Películas para ver luego o “Quizás mañana”


En su última crítica, Ricardo Bedoya se refiere así a la peruana Quizás mañana: “High concept en Magdalena. Como se sabe, el término designa a las películas cuyas líneas argumentales pueden ser descritas aludiendo a los conceptos que originaron las tramas de filmes muy conocidos”.

Quizas mañana, Bruno Ascenzo y Gisela Ponce de León¿Qué películas comparten algunos conceptos o elementos distintivos con la recientemente estrenada película limeña? Películas de chico-conoce-chica, dos extraños que se conocen, paseando por las calles de su ciudad, en una relación romántica de un solo día.

Ya muchos vienen haciendo en la red comparaciones, algunas osadas como la obvia mención al inalcanzable díptico “Before Sunrise/Sunset”, o incluso a pelas como “(500) Days of Summer” o “Like Crazy”; asi que, tomando como punto de partida ese juego, y ampliando un poco más las comparaciones, decidimos repasar unas cuantas películas latinoamericanas que sería interesante ver junto a “Quizás mañana”:

Rumeits (Perú, 2010) de Gonzalo Ladines.
Esta pareja miraflorina bien puede ser vecina de la de “Quizás mañana”. Comparten el mismo litoral, aunque son de una generación menor, con mucho más sentido del humor, y menos paltas existenciales. Ellos solo quieren tirar. O no.

Sinopsis: Malu y Manuel comparten un departamento en Miraflores y son muy amigos. Un comentario pasajero abre una conversación honesta y que muestra el versus de la sexualidad femenina y la masculina. Manuel intenta convencer a Malu que tengan sexo.



 

No me ama (Argentina, 2010) de Martín Piroyansky.
Para mantener el tono jueguetón y lúdico, un divertido segundo cortometraje, esta vez sobre una pareja bonaerense con un tipo extremadamente inseguro, y una linda mina a quien le cuesta decir las dos palabras mágicas.

Sinopsis: Una pareja se va de vacaciones a Uruguay, y ahí él se da cuenta que ella nunca le dijo que lo amaba. A partir de ahí, saca a relucir todos sus pensamientos neuróticos y paranoicos.



 

Tanto tiempo (Chile, 2008), de Claudio Polgati.
Aquí los dos extraños fueron conocidos en una vida pasada. El reencuentro se da recorriendo el barrio de Los Condes, en Santiago.

Sinopsis: Emilio y Elisa, una pareja de exnovios, se reencuentran a la salida de un cine. No se han visto en años. No saben nada del otro. Caminan y realizan un largo paseo a través de quiénes son, de lo que quieren ser, y de lo que alguna vez fueron juntos.



 

Uno (Perú, 2008) de Eduardo Quispe y Jim Marcelo.
Como bien dice el crítico Bedoya, sería interesante ver seguidas “1” y “Quizás mañana”. Dos parejas de jóvenes que recorren las calles de su propia Lima. En los matices y la diversidad está el gusto.

Sinopsis: Tres historias, dos personas y un solo resultado. La tercera cita de una pareja vista en 3 situaciones diferentes donde, a pesar de lo que hagan, nada parece salir bien. Ella no ha logrado superar una relación pasada, El simplemente parece no tener suerte en el amor. Ambos intentarán salir de su estado encontrándose con el fracaso y el descontento, que parece marcar su destino.



 

Ocho años después (Argentina, 2005) de Rául Perrone.
Ituzaingó, en el Gran Buenos Aires, es la ciudad de Perrone, y son sus calles las que recorren la pareja de esta película, y en el transfondo, otra película los une.

Sinopsis: Hubo una película que marcó sus vidas: Graciadió. Ellos eran más jóvenes y el país era otro. Hubo una película que se filmó hace 8 años y desde entonces nunca más se vieron. Ahora se van a encontrar de vuelta, “en vivo y en directo”. Ellos: Violeta Naon y Gustavo Prone, son los actores de aquella película. A ellos les pasó la vida por encima y quizás aquella vieja película fue “lo más lindo que les pasó en la vida”.
Ocho años después cuenta la historia de estos dos actores, dos personas: dos mundos. Momentos de confesiones, de revelaciones inesperadas, de momentos que se escaparon pero que continúan vivos.



 

Sábado (Chile, 2003), de Matías Bize:
En este caso más que la pareja romántica tenemos a otra “novia en fuga”. Recomendamos verla junto a la siguiente película de Bize, “En la cama”.

Sinopsis: “Sábado” relata una hora en la vida de una joven que a minutos de casarse se entera de que su novio tiene una amante. En traje de novia la ofendida recorre la ciudad en busca de venganza. Durante todo el recorrido de la protagonista, un camarógrafo registrará los hechos, sin cortar la cámara desde el inicio hasta el final de la película.



 

Abismo plateado (Brasil, 2011), de Karim Aïnouz:
Como en el caso anterior, en esta pareja la presencia masculina también está fuera de campo. Ella, desesperada, es quien recorre el bello barrio de Copacabana, Rio de Janeiro, en búsqueda de su esposo ausente.

Sinopsis: 24 horas en la vida de Violeta, una mujer que descubre que su marido va a dejarla luego de 14 años de matrimonio. Inspirado en la canción de Chico Buarque “Olhos nos olhos”.



También puedes leer:


2 comentarios

  1. Yasser Zola dice:

    Se que se amplió la comparación, pero “Abismo plateado” es otro lote.

    • Laslo Rojas dice:

      Sí, es una película especial, por eso mismo la quisimos mencionar. Y si es necesario encontrar elementos a comparar: En la parte final, la protagonista recorre Copacabana con un extraño que acaba de conocer, y su hija.

Déjanos tu comentario

Gracias por comentar esta nota. Antes de hacerlo, considera lo siguiente:
Los comentarios deben estar relacionados con el tema de esta entrada. No se permitirán insultos ni agravios personales. Los comentarios fuera del tema u ofensivos serán eliminados.
Cinencuentro no se responsabiliza por los comentarios que aquí se publican, ellos son autoría de cada usuario.

Publicidad

The Social Network




You've Got Mail


 Subscríbete al feed RSS


» Estadísticas
Otros enlaces:
Pide tu tarjeta Payoneer