“Asu Mare”: la metástasis de la procedencia

Escrito por - @

No recuerdo palmas al final de una película de cartelera comercial. Sí en una que otra función de festival o de proyecciones con espíritu de rescate en salas inverosímiles y generalmente vacías. Pero después de “Asu Mare” hubo palmas y yo no recuerdo una sola vez que alguien haya aplaudido en una sala de estas.

Asu Mare meets Annie Hall

Lo segundo claro es que me es imposible rastrear este hecho en una película peruana. Que ver una película peruana me haga pensar en el resto de películas peruanas y que esto ocurra con buena parte de los comentarios que se dejan leer en el país sobre la misma, me lleva a pensar que el cine peruano se maneja en clave de literatura menor. Es, digamos, un cine menor -aunque varios digan que no existe-: es el cine que una minoría hace dentro de un cine mayor, uno que no es necesariamente el imperante, sino aquel que maneja y conoce sus recursos a la perfección.

Todo cuanto diga una película peruana tiende a hacerse político, una película remite a la otra, en el caso de “Asu Mare” ya hay quienes la postulan como un modelo y quienes dicen que es lo que hay que evitar, pero de cualquier forma prolongan un vínculo con otras obras; cuando una película peruana no resulta un ejercicio de maestría en una materia que le es ajena, la película remite no a una voz propia -una que no se puede leer por la torpeza de los ejecutantes de la orquesta de este oficio o por sus intentos de imitar recursos y formas ajenas- sino a ser el eco de una colectividad.

Una “película peruana” no remite a una obra para la humanidad si no a una obra hecha en Perú. En general el proceso de cosificación y mercantilización del sistema de intercambio de valores actual en su fase de “globalización” ha hecho que las obras contemplen a la geografía y la procedencia como un rubro más de sus anaqueles, cómo un instrumento de diferenciación de mercado. Pero esto que se repite en cualquier otro mercado tiene un efecto curioso en la breve historia del cine nacional: verse, reconocerse, los ha emocionado. ¿Palmas? Hay pocos gestos que concedan aprecio a las obras, así Brahma o Inca Kola tengan otra forma de calcular el aprecio nada borrará el hecho de que en una proyección tras otra la película haya sido aplaudida.
Pero eso es el origen del peligro.

¿De qué genero hablamos cuando hablamos de “Asu Mare”? ¿Comedia? ¿Comedia dramática? ¿Comedia de superación autobiográfica? A desprecio de la atomización quedémonos con lo primero. Si a Chaplin o a Cantinflas le podrían argumentar la solemnidad y huachafería de su crítica al status quo, a la película sobre la vida de Carlos Alcántara se le agendaría lo contrario.

Asu Mare, Carlos Alcantara, Emilia Drago

Esto por supuesto no ocurre en un aspecto formal: aún lo arqueológico o cursi de la herencia cinematográfica desde donde desarrollaron su cinematografía los anteriores actores/autores, a nadie en las películas de Chaplin o Cantinflas se le hubiese ocurrido semejante cosa como hacer ingresar al personaje protagónico triunfante y sonriente en medio de un callejón a mayor cantidad de cuadros, para que salude a sus amigos y vecinos, eufóricos y archisonrientes con la presencia de Cachín, para luego encontrarse con una casualidad providencial con la mujer deseada (personaje que merece un párrafo aparte si de cosificaciones hablamos) y ponerse a bailar música autóctona nuevamente a mil cuadros por segundo, en el callejón más iluminado que puedo recordar.

Pastiche y hueca, la dirección no es torpe, no es deficiente, es meramente resolutiva, novelera, publicitaria. No existe un planteamiento formal en su fotografía o un porqué del uso de sus recursos ni de la forma en la que ha sido filmada cada toma respecto a la anterior o al total de la obra; se trata de un abanico de recursos archiconocidos para resolver una historia de la misma característica. En la construcción del guión tampoco se va más allá de lo estrictamente “necesario”: cuando las cosas se traban, voice over; para reforzar algo, Cachín en el escenario; si hay un punto de giro, fundido a negro y luego un plano exterior situacional. No merece un mayor análisis, los responsables se han propuesto evidentemente escudarse en el género y luego en la industria para obviar la nula innovación; más esta escualidez podría sostener una película, y parece ocurrir, ¿mas qué sostiene esta película?

El género puede aguantar al tono, aún en las escenas de Alcántara en el escenario del show que se ha adaptado para hacer esta película podría verse esta clave en la oralidad, lenguaje, y performance del stand-up; pero también en “Asu Mare” hay algunas secuencias dónde aparecen atisbos de la forma narrativa del programa de clauns que protagonizara Cachín, y en ese lenguaje, dónde los arquetipos exagerados pueden verse descolocados frente a las secuencias de un drama “realista”, con cierta destreza, no ha aparecido la necesidad de una aclaración, que una voz en off hacia el final de la película ha dado de Machín: Machín es, fue y será la construcción de un alter ego de las zonas oscuras de Alcántara, no puede ser tomado más que como un modelo prototípico de un fantoche que hace y defiende violencia, sorna, pendejada, altanería y misoginia.

