[Crítica] “Los 8 más odiados”: un clásico Tarantino, autorreferencial y excesivo

Escrito por - @

El siempre controversial Quentin Tarantino, a través de los años, ha sido capaz de entregarnos películas tan sobresalientes como “Perros del Depósito”, Pulp Fiction o Bastardos Sin Gloria, pero incluso sus producciones algo fallidas, como la dupla de Kill Bill (infinitamente entretenida pero, para mí, debió ser presentada como una sola cinta, con menos relleno), Django sin Cadenas o incluso su proyecto para Grindhouse, Prueba de Muerte, no dejan de tener elementos que las diferencias de otras producciones millonarias.

“Los 8 Más Odiados” no es la excepción. Se trata de una película de tres horas de duración, filmada en celuloide de 70 mm, que se desarrolla en los Estados Unidos a fines del siglo 19 (después de la Guerra Civil), y que involucra a un grupo de rudos personajes encerrados, durante la mayoría de la historia, dentro de una cabaña en medio de las montañas. Como suele suceder con las cintas de Tarantino, “Los 8 más odiados” es una mezcla de dos cosas que, a primera vista, podrían parecen completamente opuestas: diálogo extenso y violencia extrema. Independientemente de lo que piensen del producto final, dudo mucho que vayan a encontrar alguna película similar en los cines en los próximos meses.

The hateful eight

La película está dividida en seis capítulos, y comienza con dos cazarecompensas encontrándose en una carretera de Wyoming. El primero es el Mayor Marquis Warren (Samuel L. Jackson), quien quiere escapar de una tormenta de nieve que se avecina. Y el segundo es John “El Verdugo” Ruth (Kurt Russell), quien se encuentra como pasajero dentro de una diligencia. Warren logra negociar con Ruth para que lo lleven a un lugar seguro… pero este último no está solo. Está llevando a Daisy Domergue (Jennifer Jason Leigh) a la ciudad más cercana para que la cuelguen, y él pueda cobrar la recompensa de 10,000 dólares. Sin embargo, antes de parar en la Mercería de Minnie, se encuentran con su cuarto pasajero: el soldado rebelde y próximo sheriff Chris Mannix (Walton Goggins), quien no se llevará particularmente bien con Warren.

Una vez dentro de la Mercería de Minnie, se encontrarán a los otros cuatro personajes que conformarían a los “8 Más Odiados” del título: Bob el Mexicano (Demian Bichir), a quien se supone le han dejado encargado el establecimiento; el verdugo Oswaldo Mobray (Tim Roth); Joe Cage (Michael Madsen), un vaquero de pocas palabras, y el ex general de la Guerra de la Confederación Sandy Smithers (Bruce Dern). Con todos adentro de la Mercería esperando a que la tormenta pase, la tensión irá aumentando, y los conflictos irán escalando.

“Los 8 Más Odiados” es una de las películas más especiales e imperfectas que haya visto en el cine en mucho tiempo. Tarantino está claramente enamorado de su material, razón por la cual la cinta dura tres horas, cuando en realidad no tendría por qué ser así (la versión “Roadshow”, que se ha proyectado en 70 mm en algunos cines en Estados Unidos, dura incluso más). A pesar de que la mayoría de su diálogo es brillante, como siempre, el filme contiene escenas (especialmente durante su extenso prólogo) que hubiesen podido ser eliminadas sin afectar negativamente la historia o sus personajes. Hacia el final de la película, simplemente me sentía algo agotado de sus particularidades, sentimiento que hubiese sido evitado con una duración menor.

The Hateful Eight - Jennifer Jason Leigh

Por otra parte, algo que siempre ha caracterizado a las películas de Tarantino es su capacidad de sorprendernos. “Pulp Fiction” lo hacía con muertes súbitas, por ejemplo; “Bastardos Sin Gloria” lo hizo al reintepretar la historia de maneras inesperadas, e incluso “Django Sin Cadenas” lo logró a través de escenas chocantes y bastante sangrientas. “Los 8 Más Odiados”, está, efectivamente, llena de sangre y escenas de cabezas explotando y balazos y pedacitos de cerebro que le caen a la pobre Jennifer Jason Leigh en la cara. Pero más que chocantes o sorprendentes, estos momentos más bien son predecibles, ya que uno sabe que una nueva película de Tarantino los tendrá. Evitar un Mexican Standoff o la muerte de algunos personajes, más bien, hubiese sido lo opuesto a lo que esperaríamos del director, pero lamentablemente eso no fue lo que sucedió.

