Crítica: “Encadenados” del arequipeño Miguel Barreda, la persistencia del esfuerzo

Quiénes hemos tenido oportunidad de observar las condiciones con que se produce cine en el interior del país sabemos de la titánica tarea a la que se enfrenta un director fuera de Lima. Esto debido a la falta de un sistema de producción que en la capital es más fácil contactar debido sobre todo al desarrollo de su industria audiovisual y publicitaria, y en este caso específico nos referimos a la carencia de equipos, más no de talento.

Hacer cine en el interior del Perú había sido hasta hace no mucho, mostrar historias locales, relatos fantásticos o bien hechos sociales que marcaron a un pueblo. Poco a poco esta tendencia se ha dejado de lado para mostrar un cine más abierto, más acorde con cuestiones globales o incluso hasta más real. En ese sentido la nueva película de Miguel Barreda se deja ver de forma notable.

Encadenados es un film de pequeños relatos, ‘trozos de vida’ como menciona uno de los personajes. En el mismo estilo que Pulp Fiction (1994), “Amores Perros” (2000) o “Magnolia” (1999), Encadenados está construida de esas historias que componen un mundo del cual somos testigos. Pero a diferencia de las películas de Tarantino, G. Iñárritu o P.T. Anderson, que eran 3 ó 4 historias grandes, “Encadenados” nos presenta 10 personajes desencantados, 10 individuos que de alguna u otra forma buscan un sentido a su vida, una redención, un viaje, un recuerdo, un escape.

Habíamos visto en “Nueve Vidas” de Rodrigo García (Nine Lives, 2005) las historias de 9 mujeres que estaban conectadas por algún diálogo, algún guiño, eran 9 historias que en un solo tiro de cámara nos contaban parte de sus vidas y cada una tenía un final abierto. En Encadenados, en contraposición a la película del hijo de ‘Gabo’, la conexión se da a través de una llamada, tomar un taxi, tocar un puerta. Y esto permite que las historias fluyan una tras otra sin que perdamos el interés en conocer a cada nuevo personaje que a su forma deambula, persiste, lucha o transgrede su vida, y a la cual asistimos en calidad de fisgones. La filmación realizada cámara en mano y los encuadres ayudan en gran medida a que esto se logre.

Desde un chofer de taxi, una madre insatisfecha, un ludópata, hasta un vendedor de drogas o una vieja mujer alcohólica, todos ellos están encadenados por algún motivo que los lleva a cuestionarse su moral, su religiosidad, sus recuerdos, la venganza o hasta su vida sexual. Para este fin Miguel Barreda se ha valido de actores que ya habían participado en sus películas anteriores: Y si te ví, no me acuerdo (2001), Ana de los Ángeles (2012), entre los que figuran Miguel Iza, Martha Rebaza, Carlos Corzo, Arcadio Ramos, John Dávila, Enrique Casella a quienes se suman Norma Martínez, Melania Urbina, Lorena Pamo y Jorge ‘Pelo’ Madueño. Todos ellos logrados y sin desentonar con su respectiva historia.

Encadenados - Miguel Barreda

Uno de personajes más interesantes, desde nuestro punto de vista, es el de Clarita la mujer alcohólica interpretada por Martha Rebaza, si bien buena parte de su actuación carece de diálogo, es en esos momentos que notamos que basta un movimiento del rostro, una leve sonrisa o fruncir el ceño para mostrarnos su ansiedad, su frustración, su pena o su ira. Recordemos que la actuación de Martha Rebaza fue reconocida en el reciente Festival de Cine de Trujillo, realizado en junio pasado.

El gran mérito de “Encadenados” es llevarnos por las vidas de los personajes de una forma sutil, sus historias nos resultan familiares, como si las hubiéramos escuchado de algún pariente o amigo. Podrían haber ocurrido en Arequipa o cualquier otra ciudad latinoamericana y ahí radica lo notable, que es haber sabido escapar a lo local, a los clichés comerciales que se han introducido en muchas producciones peruanas.

Mención aparte para la fotografía e iluminación, por el esfuerzo al que se hace referencia en el título de este artículo. Una calidad lograda que esperemos se mantenga para las producciones realizadas en el interior del país.
“Encadenados” es una película que merece y debe ser vista en pantalla grande. Porque está bien relatada, permite crear interés en sus personajes y reafirma ese esfuerzo por mostrar un cine que va hacia adelante.

Dato: Encadenados (2015), dirigida por Miguel Barreda Delgado, se encuentra actualmente en cartelera en Cinépolis, Mall Arequipa Center.

Artículo anterior
Crítica: "Dos besos", Lombardi retorna a los orígenes
Artículo siguiente
Festival de Venecia 2015: Crítica de "Baby Bump" de Kuba Czekaj (Polonia)

3 comentarios

  1. hugo apaza oviedo
    14 de Septiembre de 2015 at 18:28 — Responder

    Los comentarios son halagadores. Hay que verla

  2. […] del mundo. El año pasado estrenó, con muy buena acogida, en Arequipa su última película Encadenados, y en mayo de este año pudo llegar también a salas limeñas gracias al […]

  3. […] Encadenados, de Miguel Barreda. Filme arequipeño estrenado el 2015 en la Ciudad Blanca, llegó al CCPUCP en Lima el 5 mayo. […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Crítica: “Encadenados” del arequipeño Miguel Barreda, la persistencia del esfuerzo