“Desaparecer”: Una película de género con sabor amazónico

Las oficinas de AV Films quedan en Miraflores, cerca del Óvalo Gutiérrez. Son por estos días el bunker de campaña de Desaparecer, todos andan especialmente atareados, veo a Chichi Fernández –productor de la película- dando órdenes por teléfono y coordinando detalles, las chicas de producción cuadrando fechas, lugares y materiales promocionales, Dorian Fernández comanda el equipo y como me dice de saque luego del saludo, lleva días con escasas horas de sueño.

Y también está Paco Bardales, que es guionista y productor de la película, además de ser escritor con tres libros a cuestas, bloguero, tuitero empedernido y una especie de embajador iquiteño multipropósito, siempre al tanto del quehacer amazónico. Paco es colaborador habitual de Cinencuentro, por ello la conversa con él es distendida y cálida. Encendemos la grabadora y empezamos a disparar para recoger sus sensaciones en esta hora nona, cuando ya todo está hecho y sólo queda esperar la respuesta del público a la última apuesta de AV Films.

Entrevista a Paco Bardales

Paco Bardales, guionista y productor de Desaparecer
Paco Bardales, guionista y productor de Desaparecer

Los inicios de Desaparecer
A finales de 2008, a partir de unos viajes que habían tenido tanto Dorian como Chichi -el hermano de Dorian y productor de Desaparecer– decidimos armar esta historia. Y yo recuerdo que en esa época para escribir la historia, tuvimos que hacer varios viajes, yo por lo menos estuve viajando dos meses por toda la amazonía, estuve viajando a la frontera colombiana, a la frontera peruano-brasileña, hice un viaje increíble de siete días sin parar de ida y vuelta desde Iquitos hasta Contamana, que está en la frontera de las regiones Loreto y Ucayali, escuchando un poco el bagaje de experiencias de la gente.

Y recuerdo muy claramente que mientras hacíamos estos viajes se empezó a escuchar de un mito, de una alerta, estaba despareciendo gente y se acusaba a una suerte de ser raro, que nunca llegué a descubrir exactamente la fisonomía, pero que todos los habitantes de los pueblos, incluso de las ciudades temían, que se llamaba “El pelacaras”. Era un ser monstruoso que aparecía en medio de la nada y empezaba a desaparecer gente y estas personas al final aparecían en zonas inhóspitas con la piel del rostro desollado. Entonces esto generó una suerte de paranoia, de histeria colectiva en la gente, había un miedo a los extranjeros, a los foráneos, entonces todo eso, nos dio un material rico de experiencias.

Una vez que Desaparecer se plantea como proyecto, empezamos a trabajar el desarrollo de la historia y empezamos a hacer ejercicios de estilo cinematográficos, la productora AV Films hizo un par de cortometrajes, hasta lanzar un mediometraje llamado El último piso que se presentó el año 2010 en el cine comercial. De hecho en 2007 se presentó en cartelera comercial el cortometraje Chullachaqui en Iquitos con un éxito descomunal, y todo esto fue como un ejercicio de estilo que fue cerrando una etapa.

Pero al mismo tiempo fuimos trabajando en la historia de Desaparecer, que no solo partía de las experiencia, sino que entre los temas que trata la película hay cosas vinculadas con conservación, con flora y fauna amazónicas, que estuvieron supervisadas por una serie de investigadores, sociólogos, científicos sociales, que estuvieron metidos en este espacio. Entonces la historia para cuajar duró más o menos dos años hasta que decidimos lanzarla como propuesta al Concurso de proyectos de largometraje del Ministerio de Cultura el 2011. El proyecto ganó en el concurso lo cual fue un respaldo, no fue todo el dinero que se logró invertir en esta película pero sin embargo nos dio un impulso para trabajar.