Si alguien no ha tenido la objetividad necesaria con Pataclaún, este puede haber estado muy cerca de los “Cómicos Ambulantes”. El odio a la mujer de Machín dista mucho de la veneración de Cachín respecto a su madre; puede llegar a ser hasta grotesca la cantidad de veces que Alcántara en voz en off, en plano, y hasta en títulos finales agradece a la madre. Subyace un riesgo: la poca distancia con la que se contempla a la madre o al personaje-madre para los intereses de este análisis -hay una distancia muy próxima en esta hipotética autobiografía fílmica- termina convirtiéndola en ídolo y a cualquier ídolo solo le corresponde idealización, luego quien haya perdido su humanidad no puede reconocerse o ser reconocido.

La historia destruye al cuerpo y en este hábitat el Yo se escurre enloquecido por las diatribas de su disociación. Cualquier individuo es consecuencia de una suma de factores a los cuales no se les puede permitir clausura en su análisis. El nacer o estar en una situación económica siendo un niño no es culpa necesariamente de una naturaleza agreste, la mecanización del sistema capitalista al hombre o la suerte ateniense, es más culpa del progenitor que del estado, de los autores de la materialización de la carne que del espíritu santo, de la genética que del sistema.

Asu Mare - Machin

Si Alcántara no quiere destruir el altar de la madre es claro un tema suyo, no necesita psicoanálisis de nadie a menos que lo pida, pero como las obras no son de nadie, hay algo en “Asu Mare” que sí cierne canceroso. El personaje de Cachín en su juventud identifica, mal que bien, sus agentes opresivos más obvios: el clasismo y el racismo, y parece hallar la clave de sortear sus embates con algo que reencontrará en sí hacia el final de la película: la imaginación.

Cachín usa el poder de la imaginación, más dónde lo usa es el problema, antes que enfrentarse se camufla, se blanquea o se hace de capital, su imaginación se instrumentaliza para contribuir prolongando el cerco que lo aquejaba. Cachín vuelve al barrio con la camioneta y la novia del San Silvestre a jugar fulbito con los amigos de la infancia. ¿Pero acaso no es precisamente en lo que se ha convertido la razón de sus viejos rencores? ¿El éxito asociado con el dinero, la fama y/o la clase social no era un motor de diferenciación y por ende de su castración espiritual?

Alcántara no hace nada en contra, hace todo a favor, mientras tanto vive diciendo que todo estaba en contra y mientras nos cuenta ese viejo mundo suyo nos cobra la entrada haciendo cada día más lejanos esos contra. En este vaivén paranoico no pocos se reconocen. Volvamos a la sala de cine del mall de mi barrio: la gente aplaude. ¿Qué aplaude? ¿El osado humor de Alcántara? No creo, ya lo vio -revise los focus groups, el estudio de mercado, los ratings-. ¿La virtud del material que acaba de ver? Difícil, muy difícil. Acá la gente se aplaude: dado que Cachín no se enfrenta a nada y la película es una pseudonarración de “una llave del éxito”, la gente no aplaude lo que vio si no lo que podría ver, celebra en el reflejo de Cachín a sí mismo y al hacerlo se conforma con su ambiente y defiende en cada palma el status quo, su peruanidad de Marca Perú caminando indolente hacia el “progreso”, al ídolo anestésico. Es el aplauso fascista del reaccionario conmovido.

(Imagen: “Asu Mare meets Annie Hall”, de Carlos Lavida, via Cinematosis Crónica).



También puedes leer:


20 comentarios

  1. Hanny dice:

    Una critica muy tonta…

  2. Maricela dice:

    el cine es libre cada uno lo ve y lo siente de una manera diferente ,y el que lo hace debe de hacerlo como le plasca ,ya que tiene la posibilidad de hacerlo y si a la gente le gusta bien ,pero porque malinterpretar ,si quizá sea publicitaria ,a mmi me gusto a la mitad ,no me gusto que mesclen el monologo con lo narrado ,pero me encanto que muestren nuestro criollismo , la mayoria no solo vio el barrio de Cachín ,sino su barrio ,su gente y eso te identifica ,pero esa es mi opinión ,pero me parece un poco envidioso ,críticar, por completo algo que le costo esfuerzo a muchas personas y le encantó a casi a todo el país ,pues la película es para acá ,para nuestra gente ,ya que llevarlo al extranjero ,no tendría sentido ,pero funcionanó muy bien aquí y bravo por eso !

