Crítica: “La Horca”, el found footage agoniza

A estas alturas del partido, no es de extrañar que un género como el terror, está pasando por un periodo de falta de ideas -al igual que todo Hollywood en realidad-, y más aun, en uno de sus subgéneros en su momento novedoso como es el formato found footage, y que ahora ya es un cuento tan conocido como “Peter Pan” o “La Bella Durmiente”.

La “victima” en cuestión en esta oportunidad es La Horca (“The Gallows”) que, si bien, tiene una buena idea inicial, a lo largo del filme no logra sostenerla y acaba decepcionando en algo que, vuelvo a aplicar esta frase: se quedé en el “pudo ser”.

La película nos transporta al año 1993, donde en una escuela, mientras se monta una obra de teatro llamada “La Horca”, sucede lo insospechado: el alumno Charlie Grimille muere en pleno acto ante la atónita mirada del auditorio como del propio elenco.

Veinte años han pasado del tal suceso, y la misma escuela plantea la idea de volver a representar dicha obra como una especie de homenaje. Reese, un destacado deportista, decide actuar en la obra ante las burlas de todos ya que no tiene madera de actor. Su mejor amigo Ryan, quien es parte del cuerpo técnico del teatro, le aconseja que se salga y que desista, ya que solo hará el ridículo ante el público. Es así que este le plantea la idea de sabotear el escenario para que esta se posponga o se cancele.

Ellos, con la ayuda de Cassidy, novia de Ryan, van al teatro de noche y empiezan a desbaratarlo todo hasta que se encuentran con Pfeiffer, compañera de elenco de Reese en la obra, quien se presenta en la escuela por una casualidad. Lo malo de todo esto, es que el grupo empezará a verse en problemas, cuando empieza a percibir cosas extrañas y fuera de lo normal como si alguien o algo estuviera rondando por el lugar. ¿Acaso será… Charlie?

Hasta aquí tenemos todos los ingredientes de una cinta de terror en formato found footage: Un grupo de personas, un lugar algo tenebroso, un espíritu que “existe”, y el desenlace que resulta ser una tragedia, porque aunque no se diga, uno después de ver distintas películas del mismo corte, no hay duda que eso es lo que pasará.

Vamos al punto: lo malo del filme, tal vez no es el argumento, que es lo segundo, sino sus actores, en especial el de Reese (Reese Mishler). Si bien para estas películas no se suele contratar a actores experimentados sino principiantes, pues el si que se pasó de amateur, ya que parece que lo hubieran visto por la calle para que grabe las escenas. No hay fuerza, ni ritmo. Estuvo mal escogido. Esperemos que en sus futuros proyectos aprenda de esta experiencia.

Poco también hacen sus compañeros como Ryan (Ryan Schoos), como el típico alumno bravucón y que se cree lo máximo para todos, pero que aquí resulta insoportable y deseas con ganas que sea el primero en morir. Sus compañeras, Cassidy (Cassidy Gifford) y Pfeifer (Pfeifer Brown), están solo un escalón por encima de los anteriores, en especial la primera, a pesar que su personaje es secundario llegando un poco a tercero, sale mejor parada ya que le creemos que esta en verdadero peligro, mientras que al resto se le ve muy sobreactuado.

La idea de los directores, Chris Lofing y Travis Cluff, era cambiar un poco el estilo de los found footage, teniendo una trama de por medio y no solo que aparezca un fantasma así nada más, cosa que celebro pero se quedó en el “casi”, ya que se nota en el guion. Por ejemplo, hay escenas que parecen que hubieran sido sacadas de Actividad Paranormal 3, especialmente la parte final, pero si me gusto ese breve homenaje a “Halloween” que los fans del genero lo descubrirán rápidamente.

Si algo debo rescatar de “La horca” es la fotografía y la iluminación, sobre todo esos juegos con el rojo fueron muy acertados, al igual cuando la imagen pasa a verde.

La campaña publicitaria que hizo Warner Bros. sobre el juego “Charlie Charlie” fue muy efectiva, pero ahora sabemos que esa apuesta la hicieron porque sabían que el producto por sí solo no iba a causar mucho efecto.

La película tiene un par de escenas que pueden sorprender, pero el resto es historia conocida, ya que si nos ponemos a ver “La Bruja de Blair”, “Actividad Paranormal” o “Fenómeno Siniestro”, es el mismo relato, solo que con diferentes actores. Creo que es hora que el found footage tome unas “merecidas vacaciones”, para que a su regreso vuelva con ideas frescas porque ya se siente su agotamiento.

Artículo anterior
Crítica de "Rosa Chumbe", la mejor película peruana del Festival de Lima 2015
Artículo siguiente
Se realizará el 6° Festival de Cortometrajes "Así es mi Perú", organizado por la Municipalidad de Lima

1 comentario

  1. 17 de Agosto de 2015 at 5:41 — Responder

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: A estas alturas del partido, no es de extrañar que un género como el terror, está pasando por un periodo de falta de ideas -al igual que todo Hollywood en realidad-, y más aun, en uno de sus subgéneros en su momento nove…

Deja un comentario

Back
COMPARTIR

Crítica: “La Horca”, el found footage agoniza