[Crítica] “Yo, Él y Raquel”: Una mirada conmovedora y honesta al cáncer juvenil

Estamos en tiempos en los que casi mensualmente se estrenan adaptaciones de exitosas novelas juveniles. Por un lado están las de género fantástico (Harry Potter, The Hunger Games o Twilight), y por otro destacan las de temáticas más sentimentales. A este segundo grupo pertenecen cintas como ‘Bajo la Misma Estrella’, Ciudades de Papel y ‘Las Ventajas de ser Invisible’, la más recomendable de las tres. Sus recursos más comunes son presentar adolescentes con problemas de adaptación social, amigos entrañables y alguien cercano con una enfermedad terminal.

La película que aquí comentaremos, Me, Earl and The Dying Girl, contiene todos esos elementos, pero destaca gracias a su atrevida propuesta que escapa del cliché que este tipo de historias ha formado para acceder al público mayoritario. Tal vez es por eso no ha tenido una gran difusión, pero cuando una cinta toca el tema del cáncer con gran madurez y honestidad, merece toda la atención posible.

raquel 2

Sí, Yo, él y Raquel, como fue rebautizada en español, trata sobre adolescentes, escuelas secundarias y cáncer. Tal vez el referente más cercano sea la ya mencionada ‘Bajo la Misma Estrella’ de Josh Boone, pero en realidad estas películas no podrían ser más diferentes. El principal error de ‘Bajo la Misma Estrella’, creo yo, fue desaprovechar su potencial actoral y centrarse demasiado en el amor adolescente sin futuro y en la innecesaria idealización de una enfermedad tan cruda como el cáncer. En cambio, “Yo, él y Raquel” no tiene miedo a pisar temas incómodos ni malgasta tiempo en forzarnos a interiorizar una historia de amor, pues su objetivo es mostrarnos el valor de la amistad y una verdadera interpretación de la realidad. Gracias a su estilo de narración, la película desarrolla una historia con identidad propia, que la hace no solo conmovedora y aleccionadora, sino también divertida y sumamente emocionante.

Alfonso Gómez-Rejón, director con experiencia en series como ‘Glee’ y ‘American Horror Story’, es quien está a la cabeza y el guión le pertenece al debutante Jesse Andrews, quien también es autor de la novela original publicada en 2012. La película cuenta la historia de Greg (Thomas Mann), un adolescente que prefiere mantenerse alejado de las relaciones sociales y pasa tiempo grabando parodias de películas clásicas, sobre todo las de Werner Herzog, con su ‘amigo’ Earl (RJ Cyler), el único de su escuela con el que conversa. Cuando su compañera Rachel (o Raquel para la traducción al español), interpretada por Olivia Cooke, es diagnosticada con leucemia, la mamá de Greg lo obliga a pasar tiempo con ella en los que podrían ser sus últimos meses de vida. Greg empieza a visitar a Rachel y, a pesar del escepticismo inicial de ambos, se convierten en amigos. Con ayuda de Earl, Greg logra que Rachel pase tiempo de provecho, y ella consigue que él empiece a ponerse mejores metas para su futuro, pero la terrible realidad nunca desaparece y pone a prueba los alcances de su amistad.

raquel 1

En un principio, podemos creer que se trata de una película insensible, sobre todo por la personalidad fría y la antipatía de Greg, representada en la negativa de reconocer a Earl como su mejor amigo o su molestia por el pedido de su madre de visitar a la vecina enferma, pero con el correr de la trama nos damos cuenta que no es así, que la historia es honesta y educada, y nos permite entender a Greg y a los elementos que motivan su comportamiento. En el caso de su amistad con Earl, por ejemplo, él prefiere llamarla ‘relación de trabajo’, no porque sienta que lo sea, sino porque esta es la excusa perfecta para no reconocer la necesidad de relacionarse con las personas y no admitir lo importante que es su amigo para él. En el caso de Raquel, resulta muy interesante la adaptación de Greg a la convivencia y el descubrimiento de la delgada línea que lo separa del mundo. Greg tiene un desarrollo importante a lo largo de la trama que lo lleva a realizar cosas que no parecían posibles tras su primera aparición en pantallas.

