“La dama de oro” con Helen Mirren: Entretenida, previsible y nada más

El segundo largo del británico Simon Curtis, La dama de oro, habla sobre identidad nacional y memoria, en el contexto de las secuelas de la Segunda Guerra Mundial, puntualmente acerca del despojo nazi de joyas del arte universal y la vejación y el sufrimiento que le acompañaron.

Curtis, cuyo debut con “Mi semana con Marilyn” (2011) ya lucía interés en explorar el lado oculto de hechos reales, ha hecho sobre todo series y películas para TV, y eso se advierte en su narración apacible y didáctica.

La dama de oro, Helen Mirren

Se trata de una mezcla de Monuments Men (2014), obra modesta de George Clooney, y la más lograda Philomena (2013), de Stephen Frears. María, una anciana habituada a la vida estadounidense, va a Europa después de muchos años para intentar recuperar una pintura del austríaco Gustav Klimt, en la que su tía Adele posa para la posteridad.

Para llevar la historia a buen puerto, el director se apoya en las actuaciones de Helen Mirren y Ryan Reynolds, quien encarna a su audaz abogado, que es nieto de otro ilustre austriaco, el músico y pintor Arnold Schönberg. La dupla de estadounidenses viven a su modo –y esto es de lo más interesante que tiene la película– el amor por su tierra de origen, Austria, y su patrimonio cultural material e inmaterial, que lo llevan en la sangre y a contracorriente.

Basándose en las memorias de los personajes reales, María Altmann y Randol Schoenberg, el guionista Alexi Kaye Campbell, no sale del lugar común, con las tensiones y los altibajos propios de un litigio agudo. La visita a Viena mueve los traumas de María y ahí en paralelo se aprecia una reconstrucción de época esmerada, pero que no agrega algo muy propio a la larga lista de películas que tocan este tema.

Asimismo, las pocas escenas que muestran a Klimt son breves y no pasan de ser un recuerdo familiar lejano. Por último, el desenlace está dentro de lo previsible, y consagra a La dama de oro como una cinta entretenida y nada más.

(Esta es una versión ligeramente modificada del texto publicado originalmente el 12 de julio en el Diario El Peruano.)

Artículo anterior
La peruana "Climas" es elegida como Mejor Película de Ficción en el Festival Ventana Andina
Artículo siguiente
Crítica de "Pesadilla en la clínica" (Fear Clinic), con Robert Englund

Comenta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

“La dama de oro” con Helen Mirren: Entretenida, previsible y nada más