Las actuaciones, como deben imaginarse, son todas excelentes. Samuel L. Jackson es intenso y grosero como Warren, otorgándole energía a la cinta y convenciéndonos de la naturaleza de su personaje incluso en las escenas más fuertes (como una que involucra cierto flashback explícito). Kurt Russell es lo brusco y rudo que su personaje John Ruth requería. Bruce Dern es memorable como el General Smithers a pesar de tener contadas líneas de diálogo; Tim Roth da, lo que es para mí, la actuación más entretenida de toda la película, y Michael Madsen… bueno, hace lo que siempre hace, sólo que vestido de vaquero. Jennifer Jason Leigh es intensa, casi furiosa, aunque por momentos me parecía excesivo el abuso que recibía. La pobre fue golpeada múltiples veces, bañada en sangre, vómito ensangrentado y, como mencioné antes, incluso en pedazos de cerebro. Hubo un momento que se sentía más como la exploitation de un personaje femenino, que algo justificado dentro de la trama de la película.

A nivel técnico, la película es fantástica. Claramente Tarantino ha hecho lo que le ha dado la gana, sin nadie que pueda detenerlo. Podría pensar que no había razón alguna para filmar la película en 70 mm, considerando que esta se desarrolla, en su mayoría, en interiores. Sin embargo, lo hizo y, por momentos, se ve estupenda. Las escenas en exteriores son espectaculares —especialmente los grandes planos que nos muestran las montañas llenas de nieve y la diligencia avanzando por el camino— y el interior de la Mercería de Minnie se siente suficientemente claustrofóbico. La banda sonora original del gran Ennio Morricone complementa de manera perfecta a la historia—como deben suponer, se trata del trabajo de un experimentado genio.

hateful_eight

En general, tengo sentimientos encontrados con “Los 8 Más Odiados”. Por un lado, se trata de una película única que mezcla elementos del spaghetti western, cintas de exploitation e incluso películas históricas, para desarrollar una trama sangrienta poblada por memorables personajes. Pero por otro lado, se trata de un filme demasiado largo, con un ritmo desigual, predecible por momentos (especialmente mientras se va acercando al climax) y hasta fatigoso. La recomiendo por el simple hecho de ser tan diferente a lo que uno usualmente encuentra en la cartelera y porque, a pesar de ser imperfecta, contiene muchos momentos de pura genialidad cinematográfica.

Sin embargo, creo que después de “Django sin cadenas” y esta película, es hora de que Tarantino cambie de género y de época. Realmente me gustaría ver lo que puede hacer con una historia totalmente diferente a la de estas dos últimas cintas.



También puedes leer:


6 comentarios

  1. Erick dice:

    Viejo dicho “La letra con sangre entra” Tú critica se ahoga en su propio argumento.
    Solo viendo el árbol… (sangre y sesos volando) no llegaste a ver el bosque.
    Yo vi la dualidad, la visceral imperfección del ser humano, educación y grosería, amor y odio, bajeza e integridad, fidelidad y traición y muchas más racismo intolerancia ensalzadas, adobadas, y decoradas con sangre y sesos. y vaya que si lo hace de una forma original. Simplemente GENIAL.
    ¿Por qué cambiar? si lo hace de una manera personalísima ¿Cuál es el prurito? .
    Personalísima si, pero MAGISTRAL y ÚNICA .

  2. Ana dice:

    No esta buena, muy larga y aburrida…en pelis de Tarantino aun me sigo quedando con todas las Kill Bill

  3. bronson dice:

    Pésima película con eternos diálogos que tratan de ser ingeniosos pero terminan siendo aburridos violencia como siempre extrema y sin sentido y sino que significado tenía cagar a palos a la pobre mina durante toda la película hasta incluso hacerle saltar los dientes o el abuso del negro protagonista en una escena que salvo la mamada es afanada de una famosa película de Clint Eastwood, el Bueno, el Malo y el Feo parece que lo criticaron a Taranta por la escena de Marcelus cuando es sometido por un blanco y ahora la cosa es al revés, además Taranta no se banca la violencia que nos muestra gratuitamente porque a la mina luego la hace aparecer como malísima lo que justificaría la cagada a palos que tuvo que soportar y al negro degeneradito al final la vuelan los huevos de un disparo, en una escena también afanada de una película del italianísimo Trinity, estoy de acuerdo con la música y con el cinemascope o panavisión o como se llame ya que la fotografía es EXCELENTE, bueno en fin película floja de un tipo que vió mucho cine clase B sobre todo de los años 70 o del cine australiano de los 70 y 80 me quedo con Jackie Brown o Perros de la calle porque lo demás no es nada bueno la juega de progre rebelde pero es mas de lo mismo.-

Déjanos tu comentario

Gracias por comentar esta nota. Antes de hacerlo, considera lo siguiente:
Los comentarios deben estar relacionados con el tema de esta entrada. No se permitirán insultos ni agravios personales. Los comentarios fuera del tema u ofensivos serán eliminados.
Cinencuentro no se responsabiliza por los comentarios que aquí se publican, ellos son autoría de cada usuario.

Publicidad

The Social Network




You've Got Mail


 Subscríbete al feed RSS


» Estadísticas
Otros enlaces:
Pide tu tarjeta Payoneer