  3. Manuel dice:

    Qué buena crítica! Es justo lo que yo pensaba sobre esta película: bajo una camuflaje de superación de los estereotipos los reafirma de la manera más vulgar.

  4. fernando dice:

    Durante años, décadas, el cine peruano ha estado ocupado por gente que, como tú, se han empeñado vanamente en buscarle una trascendencia social a las películas y no funcionó. No hay que hacerse problema. El cine es cuestión de entretenimiento que comenzó con un par de personas comunes haciendo cosas comunes frente a una camara.
    Las técnicas que criticas, son simples recursos que todos utilizamos.en la vida diaria, los mismos que son llevados al nivel cinematográfico. Asi que no tratemos de elevar a un seudocientífico nivel lo q sehace a diario

  5. Adrián dice:

    Dios, es sólo una película. Por qué nadie puede disfrutarla y ya. ¿A quién le importa si con esta película descubriste el significado del universo? Sin ser una adaptación de una obra de Shakespeare, igual es buena y divertida y la gente actuó bien y ya. Si todos los peruanos super expertos con Ph.D en cine esperan que cada película que saque Perú sea nominada a un Oscar a los dos días, entonces no se va a poder hacer ningún progreso.

  6. Mauricio dice:

    Me parece una crítica algo mezquina.

    Que haya salido adelante y tenga dinero no quiere decir que se volvió como las personas que le habían causado rencores. Precisamente por eso, a pesar de tener dinero, sigue yendo a su barrio a ver a sus amigos

    En realidad, de hecho Asu Mare puede tener puntos criticables, pero lo que no pueden decir es que es:

    a.Un mal para el cine peruano.
    b.Un promulgador de fascismo, alabador del status quo.
    c.Una mala película.

    Como entretenimiento cumple y tiene un buen mensaje de superación y encontrarse a uno mismo. If anything, me parece que tu estás promulgando un fascismo cinematográfico, en el que si las cosas no se hacen como a ti te gustan las criticas ferozmente.

    El comentario de la madre está de más.

    • Carlos Rentería dice:

      Gracias por leerla.
      Me surge la duda de qué es “salir adelante”, es curioso que después de esa frase común uses el conector logico “y” para luego decir que tiene dinero… en ese vinculo puede estar el peligro del que escribo. No es que la película sea mala (punto c), me parece no haber usado esos terminos, el problema está en que el reflejo de su consumo indique una constitución moral dónde el desarrollo económico sean los ojos por los que se vea la luz de nuestros días (b2). Otra cosa que me llama la atención es que digas “a pesar de tener dinero sigue yendo a su barrio”, ¿es tan sorprendente?, ¿porqué lo es?… ¿duro decirlo no? No veo a la película como un mal para el cine peruano (a), cualquier película sirve para pensar así sean pésimas, creo que tenemos un mal instalado en nuestra sociedad y de seguir reventandonos cohetes en cualquier momento nos va a reventar uno en la cara, no estamos viendo todo el panorama y preferimos decir que seguimos avanzando (b1). Consagrada esta moral muchas cosas se pueden justificar, como decir “esto es solo una película de entretenimiento”… ¿tan inocentes?
      Lo de la madre ha estado de más, muchísimas veces de más, en la película.

      • Mauricio dice:

        Gracias por responder a cada punto, en verdad lo aprecio.

        Precisamente el conector “y” fundamenta mi punto en sí. El salió adelanto no por tener dinero, sino por haber superado el tema de las drogas y haber encontrado su llamado/camino en la vida.

        No digo que sea sorprendente el hecho de que siga yendo al barrio, lo uso como un ejemplo de porqué no se ha vuelto como las personas que le causaban tantos rencores. Esas personas estaban mal por dentro, el que tuvieran dinero o no no era la causa fundamental de su clasismo/racismo. Hay personas que no tienen mucho dinero y son clasistas y viceversa.

        Sobre lo de “es solo entretenimiento”, es verdad que es una frase algo inocente, sin embargo, la mayoría de personas la van a ver precisamente para esto. Y déjame decirte que el entretenimiento era/es una de las grandes falencias del cine peruano en toda su historia, sino que la taquilla hable. O, mejor dicho, puedes analizarla todo lo que quieras, pero la película fue exitosa en lo que quiso ser: Una comedia/drama con un mensaje de superación y un tributo a uno de nuestros mejores (debatible, concedo) comediantes.

        Con lo de la madre me refiero a que Carlos está en todo su derecho de agradecerle cuantas veces quiera, de hecho, conversando con personas que han visto la película, nadie me menciona este punto en particular. Y, sin embargo, tu no solo te has percatado sino te has hartado de eso. Por eso digo que algo de mezquindad debe haber, estabas predispuesto a encontrar defectos, sino, probablemente, no te hubieras dado cuenta o te hubiera molestado.

