Indignante: Cineplanet maltrata el estreno peruano de “El espacio entre las cosas”


Inaceptable el mal trato que ha recibido El espacio entre las cosas de parte del multicine Cineplanet. Lo que vimos ayer sábado, la abrupta cancelación de las funciones de la película peruana en la sala de Alcázar, fue solo la gota que derramó el vaso. Lean a continuación el comunicado de los realizadores Cyntia Inamine y Raúl del Busto, donde cuentan al detalle las malas artes de esta compañía exhibidora:

Comunicado
Cancelación de funciones de “El espacio entre las cosas”

Vergonzoso acontecimiento sucedido ayer sábado 21 en el Cineplanet Alcázar: todas las funciones de nuestra película “El espacio entre las cosas” fueron canceladas sin mayor explicación.

Con esta unilateral decisión, al menos tres funciones se vieron perjudicadas, sin contar que a muchos espectadores se les indicó que la película no iba a ser proyectada durante todo el fin de semana. Solo nuestras constantes llamadas a Cineplanet y la presión en redes desde nuestra página de Facebook hicieron posible que la empresa retrocediera en su decisión y reanudara las funciones.

Sabíamos que el estreno de esta película iba a tener varias complejidades, sea por la propuesta no-narrativa de la obra, sea por haber tomado la decisión de distribuirla por nosotros mismos. Sin embargo, no esperábamos que el mayor boicot iba a surgir de la propia sala de cine.

Con eso se completa una cadena de inexplicables actos por parte de Cineplanet que compartimos aquí para que esto no vuelva a suceder con otros cineastas peruanos en el futuro, cineastas que se acercarán con ilusión a las compañías exhibidoras con la única intención de estrenar su película y encontrar su público pero que podrían recibir, como nosotros, un baldazo de agua fría.

Cronología de un maltrato
“El espacio entre las cosas” ganó el Premio de Distribución 2012 otorgado por el Ministerio de Cultura. Este premio fue el punto de partida para pensar en una exhibición en los cines comerciales. Nuestra apuesta iba por abrir puertas para otro tipo de cine en las salas y asumimos esa apuesta. En una reunión promovida por el propio ministerio, entramos en contacto con la cadena Cineplanet el año pasado. Las conversaciones se iniciaron desde entonces y para inicios de Marzo de este año ya estaba decidida la fecha de estreno: 19 de setiembre. La fecha, claro, era porque se trataba de una de las semanas más bajas del año y solo ahí podía entrar la película.

Desde la primera reunión con Álvaro Sedano, gerente comercial de Cineplanet, las condiciones fueron complicadas para nosotros. Nos dijeron: “Podemos darles 2 salas, con un costo de 700 dólares por cada sala en concepto de alquiler y proyección digital, una sala en Alcázar y una en San Miguel”. En total, 1,400 dólares de pago. Además, acordamos que en conceptos de taquilla íbamos a recibir el 20% de lo ingresado. Es decir, la película debía llevar unas 2,330 personas solo para recuperar el dinero por alquilar las salas.

Y esa cantidad de espectadores debía conseguirse en tan solo una semana, pues Cineplanet fue muy claro: “El espacio entre las cosas” solo podía estar siete días en la cartelera pues luego venía Dragon Ball Z y necesitaban recuperar la sala digital para ello. Lo irónico surgió cuando se le preguntó al responsable de Cineplanet cuántos espectadores creía que metería la película: “No llegarán ni a 800”. No nos desanimamos y decidimos que lucharíamos por duplicar esa cifra.

Luego vinieron meses en que siempre hubo casi una comunicación unilateral. Escribimos proponiendo ideas, estrategias de estreno y más temas, pero pocas veces hubo respuesta. Cuando preguntamos sobre un contrato con relación al pago que debíamos hacer, solo nos indicaron: “Nosotros no trabajamos con contratos”.

Así llegó agosto y empezamos las coordinaciones para promocionar la película. Entregamos los 4 afiches que Cineplanet nos exigía por sala, más tráilers de la película para que puedan proyectarlas en sus funciones, como se hace con cualquier estreno.

Terrible fue la sorpresa cuando el 6 de setiembre, A TRECE DÍAS DEL ESTRENO, pasamos por Cineplanet Alcázar y descubrimos que:
a) No se estaba pasando el tráiler de la película en ninguna sala.
b) Solo se había colocado uno de los cuatro afiches entregados.

Desconcertados, consultamos con el cine sobre estos incumplimientos. Las respuestas nos dejaron aún más confundidos.

Sobre el tráiler, nos indicaron que estábamos en una sala digital y ahí se proyectaba My Little Pony, y al tratarse de un público infantil no podían pasar nuestro tráiler. Al preguntarles por qué no lo pasaban en otras salas, nos dijeron que no se podía porque no teníamos el tráiler en 35mm. Cuando les propusimos otras opciones (pasar el tráiler como DVD, con la publicidad que pasan al inicio) nos dijeron escuetamente: “No se puede”. Y punto final.

