Festival de Venecia 2015: Crítica de “Neon Bull” de Gabriel Mascaro (Brasil)

Luego de realizar un interesante documental como Doméstica y pasear por diversos festivales con su aclamada Vientos de Agosto, la cual fue premiada en muchos de ellos, el director brasileño Gabriel Mascaro nos presenta su segundo largometraje Boi Neon (“Neon Bull”) que acaba de tener su estreno oficial en la sección Orizontti del Festival de Cine de Venecia de este año.

En Neon Bull, Gabriel Mascaro, realizador de varios documentales, toma elementos del género para narrarnos el retrato de varios personajes que trabajan en unas vaquejadas, espectáculos populares donde dos personas montadas a caballo deben lograr que un buey caiga jalándole la cola. Esta alternancia entre neorrealismo a partir de la atmósfera y de los objetos, son combinados con imágenes bastante sofisticadas que rozan lo surreal, como aquella escena preciosa del baile de la mujer con el tocado de caballo, o las escenas nocturnas iluminadas con luces de neón.

El protagonista, Iremar (Juliano Cazarré), es uno de los encargados de la limpieza y el cuidado de los animales. Lo llamativo de este personaje es que no se detiene a masturbarse con una simple revista pornográfica en medio de ese mundo rudo, sino que, sorpresivamente, utiliza los dibujos de mujeres desnudas para dibujarles ropas y probar diversos estilos de moda en ellos.

Mascaro no se cierra en cuestiones de género, y evita caer en prejuicios a partir de ello. Iremar, es pues, un hombre atractivo que le gusta la moda, coser, vestirse bien y usar perfumes. Junto a Iremar trabaja Zé (Carlos Pessoa), un colega bastante rudo, y una niña llamada Cacá (Alyne Santana), una chica que no conoce a su padre y que está pasando hacia la adolescencia en un proceso bastante complicado.

Neon Boi es una historia coral que se mueve en precarios espacios dónde los personajes se relacionan frente a un Brasil contemporáneo, un país que se está transformando. Frente a ello, Gabriel Mascaro brinda un mensaje agridulce en el que las personas están tan cercanas a ese proceso de transformación económico y social, pero terminan viviendo al margen de ello. Es por eso que muy cerca del pueblo donde vive Iremar se revela, hacia el final, una gran industria textil que tiene todas las herramientas modernas con las cuales Iremar siempre ha soñado, pero que son inalcanzables para él.

Por otro lado, a lo largo de la película, convergen situaciones que carecen de una estructura dramática; sin embargo cada escena es consistente por sí misma y busca siempre expresarte algo. Por un lado, las actuaciones son sólidas realzando relaciones de cambios, de sueños y pasiones. En un momento Zé le dice a Iremar que sueña con una motocicleta, mientras que Iremar quiere una cosedora profesional para desarrollar así un negocio. De igual modo, los espacios y la cinematografía del mexicano Diego García, (director de fotografía de la última película de Apichatpong Weerasethakul: “Cemetery of Splendor”) marcan un contraste entre una situación de carencia que va tomando un fondo más urbanizado.

Boi Neon me resulta una exploración sobre el cuerpo y la relación tan cercana que tenemos con los animales. Muchas escenas están cargadas de poderosas metáforas y manejadas con crudo erotismo, como aquella escena en la que los hombres se bañan en un establo como si fuesen un ganado, o esos momentos en que las parejas se dejan llevan por un instinto carnal, en los espacios menos esperados.

Artículo anterior
Crítica: "Dos besos" de Francisco Lombardi. Un triángulo inestable
Artículo siguiente
Teatro: "Hombre mirando al sudeste" con Ricky Tosso y Santiago Magill, obra basada en filme de Eliseo Subiela

4 comentarios

  1. […] Boi Neon, de Gabriel Mascaro […]

  2. […] Aquarius, de Kleber Mendonça Filho Boi neon (Neon Bull), de Gabriel Mascaró Quase Memória (Casi memoria), de Ruy […]

  3. […] las argentinas La larga noche de Francisco Sanctis y La luz incidente, las brasileñas Aquarius y Neon Bull, las chilenes Neruda y Aquí no ha pasado nada, la mexicana Epitafio, la uruguaya El apóstata, la […]

  4. […] un ejercicio de la desmitificación de los estereotipos y el género en Boi neon (Neon Bull, 2015). El contenido del filme de Gabriel Mascaro no se asume a través de un conflicto […]

Deja un comentario

Back
COMPARTIR

Festival de Venecia 2015: Crítica de “Neon Bull” de Gabriel Mascaro (Brasil)