Oscar Carrillo e Ismael La Rosa
Oscar Carrillo e Ismael La Rosa

El casting
Al ser una película que necesitaba un despliegue muy grande, varias locaciones, sobre todo una locación en medio de la selva, necesitábamos tener un casting grande. La película ha trabajado con aproximadamente 300 extras de Iquitos, entonces estos extras que se complementan con los protagonistas salieron de una serie de cine castings que hicimos. Yo recuerdo los dos cine castings más fuertes que se hicieron, uno de ellos fue el año que ganamos el premio, que de alguna manera nos planteó una cosa diferente, porque nosotros no habíamos calculado que aparecieran más de tres mil personas a un casting que duró como 14 horas, empezamos a las 8 de la mañana y terminamos a la medianoche. Y al último casting que hicimos, justo antes de la grabación de la película, llegaron a ir 5125 personas y tuvimos que hacer 8 salas en vez de 4. Entonces, había una expectativa muy fuerte por la película.

El casting en Iquitos convocó a miles de personas
El casting en Iquitos convocó a miles de personas

El reto como escritor, como guionista
Para mí definitivamente esta es la historia más compleja que he escrito, porque no solo plantea un ejercicio abstracto sino que también un aterrizaje coherente, un aterrizaje que no parezca impostado, sobre una realidad que muchos conocen de oídas, incluso los citadinos amazónicos conocemos de oídas pero que no necesariamente hemos experimentado directamente. Yo siento que si hay algo que el guión de Desaparecer plantea es que se puede trabajar a partir de una metáfora varios temas que además están muy enraizados en la problemática amazónica de toda la vida. Estamos hablando de contaminación, de depredación, de indiferencia del Estado respecto del territorio amazónico.

La selva como un actor más en la película
Yo creo que la película tiene un protagonista que se une al cast de protagónicos, una presencia omnisciente que es la Amazonía como tal, la selva. Es una selva hermosa, una selva exuberante pero al mismo tiempo es una selva que en algunos momentos llega a ser aterradora y misteriosa, llega a ser desesperanzadora u optimista, pero que ayuda a contextualizar, ayuda a entender muchos de los detalles que son parte del desenlace o de los nudos de la historia misma. Creo que la amazonía como tal ayuda mucho a contar esta historia.

Siento que Desaparecer es una película que trabaja bastante bien esta suerte de línea en la cual se mezclan el suspenso, la acción, la aventura, el drama y todo esto sazonado con cierta mitología amazónica, que como tal y como todos nosotros sabemos es tan rica y variada, a veces tan desconcertante pero al mismo tiempo forma parte de la tradición oral de los pueblos.

La selva amazónica presente en todo el metraje de "Desaparecer"
La selva amazónica presente en todo el metraje de “Desaparecer”

La Amazonia en el cine
Yo creo que la amazonia se ha presentado desde varios aspectos, hablamos un poco de Robles Godoy con En la selva no hay estrellas, o Lombardi con Pantaleón y las visitadoras, pasando por cortometrajes muy interesantes. Para mi gusto hay dos cortometrajes que muestran de un modo magistral la esencia rural, la esencia citadina, la esencia iquiteña, que son Radio Belén de Annichini e Hijas de Belén de Corcuera, son dos cortometrajes que me gustan mucho.

Y para mí Fitzcarraldo, es probablemente la obra cumbre sobre la Amazonía, para la Amazonía, en la Amazonía y con las metáforas que de alguna manera ayudan a entender a aquellos locos, aquellos dementes, aquellas personas pioneras que van a encontrar en esta región del mundo un lugar para escapar, un lugar para huir. Recuerdo mucho una cita de una película que me marcó mucho que es La hora 25 de Spike Lee, que dice que hay pueblos en medio de Estados Unidos que son como sitios para ir a perderse, para nunca más volver. Yo siento que la Amazonía en algunos casos ha sido vista de ese modo, en el cual caucheros, gente aventurera iba a ver si podía salvarse o no en esta vida.

La propuesta de “Desaparecer” en el contexto del cine amazónico
Desaparecer plantea una reflexión de la misma Amazonía hecha por sus propios hijos, plantea además una reflexión sobre la postmodernidad amazónica, una postmodernidad en la cual están incluidas no solamente las tradiciones orales, sino también por ejemplo esta suerte de globalización. A mí me gusta mucho una frase que tiene el pintor amazónico Gino Cecarelli, que indica que solamente en Iquitos, en cuatro cuadras a la redonda se puede encontrar un crisol de imágenes, de ideas, de gente: extranjeros, locales, indígenas, etc. Iquitos, al ser una ciudad aislada del resto del Perú, dentro de su aislamiento ha encontrado espacios o barreras para poder sobrevivir, para poder tener un espacio. Iquitos por ejemplo ha tenido el primer servicio de cable por TV del Perú en el año 1982. Yo soy de esa generación, esa generación de chibolos que probablemente se la ha pasado viendo películas gringas en el cable, se la ha pasado viendo el primer MTV, el show de Xuxa; y cuando llegaban acá sus copias a la televisión nacional, decía: “eso no es, es una mentira”. Entonces creo que estas metáforas, estas referencias de la cultura contemporánea amazónica posiblemente las vamos a encontrar en esta historia de Desaparecer.