Luego de mucho insistir, nos señalaron que se pasaría el tráiler apenas una semana antes del estreno durante la función de “Los amantes pasajeros”, en la única sala reservada para la película. Al consultar por qué al menos no se incluía el tráiler en las pantallas de TV en los pasillos del cine, nos respondieron que eso era solo para sus estrenos nacionales, y nuestra película apenas se proyectaba en dos de sus salas.

Únicamente parecía que habría una buena solución con el tema de los afiches… pero ni eso:
El 16 de setiembre volvimos a Cineplanet Alcázar para entregar la película y seguía ahí, el único y solitario póster, colocado en un lado lateral de un pasillo. La situación era desesperante. “Amigo”, le dijimos a un trabajador del cine, “estrenamos una película EN TRES DÍAS, ¿podrías poner más pósters de nuestra película, por favor?”. El amable trabajador nos vio desesperados y consiguió poner un afiche más, casi por compasión.

En esas condiciones, llegamos al jueves 19, día del estreno. En la sala de Cineplanet Alcázar, esa noche, hubo 80 personas viendo la película. Nada mal para las expectativas de nuestra película. En contraparte, otras funciones tuvieron una baja asistencia (lo cual tampoco es excusa para sufrir atropellos como funciones en Alcázar y San Miguel donde se encendían las luces y entraba la gente de limpieza a la sala antes de tiempo, interrumpiendo la proyección sin haber llegado a los créditos siquiera).

La gran sorpresa llegó el viernes en la noche: un día y medio después de su estreno, Cineplanet nos había quitado la función de las 10.30pm. Y el sábado, los primeros asistentes al cine se encontraron con este cartel que anunciaban las funciones canceladas por “mantenimiento de urgencia”.

Cineplanet cancela El espacio entre las cosas

Llamamos a Cineplanet a las 4.30pm y una señorita nos indicó que nuestra película no se iba a exhibir. “¿Por qué?”, preguntamos. “Porque ha habido un desperfecto en la sala”, fue la respuesta, para luego indicarnos que todas las funciones del fin de semana habían sido canceladas.

Llamamos a Fernando Soriano, gerente general de Cineplanet, para exigir explicaciones más adecuadas. “Me sorprende lo que me cuentan, ni siquiera sabía que la película se exhibía”, fue su respuesta. Luego nos llamó el señor Álvaro Sedano para indicarnos que durante la madrugada había ocurrido un problema “con el aire acondicionado” (a pesar que la noche anterior ya habían anulado una función).

Cuando preguntamos por qué no se nos había comunicado nada de esto, la respuesta del personal de Cineplanet fue: “No teníamos su número de teléfono para llamarlos”. Esto, evidentemente, es falso. Tienen nuestros teléfonos, emails y hasta nuestro RUC, datos de facturación y toda la información que nos solicitaron con anticipación.

Fue tanto el tono de reclamo nuestro y la presión de las redes sociales que a las 6.20pm nos dijeron que el problema de “mantenimiento” había sido resuelto rápidamente, y que se volvía a abrir la sala… faltando 10 minutos para una nueva función. Desde luego, nadie se enteró tan pronto y fue otra función perdida. Pero al menos se reanudaron las funciones y la película tiene ahora unos días más para verse y discutirse.

Al final nos queda una sensación de malestar. Que el trabajo de cuatro años no haya tenido ni dos días enteros de exhibición es una crueldad. Ni aún pagando por las salas, ni aún recibiendo ellos el 80% de taquilla hemos recibido un trato decente de parte de Cineplanet. Sin tráilers, sin afiches, sin difusión y, al final, sin horarios. Causa tristeza e indignación que el oficio del cine sucumba ante el negocio de exhibición que está a merced de corporaciones que no respetan ni sus propios acuerdos comerciales.

Hasta esta hora, no se nos ha ofrecido disculpa alguna. Tampoco nos han informado sobre alguna manera de resarcir las funciones perdidas.

En caso estos incidentes persistan, deberemos buscar nuevas maneras de exhibir películas. Es ya, realmente, un cambio necesario en nuestro país.

-Cyntia Inamine y Raúl del Busto.

Actualización [23 set]: Cineplanet publica este comunicado, ofreciendo una semana adicional a la película, en su sala de Alcázar:

image

Y en esta réplica, los productores de la película rechazan la oferta de Cineplanet, de quedarse una semana más en cartelera. Por otro lado, anuncian que “El espacio entre las cosas” se quedarán una segunda semana en Cinemark Jockey Plaza. Lean el nuevo comunicado.



