Crítica: “Al filo de la ley”, una película lamentable

Al filo de la ley, película peruana dirigida por los hermanos Juan Carlos y Hugo Flores, y protagonizada por Julián Legaspi y Renato Rossini (que además es productor de la misma), es una película lamentable. Trata de ser una película de acción que cuenta la historia de dos ex criminales reclutados por la policía que se infiltran en un cartel del narcotráfico para capturar al líder. Digo trata, porque no va más lejos del intento. Se queda en sólo buenas intenciones.

al filo de la ley5

El guión es flojísimo y lleno de vacíos, la dirección de actores es mala y la edición pésima. Es un continuo sinsentido de escenas y diálogos intrascendentes, adornado con presencias femeninas como si fuesen pedazos de carne exhibidas en una carnicería. Es triste ver a dos actores que supuestamente tuvieron su “momento de gloria” hace veinte años querer ser lo que ya no son. Ambos se niegan a reinventarse, viviendo estancados en la década de los noventa. Como consecuencia la película deambula entre camisas a cuadros típicas del grunge noventero, casacas de cuero de la época de la miniserie El ángel vengador: Calígula, y ternos propios del Rocky Belmonte de “Fantástico”, de hace más de dos décadas.

Una pena por un actor de la talla de Reynaldo Arenas, quien tiene un papel sobreactuado, absolutamente estereotipado, lleno de lugares comunes y rozando lo caricaturesco. Hay una escena con una explosión que debe estar entre las tres peores escenas de la historia del cine peruano. La cinta tiene errores serios de continuidad y personajes intrascendentes, como el de Karen Dejo, que no aportan nada a la historia. Y así un larguísimo etcétera de yerros. Lo único por rescatar sería la banda sonora con grupos importantes de nuestra escena como La Mente o Por hablar.

La dupla Legaspi – Rossini, a pesar de ser amigos hace muchos años, no transmite esa química que debería mostrar ni da esa cuota de credibilidad que siempre es necesaria. Se limitan a entablar diálogos pobres, que tratan de ser ocurrentes y desenfadados pero que obtienen el resultado contrario.

El cine peruano viene creciendo en cantidad, pero no en calidad, salvo casos puntuales. Ver en la pantalla grande a “actores” como Antonio Pavón o Xoana Gonzáles es preocupante y se ve que es sólo una estrategia de marketing para llevar gente a las salas. Y para terminar es increíble que Al filo de la ley culmine insinuando una posible secuela. Sería un exceso.

Artículo anterior
Mira el tráiler de "The Revenant", la nueva película de Alejandro G. Iñárritu
Artículo siguiente
Top Ten: 10 películas de Marvel que vale la pena ver

12 comentarios

  1. 18 de Julio de 2015 at 11:43 — Responder

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Al filo de la ley, película peruana dirigida por los hermanos Juan Carlos y Hugo Flores, y protagonizada por Julián Legaspi y Renato Rossini (que además es productor de la misma), es una película lamentable. Trata de ser …

  2. Jaime Naupari
    19 de Julio de 2015 at 12:14 — Responder

    He visto la película y me gusto esta buenaza… Mucho mejor que otras que me dieron sueño me gusta el cine y la verdad lo vine en última función y apesar k era tarde estuve entretenido. Tiene todo lo pícaro de los ochenta quizá el comentarista sra joven y no haya gozado una generación emergente y creativa…vayan a herla seseassolohe

  3. James Ramirez
    19 de Julio de 2015 at 19:57 — Responder

    Inapelable. La critica dice puras verdades. Una vez mas un paso para atras en el cine peruano.

  4. José Luis
    21 de Julio de 2015 at 11:56 — Responder

    Sinceramente es la peor película peruana que he visto hasta ahora. Parece que los que hicieron la película nunca vieron una película de acción, parece que nunca se enteraron de los efectos especiales y efectos de sonido. Realmente una pena, qué decir de las “actrices” femeninas. Hay una periodista que la “secuestran” y al final no se sabe por qué ni para qué. Finalmente, acabo de enterarme que habrá una segunda parte, yo les recomiendo que no lo hagan, por que muy poco irían a verla…

  5. Gi
    21 de Julio de 2015 at 17:39 — Responder

    No la he visto pero basta con ver al pobre reparto de actores convocados como personajes de la farandula que no actuan, no me da ganas de verla. El unico actor renombrado ed Reynaldo Arenas, es si es un actor de verdad.

  6. […] grande a “actores” como Antonio Pavón o Xoana Gonzáles es preocupante”, escriben aquí . ¿¿¿Pero si aparece Eminem en la bobada de The Interview o cuando aparezca Kim […]

  7. pepe
    24 de Julio de 2015 at 11:07 — Responder

    dejen ver la pelicula tranquilo, que estoy harto de tanto spiderman, avengers y demas idioteces. en otras palabras, me gustaria ver idioteces locales y no gringas donde ellos son los buenos y salvan al mundo pffffff…

  8. […] venimos de presenciar producciones nacionales de bajísimo nivel como las fácilmente olvidables Al Filo de la Ley y La […]

  9. Fernando
    23 de Agosto de 2015 at 16:06 — Responder

    Intrascendente. A este bodrio de película, no pueden llamar cine peruano. Por lo menos, va en coherencia con la TV basura que nos inunda a diario.

  10. Cesar
    20 de Septiembre de 2015 at 10:39 — Responder

    La vedad tenía mucha expectativa sobre esta película ya que el cine peruano está creciendo aportando imágenes de calidad y actores que al menos hacen el esfuerzo por representar al personaje, pero esta película es un insulto, es propia de una tarea de colegio con nota de cero.
    Hasta ahora estoy esperando que estos señores salgan al frente y digan que esto era una broma o una parodia, que la verdadera película se estrenara pronto, pero creo que es la triste realidad.

  11. […] a él actuarían Milett Figueroa, quien debutó en el cine hace unos meses en Al Filo de la Ley, junto a Renato Rossini y Julián Legaspi, y el actor mexicano mexicano Edgar Vivar quien […]

  12. Luis
    2 de Enero de 2016 at 21:19 — Responder

    Lo mas comico que no se menciona, es esa parte en la que van a una mecanica de barrio y encuentran a tres “mecanicas” en pantaloncitos hasta la ingle, arreglando carros viejos en compania de un discjockey de pinta de surfista, y todos se ponen a bailar y tomar cerveza. Cosa comun en las mecanicas de lima.

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Crítica: “Al filo de la ley”, una película lamentable