“Wik” de Rodrigo Moreno, una nueva película independiente peruana que hay que seguir

Escrito por - @

La producción cinematográfica peruana continúa expandiéndose, en cantidad y sobre todo en diversidad de propuestas. Además de las películas más visibles y de géneros reconocibles, tenemos a estas otras producciones que buscan conectar con el público de una manera más sutil, películas de bajo prespuesto que a lo largo de los años han venido -y continúan- realizándose, siempre teniendo como principal motor el empuje directo de sus autores.

Es el caso de Wik, el primer largometraje del director Rodrigo Moreno del Valle, una película cuyos protagonistas son tres jóvenes citadinos limeños, a los cuales seguimos durante toda una semana, viéndolos transitar en casas y calles de barrio en una aparente y constante abulia. “Wik” es del tipo de filme en el que los llamados tiempos muertos transmiten tanto o más que los diálogos o la trama de la historia, algo en la onda de películas como “25 Watts”, “Nadar solo” o “Funny Ha Ha”, por mencionar algunos títulos destacados.

Sinopsis: Tres jóvenes viven el verano de una ciudad en apariencia estática. En su afán por “hacer algo con su tiempo” se descubren en una situación que los hace conocer más de sí mismos y los mundos que habitan.

Wik se encuentra actualmente participando en el Concurso de Postproducción de la DAFO, y espera completarse en la segunda mitad del año. Conversamos a continuación con Rodrigo Moreno sobre su ópera prima:

Wik transmite cotidianidad, frescura pero también el desgano y el aburrimiento de generaciones más jovenes. Temáticas y personajes que recordamos en películas como las de Ezequiel Acuña, o los uruguayos Stoll y Rebella. ¿Esto fue lo que buscabas transmitir con la historia?

De hecho en la Lima que crecí muchos vivíamos con la sensación de que no pasaba nada, que no había lugares a dónde ir o que todo era siempre lo mismo -esto desde la mirada de alguien que empieza a dejar la adolescencia y posee un conocimiento limitado de la ciudad. La sentíamos una ciudad “aburrida” en comparación a las que mirábamos con anhelo. Creo que a algunos nos pasó eso, que crecimos mirando hacia otro lado sin detenernos a ver lo que teníamos delante.

Por otro lado, siempre me han encantado las películas que buscan lo íntimo en lo cotidiano; esa frescura y el pasar del tiempo. Tiempo donde en apariencia no pasa nada pero en el que la historia se va desenvolviendo hasta que cuando te fijas, se acabó. Siento que esas son las películas que te dan el espacio para mirar, para detenerte en lo que hay detrás de las acciones de los personajes y reflexionar sobre las propias y lo que las motiva. Por eso al pensar la puesta en escena de Wik, tratamos de utilizar todas las herramientas narrativas que nos permitieran transmitir el letargo de estos chicos que nunca se atreven a compartir lo que les está pasando en el fondo, sino que se protegen hablando de cualquier cosa mientras lo que hacen te va contando cómo/quiénes son.

¿Cómo fue el trabajo con los actores? ¿Escribiste la película con algunos nombres y rostros en mente?

Lo interesante es que no hubo un casting, exactamente. Yo estaba trabajando el guión de “Wik” con Illary Alencastre cuando conocí a Pedro Pablo Corpancho, Piera del Campo y Jean Phil Arrieta, los tres protagonistas de la película, estando en un proyecto con un grupo de improvisación teatral. Siempre me ha sorprendido el juego y la frescura de la improvisación, lo encuentro admirable. Y se nos ocurrió revisar el texto con ellos.
Nos juntamos en mi casa dejándolos que hagan suya la historia, que aporten no solo en el set sino desde el papel. Otros actores amigos se fueron uniendo, como Olivia Manrufo, e hicimos mucho trabajo de mesa depurando, ajustando tuercas y quedándonos solo con lo esencial para la historia. Pasamos como 4 meses reuniéndonos dos noches por semana. Luego se sumaron más amigos, como Norma Martínez, quienes leyeron ese guión y le entraron la aventura. También hay apariciones de músicos amigos como Rafo Ráez y Mr.Lyrico del Fucking Clan.

Wik, Rodrigo Moreno del Valle

La ciudad es un personaje en sí mismo de la película, tiene una personalidad especial dentro de la historia, alejándose de la imagen de postal. ¿Cómo elegiste las locaciones y por qué te decidiste por ellas?