También puedes leer:


6 comentarios

  1. baqlo dice:

    Amigos, sino han tenido contrato, tampoco existe la obligación de cancelar el alquiler. Aunque caeríamos en el juego de estos mafiosos. Es lamentable que INDECOPI no pueda intervenir pues no existe contrato de por medio para exigir el cumplimiento de lo acordado. Asi sucede cuando la informalidad esta presente. Ya debemos cambiar nuestras habituales formas de hacer tratos.

  2. isaac león frías dice:

    Hay que buscar nuevos espacios de programación, Raúl y Cyntia. Lamentablemente, es casi incompatible una propuesta como la de El espacio entre las cosas con los criterios que se manejan en los multicines. En ellos sólo tendrán cabida propuestas como las de Asu mare, Cementerio General y otras hechas con análisis de mercado previo. Lo demás seguirá recibiendo malos tratos y exclusiones porque los multicines están concebidos con un criterio exclusivamente comercial. Si algo está haciendo el Larcomar de distinto, no lo hace bien. Yo les trasmito mi solidaridad frente al atropello así como profundo escepticismo de que se pueda contar con el apoyo de los multicines, especialmente cuando se trata de películas que se alejan por completo de los estándares habituales de la exhibición. Creo que un tema urgente a plantear es el de las salas y los espacios alternativos.

    • Rosario dice:

      Estoy de acuerdo, no existen espacios alternativos, salvo el cine de la PUCP y algunos centros culturales, aunque no descarto la posibilidad que existan leyes que apoyen al cine peruano y también a la música…la única manera de que se consuman nuestros productos es fomentándolos, publicándolos…lamentablemente no es así por un tema comercial y de ventas.

  3. TOMAS HERNANDEZ dice:

    EL MALTRATO AL CINE PERUANO,ES SOLO UNA DE LAS TANTAS EXPRESIONES QUE EN EL PERU,NO TENEMOS UN CAPITALISMO NACIONALISTA QUE PIENSEN EN EL DESARROLLO DEL MERCADO PERUANO,EL CAPITALISMO DEL PERU,SON DEL MISMO LINAJE DE LOS QUE PERDIERON LA GUERRA DEL PACIFICO,SELECTIVO,DISCRIMINATORIO,EXCLUYENTE,RAZISTA Y TODO ELLO QUE APORTA A LA PROFUNDIZACION DE LA LUCHA DE CLASES,ADEMAS CORROBORA DE QUE,ESO DE QUE NOS ENRRUMBAMOS AL PRIMER MUNDO,ESO ES UNA GRAN ESTAFA A LAS MASAS DEL PERU,QUIERE DECIR QUE EN UN TIEMPO NO MUY LEJANO LAS SSLAS D ECINE EXCLUYENTES Y OPORTUNISTAS,TIENE QUE VOLAR CON COCHES BOMBAS,SOLO DE ESA MANERA SABEN ENTENDER EL MENSAJE LA REACCION DEL VIEJO ESTADO DEL PERU,ES EL UNICO LENGUAJE QUE ENTIENDEN,LA VIOLENCIA.

  4. miguel miraval dice:

    siempre leo que todos se quejan de los multicines, pero me pregunto porq siguen insistiendo con ellos? si ya sabemos cual es su criterio a la hora de exhibir películas y que solo buscan lo comercial, lo cual puede hasta cierto punto considerarse lógico, ya que son empresas privadas y cuidan sus intereses…mi sugerencia seria que dentro de los premios que les otorga el estado en los concursos tipo conacine, etc, haya una partida para difusión y proyección de las películas nacionales, pero ya no en los multicines, ojo, sino en las universidades, colegios, etc,, pero no solo la PUCP o la de la Lima, vayan a provincias señores, hay lugares donde ni cine existe y la difusión cultural es mínima o nula, viajen y conozcan otras ciudades y exhiban su película y veran como seran bienvenidos y con lleno total…como leo por alli, es hora de cambiar la estrategia de difusión y una de ellas, es olvidarse de solo exhibir en Lima, el Perú es más grande,,,suerte muchachos!!!!

  5. sara chambi dice:

    No se desanimen por este tipo de problemas ustedes continúen con el arte y la pasion al cine ,tarde o temprano la lucha tendrá sus futos

Déjanos tu comentario

Gracias por comentar esta nota. Antes de hacerlo, considera lo siguiente:
Los comentarios deben estar relacionados con el tema de esta entrada. No se permitirán insultos ni agravios personales. Los comentarios fuera del tema u ofensivos serán eliminados.
Cinencuentro no se responsabiliza por los comentarios que aquí se publican, ellos son autoría de cada usuario.

Publicidad

The Social Network




You've Got Mail


 Subscríbete al feed RSS


» Estadísticas
Otros enlaces:
Pide tu tarjeta Payoneer