Festival de Lima 2014: “NN”, de Héctor Gálvez

Recuerdo que al ver Paraíso, opera prima de ficción de Héctor Gálvez, lo que más me impresionó fue esa sinceridad visual que quiso transmitir sobre un mundo de jóvenes marginales.

En NN, su segundo largo, se narra el punto de vista de un grupo de antropólogos forenses que, de la mano de Paul Vega, descubren el cadáver de un hombre en una fosa clandestina, y donde solo se encuentra una fotografía de una mujer. De ahí empezaría esta historia fantasmal, de búsquedas, que me transmitiría falsedad, todo lo contrario a Paraíso. Aunque cabe rescatar que en los primeros 10 minutos de película se creaba una atmósfera sensible, respetuosa, rodeada de intriga, que penosamente se va dispersando como un globo sin gas en la inmensidad visual. NN se muestra por demás pretenciosa, podría afirmar que es la primera película nacional híbrida narrativamente.

Al parecer con el correr del tiempo Gálvez proponía componer una orquesta sinfónica de actores y músicos para tener como eje central a Paul Vega, el actor protagónico, que realmente se convirtió en el dramático absurdo e insufrible de la película. Los actores secundarios quedaron dispersos como moléculas en el espacio. NN tiene una falencia principal que es el guión, increíblemente ganadora del Premio Coral como mejor guión inédito del 33° Festival de La Habana (Cuba).

En ese instante cavilo y cuestiono el premio, qué significado tiene leer una propuesta en papel y luego visualizar lo escrito en todo lo contrario, sin matices narrativos, ¿dónde nace el error de esta puesta en escena austera y tan anacrónica? ¿Qué deseaba narrar Gálvez? Ni la falsa seriedad escénica, ni las melodías de Pauchi Sasaki, logran engranar este filme. Aunque quizás, lo más rescatable de esta película es la atmósfera visual que sabe plasmar Mario Bassino, quizás unos de sus mejores trabajos como director de fotografía.

NN significa sin identidad, no identificable. En una época en el Perú existieron muchos NN, por problemas de índole político social. Quizás Gálvez quería reestructurar su documental codirigido Lucanamarca, finalmente solo pude percibir una película arrítmica y vacía.

Artículo anterior
“Casi un gigoló”, con John Turturro y Woody Allen
Relatos salvajes - Ricardo Darín
Artículo siguiente
“Relatos salvajes” de Damián Szifrón: lo ‘animal’ y lo infalible

2 comentarios

  1. Wilson
    28 de Agosto de 2014 at 9:33 — Responder

    A mi me parece que la crítica es más bien pobre, floja… No dice mucho, sólo está claro que no le gustó la película. A mi me pareció una historia con un tratamiento delicado sobre la responsabilidad que uno adquiere cuando se topa con un tema tan fuerte.
    Paraíso es otra propuesta, otra película que tiene que ver acá?
    Un buen guión se premia para que se haga una buena película. No implica para nada el resultado final.

  2. KOKO
    31 de Agosto de 2014 at 10:03 — Responder

    Es bastante dispersa su critica.
    Que tiene que ver un premio de guión con el producto final.
    No se si usted a leído el guión para criticar dicho premio.

Deja un comentario

Back
COMPARTIR

Festival de Lima 2014: “NN”, de Héctor Gálvez