Critica: “Pesadilla en la clínica”, no hay Freddy Krueger que la salve

La única razón por la que fui a ver Pesadilla en la Clínica (Fear Clinic), fue la presencia de Robert Englund, toda una institución dentro del género de horror por haber pasado a la inmortalidad al interpretar a un personaje icónico como Freddy Krueger. Por lo demás, poco o nada que decir sobre la película, ya que estamos ante un filme que se quedó y por mucho.

Pesadilla en la clínica originalmente fue una miniserie que salió en el 2009, teniendo como protagonista al Dr. Andover, interpretado por Robert Englund, un especialista en la cura de miedos y fobias que posee una clínica para tales tratamientos. Afortunadamente, al inicio del filme, se hace una breve introducción de esto, ya que los productores, inteligentemente, imaginaron que la gran mayoría no sabría que este filme provenía de un programa de televisión. Así que lo que vamos a ver es un episodio de noventa minutos.

fear-clinic-robert-englund-3

La trama está centrada en un grupo de personas que han pasado por una experiencia traumática, al ser testigos de un asesinato en un restaurante, ejecutado por un asesino enmascarado que dispara a quemarropa contra algunos clientes. Esto les ha afectado emocionalmente y por ello son tratados en la clínica del Dr. Andover, quien cuenta con una cámara donde se introducen para la cura de este mal.

Desafortunadamente, luego de un año, algunos de estos pacientes regresan, ya que han empezado a ver alucinaciones y piensan que necesitan otra sesión para curarse, pero las cosas en la clínica, al parecer, ya no son lo que eran antes.

Si dijimos arriba que en la serie el protagonista era Robert Englund, pues aquí ya no lo es, ya que dicho rol ha caído en el personaje de Sara (Fiona Dourif), que fue una de las pacientes afectadas por el asesinato del restaurante y desea a todo costa que el Dr. Andover la cure, pero este se niega en un principio ya que en uno de sus últimos tratamientos, causó la muerte de una paciente y tal hecho provocó el cierre de su clínica.

Esto no impide que Sara ingrese a la clínica, al igual que otros personajes como Megan (Cleopatra Coleman), Caylee (Angelina Armani) o Blake (Thomas Dekker), este último sorprende en su interpretación como un hombre retraído que ha perdido la noción del tiempo debido al accidente mencionado.

Fear-Clinic-5

El director Robert Hall, que también hizo la misma labor en la serie, trata de armar una atmosfera de intriga, pero se pierde en su intento y lo que causa es una gran confusión. Para empezar, luego de la llegada de Sara a la clínica, todo se empieza a mover muy rápido dejando de lado algunos detalles que necesitaban desarrollarse, especialmente los personajes, causando que el público, a falta de ese desarrollo, no logre identificarse con ellos y por ende no se conecte con la historia.

Igualmente, el argumento pasa de tratar un hecho real a uno paranormal (con demonio incluido), que lo único que logra es confundirnos más, ya que no se explica ni uno ni lo otro, dejando un sinfín de preguntas sin respuestas, sólo queda hacer volar la imaginación y atar los “cabos sueltos” y arribar a una conclusión personal. Pero ese no es el objetivo. Está bien que sea un filme de bajo presupuesto, pero existen obras que con casi nada, salieron más que bien paradas porque la creatividad y el ingenio son gratis en este mundo.

Todo esto hace de Pesadilla en la clínica un filme (para televisión) olvidable, que pasó por nuestras salas sin pena ni gloria. Quedará solamente en la memoria de los fans de Robert Englund el haber visto una de sus obras en pantalla grande, pero ese no es el fin. Un actor de esa importancia para los amantes del cine de terror, merece mayor respeto y no debería aparecer en este tipo de bodrios.

Artículo anterior
Festival de Lima 2015: La última noticia, Magallanes, Rosa Chumbe, Solos y Dibujando memorias son las películas peruanas en Competencia Oficial
Artículo siguiente
Ant-Man: La película más fresca y divertida de Marvel luego de “Guardianes de la Galaxia”

Comenta

Deja un comentario

Back
COMPARTIR

Critica: “Pesadilla en la clínica”, no hay Freddy Krueger que la salve