológica de un hombre maduro, Carlos Gutiérrez, con la etapa crepuscular de Elvis Presley, a quien imita y reverencia en todos sus referentes artísticos y personales. Empleado en una fábrica, dedica casi todo su tiempo libre a cantar brillantemente sus canciones en un discreto pub, con el vestuario, las patillas, el físico voluminoso y la mala alimentación del desaparecido artista. El nombre de Lisa Marie, la esposa del divo, aparece en el auto que envejece como su dueño, y en la identidad de la pequeña que hereda cierta parquedad de sus progenitores. La sombra de Elvis aparece hasta en la TV de la casa, y el título Love Me Tender en el brazo de la esposa accidentada.

Con sabor de grisura urbana, el relato transita en medio de la excentricidad y la amargura, con el protagonista rodeado de freaks como él, que imitan a Lennon, Iggy Pop, Britney o Jagger, y presionado por la madre de su hija, que sí vive en el mundo real y lo aterriza por los apuros económicos y su ausencia física o mental. Existe un quiebre cuando ambas terminan en el hospital y pasan a depender completamente de Carlos. Pero esa situación es temporal, y cuando se recuperan el imitador vuelve a su (ir)realidad.

Son esos virajes argumentales los que provocan un cierto desfase hacia el final, porque Carlos se entrega al fanatismo de modo irracional, con la licencia de un muy fácil acceso a las instalaciones de Graceland, la mansión de Presley ubicada en Memphis, Tennessee. Armando Bó apuesta por el abordaje recargado, con altos decibeles de la música, y una caída solemne, lo que resta contundencia al resultado final.

Sin embargo, Bó logra una opera prima muy aceptable, con suficiente pulso narrativo, gusto de construir personajes y buen ojo para armar el reparto, principalmente con John McInerny, que es fundamental para transmitir la verosimilitud de una historia tan demente, todo un hallazgo para el cine. Y qué bien canta, con sus propias interpretaciones de los temas que hicieron célebre al Rey del rock and roll.


También puedes leer:

Berlinale 2010: "Rompecabezas" en la Sección Oficial
Festival de Lima 2010: Pecados de mi padre
"Durazno", crowdfunding en América Latina
BAFICI 2012: Cuatro miradas a la juventud
BAFICI 2012: Un balance del festival
Festival de Lima 2012: "Elefante blanco", de Pablo Trapero
Festival de Lima 2012: "Paisajes devorados", de Eliseo Subie...
Lorena Cancela, la cinefilia permanente

1 comentario

  1. He leido ya varias reseñas de esta película, además de entrevistas al director y actor principal. Me esta despertando una gran curiosidad para verla, ahora a ver si encuentro donde la den, ya que una vez estrenadas las películas que no vienen del “norte” rapidamente las sacan de cartel. Saludos.

Déjanos tu comentario

Gracias por comentar esta nota. Antes de hacerlo, considera lo siguiente:
Los comentarios deben estar relacionados con el tema de esta entrada. No se permitirán insultos ni agravios personales. Los comentarios fuera del tema u ofensivos serán eliminados.
Cinencuentro no se responsabiliza por los comentarios que aquí se publican, ellos son autoría de cada usuario.

Publicidad

Tú comentas

The Social Network






Vamos al cine


You've Got Mail




Enviados por FeedBlitz


 Subscríbete al feed RSS


» Estadísticas
Otros enlaces:

Top Blogs Perú