Es precisamente en esa nueva perspectiva de Greg sobre las relaciones interpersonales donde la película encuentra sus mejores momentos. Por ejemplo, en la incomodidad (y placer culposo) que siente el protagonista cuando se da cuenta que algunas personas de la escuela creen que él y Rachel son novios; cuando una chica linda le pide que le haga una video para Rachel, y en la realización del mismo de la mano con Earl. El crecimiento personal de Greg que surge de la necesidad de entender la situación complicada que vive su nueva amiga resulta enternecedor. Cerca del principio, Greg nos avisa que Rachel sobrevivirá a su enfermedad (con un tono que advierte que está mintiendo), y cuando llega la gran revelación, confiesa con honestidad que mintió porque ese era el final que tanto él como nosotros hubiésemos esperado, pero que sabíamos muy bien que no ocurriría. Ahí está la riqueza de “Me and Earl and the Dying Girl”, entre diálogos irónicos y bromas recurrentes, descubrimos momentos de reflexión sobre lo difícil que puede ser para un joven aceptar la terrible realidad que vivirá y lo confuso que puede resultar darse cuenta de que está madurando.

raquel 3

Hay que ser sinceros al reconocer que avanzada la trama, ‘Me and Earl and The Dying Girl’ puede llegar a sentirse predecible, pero el guion de Andrews y la gran puesta en escena de Gómez-Rejón nos ofrecen algo tan diferente, atrevido y lleno de realidad en sus frescos diálogos que llega a ser estimulante. Claro que el trabajo de los actores también resulta esencial. La química entre el grupo protagonista es un factor determinante. Olivia Cooke dota a Rachel de una sutileza que la hace ganar presencia, incluso después del desenlace. Thomas Mann no es perfecto, pero logra destruir el estereotipo del estudiante incomprendido y amargado que la película lucha por no presentar. Pero quien se roba el show en todas las escenas en las que participa es RJ Cyler en el papel de Earl. Maneja muy bien las partes cómicas y es sobresaliente cuando le toca protagonizar momentos dramáticos. No hay duda de que los tres tendrán un gran futuro. Bueno, RJ Cyler está confirmado como uno de los nuevos Power Rangers.

‘Yo, él y Raquel’ confirma que el público y el jurado de Sundance no se equivocaron cuando la premiaron en su última edición. Es una película que sobresale y triunfa en varios aspectos: adolescentes en proceso de crecimiento, la naturalidad de la amistad, nuevas apuestas de humor, y un efectivo acercamiento a una cruda realidad, mostrándola como es, complicada, incompleta, trascendental, viva. El cine independiente de temática juvenil ha ganado un nuevo referente y el nombre de Alfonso Gómez-Rejón merece tomarse con mucha mayor atención en los próximos años.

Es una lástima que esta película no tenga estreno programado en Perú. Todo dependerá si consigue la nominación al Oscar al Mejor Guion Adaptado, donde parte como una de las favoritas. ‘Yo, él y Raquel’ dice mucho incluso después de terminar, y es un lujo que solo verdaderos clásicos consiguen. Bien por ellos.

Artículo anterior
[Crítica] “El Regalo”: las apariencias sí que engañan
Artículo siguiente
Se filma "El candidato", película de humor político con César Ritter, Marco Zunino y "Los Chistosos"

2 comentarios

  1. […] Me and Earl and the Dying Girl (de Alfonso […]

  2. […] Current War (dir. Alfonso Gómez-Rejon): El director de “Me and Earl and the Dying Girl” se pasa al cine histórico para mostrarnos los pormenores la batalla legal entre Thomas Alva […]

Deja un comentario

Back
COMPARTIR

[Crítica] “Yo, Él y Raquel”: Una mirada conmovedora y honesta al cáncer juvenil