        Disculpa si a veces mi tono es un poco fuerte, pero cuando debato me pongo así, no es de mala onda. Gracias y saludos.

  7. Il Pagliacci dice:

    “aplauso fascista del reaccionario conmovido“, qué triste frase final.

    Hace mucho tiempo no leía una crítica tan sesgada e intolerante. La gente aplaude en cualquier parte por dos razones: O agradecimiento o compromiso.

    Y uno agradece cuando se emociona.

    ¿Pero es acaso emotiva esta película? ¿Cómo puede uno emocionarse con la historia de un muchacho con pocas oportunidades que resuelve la ecuación de su vida profesional aceptándose a si mismo y convirtiéndose en un payaso.

    Descubre quien eres Rentería y encontrarás la paz y el equilibrio que claramente aún no disfrutas.

    • Carlos Rentería dice:

      Gracias por leer la critica.
      1) Sobre aplausos tengo un aporte: http://www.youtube.com/watch?v=nQFi_FeD2Fw
      -estaría bueno que Alcántara aplauda y redistribuya la riqueza acumulada, pero creo que solo la acepta…-. Además dudo mucho que agradezca a Fujimorio o García por todas las emociones que me han dado. Tal vez sí a mi perro Sabzian.
      2) Eso de conociendome encontraré la paz… antes que a Deepak Chopra le creería a Manson: http://www.youtube.com/watch?v=k9QXY80OxS0

      • alonnso dice:

        Y tu qué sabes si no distribuyó la riqueza de la película? te debe plata?
        Quién falta cobrar? tú por que envidias el éxito de la película?
        Como siempre el peruano que come peruano.
        Aplaude tu también y si eres cineasta mándate que debes tener harto potencial.

  8. Gastón Rivera dice:

    Jaja. Qué tal pelotudez esta crítica. Otro amargado que no soporta que el cine hecho en Perú puede también ser de masas, entretener y dar dinero. Anda, sonríe un poquito, hazte un buen guión, conecta con el público y -ojalá- llena las salas. De preferencia, sin mis impuestos por favor.

    • Carlos Rentería dice:

      Gracias por leerla y por sus tan fundados comentarios.
      Dado que vivo la mayor parte del año fuera del país se tanto de sus impuestos como de sus zapatos; tampoco está en mis planes “conectarme con el público”, para eso ya tuvimos a Ferrando, Freddy Mercury, Hitler, etc. Sepa disculpar mi falta de sonrisas, aquí le dejo una: http://www.youtube.com/watch?v=FnfzV26secM

  9. Jack Sparow de Polvos Azules dice:

    Títico análisis que pretende ser sesudo y sólo destila la clásica envídia y resentimiento del intelectualoide izquierdoso empatanado en su marasmo marxista de los 70 reciclado ante las conveniencias de la correción política tan de moda hoy ¿Y esos insultos de llamar fascistas y reaccionarios al público? No sabía que aun se usaban. Despierta Carlitos (Rentería) , ya es el Siglo XXI y al menos estamos en el Perú, no en Venezuela, Cuba o Corea del Norte, donde tu retorica roja tirando pa rosa sí tiene actualidad, aunque esperamos que no por mucho tiempo más.

    • Carlos dice:

      Gracias por leer la crítica.
      Si el camino más largo para el capitalismo era el comunismo, o si cree usted que existe una cosa como una dicotomía ambivalente entre dos (no más) tendencias en el contexto geopolítico actual o si finalmente mis argumentos son por una envidia marxista, permítame decirle que: no crea en la historia; crea en la historia de sus pies; están buenas las papas de McDonalds, sobre todo con ketchup; deteste al work class hero (bolches y diestros han elevado monumentos a este; reaccionaria es el adjetivo más justo para la sociedad peruana, ni qué decir la limeña; y sobre todo, al que le toque el guante que se lo chante, Jacksito.

Trackbacks

Checa los que otros dicen sobre este post...
  1. […] el largometraje Magallanes de Salvador del Solar, el cortometraje Sopla! de Alejandro Small, Asu mare de Ricardo Maldonado, El mudo dirigido por Diego Vega y Daniel Vega, la venezolana “Pelo malo” […]



Déjanos tu comentario

Gracias por comentar esta nota. Antes de hacerlo, considera lo siguiente:
Los comentarios deben estar relacionados con el tema de esta entrada. No se permitirán insultos ni agravios personales. Los comentarios fuera del tema u ofensivos serán eliminados.
Cinencuentro no se responsabiliza por los comentarios que aquí se publican, ellos son autoría de cada usuario.

Publicidad

The Social Network




You've Got Mail


 Subscríbete al feed RSS


» Estadísticas
Otros enlaces:
Pide tu tarjeta Payoneer