La película se rodó en gran parte en Lince. Es un barrio al que le tengo harto cariño porque pasé mucho tiempo paseando por ahí pensando en escenas sueltas, con esa presencia del neón o esas luces de alumbrado público que le dan cierta calidez a la noche de la ciudad. Así que había una “deuda” de contar una historia que ocurra ahí y utilicé ese entorno para que fuera el mundo en el que los protagonistas se manejan.

Eso por un lado. Por otro, tenía el interés de mostrar la ciudad desde una mirada distinta escapando justamente de la postal a la que haces referencia. Buscaba construir una ciudad que podría ser Lima o cualquier otra que comparta las particularidades de una capital de país “en vías de desarrollo”. En esa búsqueda, poco a poco la ciudad fue tomando ese carácter de personaje. Tal vez no hubiera sido así de haberla mostrado tal como es para mí ahora.
Es muy difícil buscarle sentido a una ciudad tan diversa como ésta: ¿qué muestras de todos los mundos que conviven en ella? Porque la diversidad es algo que no se puede negar y creo que eso también está presente en la película.

Como es usual en el subgénero conocido como “mumblecore”, los personajes de estas historias hablan entredientes, a murmullos ininteligibles a veces. ¿Cómo ha sido el trabajo de sonido, de dialogos, y en general, el sonido de la ciudad? Me comentabas que es un elemento al que le estás dando especial importancia.

Desde que pensamos la película supimos que debíamos darle igual importancia al sonido como a la imagen, no solo para completar la atmósfera de la historia sino incluso para desarrollar aspectos muy importantes de la misma. Con el bajo presupuesto con el que contábamos, sabíamos que el sonido -y el fuera de campo en general- iba a ser determinante para acabar de construir el universo de los personajes. Se podría decir que ya teníamos calculada la importancia del registro directo (a pesar de las condiciones de guerrilla de filmación) y más aun la de la post de sonido. Por eso siempre tuvimos en mente a Rosa María Oliart para el trabajo, aunque no sabíamos si podría unirse al equipo o no. ¡Felizmente así fue, se entusiasmó con la propuesta y se trepó al carro guerrillero! Ahora mismo andamos en una primera fase del trabajo con ella y lo estamos disfrutando muchísimo.
Entre nosotros decíamos en broma que era una peli de “ausencias”: jugando a que lo que te termina de contar la historia es lo que no ves, y esto terminó siendo un poco verdad.

Wik, de Rodrigo Moreno del Valle

Al ser una película de bajo presupuesto, debe haberse realizado con equipo mínimo. Cuéntanos un poco este proceso, cómo se realizó el rodaje, en qué locaciones, cuanto tiempo les tomó.

El rodaje completo duró 18 días en 3 a 4 meses. Empezamos en abril de 2014 y filmamos una semana de cada mes -generalmente la última- con la idea de trabajar en ese tiempo en otras cosas que generen plata para vivir; no solo nosotros, sino el resto del equipo que lo hizo de onda o por montos muy simbólicos. Finalmente, por lo menos en nuestro caso, pasó que pensábamos tanto en Wik y había tanto que recursearnos hasta la siguiente fecha de grabación, que la peli ocupó prácticamente todo el tiempo que teníamos.

En cuanto a las locaciones, el scouting lo realizamos con relativa calma. Tuvimos una preproducción bastante larga en comparación al tiempo “concentrado” de rodaje, y eso fue bueno porque cuando llegó el momento, ya esas decisiones estaban tomadas. El trabajo de dirección, fotografía, dirección de arte y producción, se llevó a cabo muy de la mano y creo que eso se siente en la peli. Además, al momento de organizar el plan de rodaje, tuvimos clarísimo que debíamos empezar por las locaciones más complicadas; ya sea a nivel logístico o climatológico. La peli transcurre en verano, por lo que debíamos hacer todas las escenas exterior día durante esa primera semana de filmación. De igual manera las locaciones “difíciles” como el Centro Comercial Arenales, Galerías Brasil, la playa, las escenas con la camioneta, preferimos sacarlas del camino pronto. Así, nuestros 6 primeros días de rodaje fueron muy intensos; muchos traslados, calles, permisos, municipalidades. Pero gracias a esto tuvimos mayor calma para luego concentrarnos en escenas más íntimas, tal vez más retadoras a nivel dramático, fotográfico y de dirección de arte; pero donde el espacio en sí no era una limitación.

