[Crítica] “Cementerio General 2”: Se queda a mitad de camino

El 2013 es recordado como el año que marcó un hito en el cine peruano, porque llego a nuestras pantallas Cementerio General, una película de terror que causo furor entre el público, convirtiéndose en una de las más vistas y de paso, abrió el campo para que otros realizadores pusieran sus miradas en el género de terror, ya que vieron que esta clase de cine podía resultar no solo rentable, sino creativamente interesante.

Han pasado un par de años de esa grata incursión y ya tenemos entre nosotros su esperada secuela, Cementerio General 2, cuyo objetivo (imagino) no es lo meramente comercial y económico, sino también apostar por un salto de calidad en el aspecto audiovisual junto con una historia sólida que la respalde. Y por lo que apreciamos se puede concluir que lo logró solo a medias.

La historia de CG2 se centra luego de los sucesos de la primera parte, donde Fernanda (Milene Vásquez), una psiquiatra peruana que radica en México, quien junto a su hijo Julio (Matías Raygada) deben volver a Perú luego de recibir una llamada telefónica donde se les comunica que su madre Úrsula (Claudia Dammert) ha sufrido un accidente.

Madre e hijo regresan entonces a Lima, donde los espera el Dr. García (Hernán Romero), quien les explica el estado de Úrsula. Una vez instalados en el departamento de la madre, Julio empieza a percibir cosas raras en el lugar como sonidos o apariciones paranormales, pero no puede expresarlas a su madre ya que “no puede hablar” debido a un suceso traumático que tuvo anteriormente. Con el transcurrir de los días, estas apariciones se empezarán a intensificar hasta que Fernanda también los percibe, pero lo que descubrirá al final será algo, totalmente, inesperado.

Diremos que esta película es superior a la anterior, sin ninguna duda. Se ve que se ha hecho un trabajo más profesional al respecto. Igualmente, una trama un poco más elaborada y al contar con actores experimentados le da realce al producto en comparación a lo que vimos anteriormente, donde se contó con actores principiantes.

¿Eso quiere decir que Cementerio General 2 es una buena película? Había leído un par de comentarios acerca del filme y coincidían que, verdaderamente, justificaba “el precio de la entrada”. No obstante, ahora que la he visto, debo decir que no es tan buena. Tal vez está mejor trabajada, tiene una mejor tecnología entre otras cosas, pero el producto se queda a mitad de camino. Tal vez sea la mejor película peruana de terror, en el aspecto tecnológico, pero aún falta un largo camino por recorrer si queremos ver buen cine de terror.

Es muy fácil identificar las distintas cintas que le han servido de influencia, títulos del cine asiático como El Grito, Los fantasmas del piso 13 o El Aro, a los que habría que sumarle títulos gringos como Siniestro, El Conjuro, Actividad Paranormal o El bebé de Rosemary. No estoy en contra de tomar referencias de otras películas, que es algo que se hace desde siempre, pero si lo hacen, debe tratarse que funcione de forma original y no como una copia fiel, porque esa sorpresa que se quería generar se pierde porque es algo ya visto. Por ejemplo, la película Está detrás de ti, se basó claramente en Halloween, pero por su originalidad se le considera como una de las mejores películas de terror de los últimos tiempos. Ser únicos es lo que nos diferencia del resto, a eso se debe aspirar.

Por otro lado, no termino de entender porque se dejó de lado el found footage y narrarlo todo en ese formato con un aire más cotidiano. Si la producción había apostado por este recurso en la primera parte creo que aquí se debió mantener, ya que la hubiera instaurado como su sello personal.

Las actuaciones han estado dentro de lo normal, donde destaca el pequeño Matías Raygada como Julio, el niño que a través de sus gestos comunica todo lo que le sucede. También debería mencionar a Claudia Dammert (cómo pesa la experiencia), que nos brinda una muy buena actuación acorde a lo que se le pidió. La breve aparición de Édgar Vivar es un lujo realmente que va más al aspecto comercial, al igual que los cameos de Miguel Arce, Michelle Soifer y Leslie Shaw (con desnudo incluido), que no afecta para nada con la idea de la película.

Cementerio General 2 a fin de cuentas es solo un filme regular, tiene contadas escenas interesantes, pero eso no la convierte en una cinta que se me quede grabada en la mente. De todas formas la volvería a ver sin ningún problema, a diferencia de la primera película, la cual preferiría borrar de mi memoria. Esperemos que para la tercera parte (porque es un hecho que se realizará), ejecuten mejor la idea y que no se quede en lo visto o baje de nivel. Les deseo la mejor de las suertes.

Artículo anterior
Andean Horror Film Festival: películas de terror peruanas se proyectarán en Canadá
Artículo siguiente
[Podcast] Pasaje 18: "El principito", un filme animado a la altura del clásico

1 comentario

  1. […] Previamente a “Eduin” hemos trabajado los trailers y efectos especiales de películas como Cementerio General, La cara del diablo, Secreto Matusita, La herencia. Pero el proyecto más grande de lejos es este, […]

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

[Crítica] “Cementerio General 2”: Se queda a mitad de camino