Los retos técnicos y logísticos
Desaparecer planteó varios retos en cuanto a producción, se tuvieron que llevar una serie de equipos de alta tecnología. Se llevaron, grúas, dollys, parque de luces hasta la selva misma, en zonas donde por ejemplo no hay luz eléctrica. Manacamiri, que es la locación que llegamos a encontrar que está a 40 minutos en bote desde Iquitos, es una población donde a veces llegaba solo tres horas de luz al día, entonces ¿qué hicimos nosotros? Tuvimos que trabajar con generadores eléctricos que llevamos desde Iquitos, se trabajó un convenio con la población para armar estos generadores que se quedaron luego para el pueblo.

Dos cosas que recuerdo mucho: las tomas aéreas que hacen que el valor de producción en Desaparecer crezca enormemente y otra cosa interesante es el despliegue de actores, de extras, muchas escenas con extras participando. Es muy interesante como el equipo de casting, el equipo de producción trabajó este tema.

Llegaron los drones al cine peruano.
Llegaron los drones al cine peruano.

Los retos de “Desaparecer” y las expectativas
A mí me parece que es muy saludable que además de contar una historia y hacer una película que tenga un despliegue y un desarrollo comercial, se plantee una historia interesante, una historia que pueda tocar diversas fibras, y que además haga que los productores, quienes estamos metidos en esto tengamos la posibilidad de seguir realizando. De hecho Desaparecer ha planteado retos en cuanto a producción, en cuanto a complejidad de la historia, en cuanto a encontrarle un espacio a un género que todavía en el Perú no ha probado ser todo lo masivo que puede llegar a ser. Yo creo que justamente esta película arriesga, plantea que es posible, que se puede desarrollar historias de este tipo. Y para nosotros va a ser muy importante que esto pueda marcar un nuevo espacio para nuestra producción. AV Films no pretende quedarse trabajando propuestas de terror, que de hecho nos interesa mucho el género, nos interesa también ampliar los horizontes.

Fin de rodaje
Fin de rodaje

Lo que se viene luego de “Desaparecer”
En AV Films lo inmediato es la realización y exhibición este año, el 8 de octubre, de la nueva entrega de Cementerio General 2 que va a ser dirigida por Dorian Fernández-Moris y que tiene como meta conservadora ser mil por ciento más efectiva, mejor desarrollada y más compleja que la primera parte, y esta es una meta que el propio Dorian ha planteado, y justamente por eso estamos esforzándonos mucho en producción para trabajar este proyecto con la mayor calidad, con el mayor despliegue. De hecho va a ser mucho más grande que Desaparecer y yo siento que además va a dar que hablar. El guión es bastante sólido, es un guión que trabaja en un universo paralelo al de Cementerio General pero que probablemente vaya a generar una sorpresa muy grande porque es una historia que tiene varias aristas, que no necesariamente tiene que ver con la primera parte.

Entrevista: Luis Ramos
Fotos: Rolando Jurado / Facebook de “Desaparecer”
Entrevista realizada en Miraflores, el 16 de abril de 2015

Artículo anterior
"La navaja de Don Juan", película peruana de Tom Sanchez se estrenará en setiembre
Artículo siguiente
Clásicos como "Volver al Futuro 2”, "Rocky" y "El Exorcista" se reestrenan en Lima en Cinemark

1 comentario

  1. Jorge Prado Alvarado
    16 de Mayo de 2015 at 19:02 — Responder

    Paco siempre tan pedagógico y claro en sus comentarios.

Deja un comentario

Back
COMPARTIR

“Desaparecer”: Una película de género con sabor amazónico