Equipo de rodaje de Wik, de Rodrigo Moreno

Sobre el equipo de trabajo, lo primero que quiero decir es que de no haber sido por toda la gente que creyó en el guión, en la historia, en nosotros como ejecutores de este proyecto, no lo podríamos haber llevado a cabo jamás.
El primer entusiasta fue Alfredo Letts, uno de mis mejores amigos de la infancia y de la vida. De alguna manera él nos dio el primer empujón al realizar un acto de mecenazgo y ofrecernos financiar parte del rodaje. Luego se unió su hermano y con eso, dije: a la mierda, ¡vamos para delante! Poco a poco fuimos consiguiendo que más gente nos apoye con préstamos o donaciones, que sumadas lograron financiar la realización.

La producción general estuvo a cargo de Eliana Illescas, de la mano de Paul Córdova como jefe de producción, quienes sacaron esto adelante a pesar de los inconvenientes y obstáculos. En la fotografía tuvimos a Alonso Luque y Pietro Bulgarelli (Costa Rica) a la cabeza, quienes convocaron a sus compañeros de cine desde Chile y Argentina. La dirección de arte estuvo a cargo de Illary Alencastre, también coguionista, lo cual facilitó mucho su trabajo, pues al haber sido parte del proceso desde el inicio, todo se dio de manera muy orgánica. De igual manera, el resto del equipo se terminó de conformar con amigos del medio, compañeros de cortos, como Alfredo y Willy Ludeña, Beatriz Torres, Manolo Olivera, entre otros, así que toda esa etapa del proceso fluyó de manera muy familiar.

Por otro lado, también contamos con el apoyo de empresas amigas de realización y de postproducción como Saturno y Play Post, que se pusieron la camiseta del proyecto y nos apoyaron desde el inicio. Ahora mismo estamos cerrando la edición para entrar en la siguiente etapa; la carpeta de aplicación al fondo de DAFO para postproducción. Y si ganamos, planeamos tener la película lista para fin de año. Si no ganamos, siempre hay un plan B.
Por el momento no tenemos en mente un estreno comercial. Quisiéramos primero darle vida en un circuito de festivales para luego tentar exhibirla en salas pero no creo eso sea antes de 2017.

Rodaje de Wik, de Rodrigo Moreno

Sobre el director: Rodrigo Moreno del Valle ha dirigido anteriormente cortometrajes como “El árbol” (2011), ganador del Concurso Nacional de Cortos, y fue seleccionado para el Filmocorto 2012. Otros de sus trabajos son Secretos de almuerzo (2009), el cual puede ser visto en Cinépata.com; y On Betamax (2007).

WIK (2015)

Ficha técnica
Ficción / Color / 80 min
Dirección: Rodrigo Moreno del Valle
Producción Ejecutiva: Eliana Illescas, Alfredo Letts
Producción General: Eliana Illescas
Guión: Illary Alencastre Pinilla, Rodrigo Moreno del Valle
Reparto: Pedro Pablo Corpancho, Piera del Campo, Jean Phil Arrieta, Olivia Manrufo, Pablo Mamani, Mr Lyrico
Dirección de Fotografía: Alonso Luque, Pietro Bulgarelli
Dirección de Arte: Illary Alencastre Pinilla
Sonido Directo: Diego Dávila
Edición: Alberto Barzola



También puedes leer:


5 comentarios

Trackbacks

Checa los que otros dicen sobre este post...
  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: La producción cinematográfica peruana continúa expandiéndose, en cantidad y sobre todo en diversidad de propuestas. Además de las películas más visibles y de géneros reconocibles, tenemos a estas otras producciones qu…

  2. […] atrás pudimos ver una versión previa de “Wik”, y conversamos con su director, aquí un extracto de esa entrevista con Rodrigo […]

  3. […] El soñador, de Adrián Saba La última tarde, de Joel Calero Wik, de Rodrigo Moreno del […]

  4. […] salida del cine, me quedé pensando en las tres películas peruanas en la Competencia de Ficción, Wik, La última tarde y El soñador, y en cómo estas nos ofrecen una mirada a nuestra realidad local […]



Déjanos tu comentario

Gracias por comentar esta nota. Antes de hacerlo, considera lo siguiente:
Los comentarios deben estar relacionados con el tema de esta entrada. No se permitirán insultos ni agravios personales. Los comentarios fuera del tema u ofensivos serán eliminados.
Cinencuentro no se responsabiliza por los comentarios que aquí se publican, ellos son autoría de cada usuario.

Publicidad

The Social Network




You've Got Mail


 Subscríbete al feed RSS


» Estadísticas
Otros enlaces:
Pide tu tarjeta Payoneer