[Crítica] “Cuando las luces se apagan”, efectivo film de terror basado en un cortometraje

Escrito por

No siempre es fácil convertir un cortometraje en una producción de larga duración —una premisa o historia que funciona bien en formato de cinco o diez minutos puede resultar insuficiente o decepcionante en la pantalla grande. Sin embargo, en “Cuando las luces se apagan” de David F. Sanberg, basado en su corto “Light Out” (2013), tenemos un filme de terror efectivo con una premisa original, una historia intensa y con secuencias de innegable tensión que, a pesar de presentar algunos clichés, funciona bastante bien en el momento.

Teresa Palmer interpreta a Rebecca, una chica veinteañera independiente e incapaz de establecer lazos fuertes con otras personas. Su novio, Bret (Alexander DiPersia) quiere llevar su relación al siguiente nivel, pero ella se niega. Y su familia, incluyendo a su madre, Sophie (Maria Bello) y su medio hermano menor, Martin (Gabriel Bateman) casi no se ven con ella. Pero cuando el pequeño comienza a experimentar situaciones terroríficas y sin explicación en su casa, y su madre no parece reaccionar, Rebecca decide llevárselo a vivir con ella. No obstante, ella también comenzará a ver cosas raras: una figura oscura y melenuda que parece solo puede aparecer en la oscuridad.

Es aquí que los personajes se van enterando de la verdad: aquella figura que parece estar acosándolos es Diana (Alicia Vela-Bailey), una amiga de la infancia de Sophie, que de niña padecía de una extraña enfermedad en la piel. Años atrás, unos médicos trataron de curarla, pero la chica murió. Sin embargo, parece que su espectro sobrevivió dentro de la mente de Sophie, y ahora que la madre de Rebecca y Martin se encuentra viviendo tiempos difíciles (su esposo, interpretado por Billy Burke en una suerte de cameo, acaba de fallecer) y sin tomar sus pastillas para la depresión, Diana está libre para atemorizar a todo aquel que rodee a su supuesta mejor amiga.

L.O.00185.dng

La premisa de la película le otorga una novedad visual que pocas veces vemos en cintas de terror contemporáneas. El hecho de que solo podamos ver a Diana en la oscuridad, y que tenga una suerte de debilidad a la luz, ayuda a Sanberg y compañía a construir situaciones verdaderamente atemorizantes y tensas. El director emplea one-shots en los que vemos y no vemos a Diana dependiendo de lo que los personajes hagan con la luz, e incluso logra desarrollar secuencias enteras en las que el espectro se convierte en un verdadero obstáculo. Una escena en particular, que involucra a Bret tratando de escapar de Diana y usando desde luces de celular hasta los faros de su carro, está muy bien lograda.

La película funciona, también, porque logra construir personajes sencillos pero con los que es fácil identificarse. Rebecca es una mujer fuerte e independiente; emocionalmente limitada —lo cual es comprensible, considerando la personalidad de su madre— pero responsable. Agradezco que “Cuando las luces se apagan” nos presente una protagonista femenina fuerte; el terror es un género en el que hacen falta este tipo de personajes, mujeres que no sirvan únicamente para enseñar un poco de piel, gritar y morir. Rebecca jamás es objetivizada, y es verdaderamente quien lleva las riendas de la trama. De hecho, su novio, Bret, es algo así como su acompañante; ella jamás depende de él para lograr sus objetivos.

Martin está bien interpretado por el joven Gabriel Bateman. Es uno de sus niños actores que habla como adulto y tiene comportamientos extrañamente maduros —esto resulta en momentos involuntariamente graciosos, pero también convierte al personaje en alguien por el que nos preocupamos. María Bello, algo desperdiciada aquí, interpreta a Sophie como una mujer con muchos problemas e incapaz de criar con responsabilidad a su hijo, es básicamente el completo opuesto a Rebecca. Y Alicia Vela-Bailey es realmente terrorífica como Diana, una de las antagonistas de terror más notables que haya visto en los últimos meses.

LO-FP-054r

No obstante, no puedo dejar de admitir que la película presenta varias situaciones clichés de los que muchos ya estamos cansados de ver. Personajes entran a habitaciones oscuras, deciden encender la luz o no llevan linternas -lo cual es imperdonable, si consideramos los poderes de Diana—, o que toman decisiones que simplemente no tienen sentido (como cuando Bret decide salir de la casa al ver que la luz se ha ido, en vez de buscar a Rebecca y Martin). Rebecca es la persona más cuerda en toda la película, pero el resto de personajes se comportan como típicos protagonistas de cinta de terror.

Sin embargo, tampoco puedo negar que “Cuando las luces se apagan” cumple su principal objetivo: desarrollar tensión y dar miedo. El ambiente del cine al que fui era espectacular; el público entero estaba metido en la historia, tanto así que tenían reacciones visibles y sonoras en las escenas más intensas del filme. Realmente se preocupaban por los personajes y vivían las escenas que involucran a Diana (especialmente el clímax en la casa de Sophie). Los jump scares causaban gritos y escenas como las del sótano creaban un palpable ambiente de suspenso en el cine. Soy el primero en admitir que la cinta no presenta muchos elementos novedosos, pero lo que hace, lo hace bastante bien.

“Cuando las luces se apagan” es una efectiva cinta de terror con una premisa interesante y original. Es fácil identificarse con sus protagonistas, lo cual hace que la tensión aumente durante las escenas más intensas, y la antagonista principal, Diana, es presentada como una verdadera fuerza de lo paranormal; intimidante y terrorífica. El filme está llenó de clichés y es previsible por momentos, pero como un ejercicio de terror y suspenso relativamente breve (solo dura noventa minutos), este film funciona bastante bien.



También puedes leer:


2 comentarios

  1. teresa pita iturrizaga dice:

    QUE INTERESANTE PASAR DEL CORTO AL LARGO SIN PERTUBAR SU ESENCIA. TENGO QUE VERLA, CUANDO LAS LUCES SE APAGAN. ME ENCANTAN EN EL GENERO TERROR, SUSPENSO Y THRILLERS. GRACIAS POR COMPARTIR.

Trackbacks

Checa los que otros dicen sobre este post...
  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: No siempre es fácil convertir un cortometraje en una producción de larga duración —una premisa o historia que funciona bien en formato de cinco o diez minutos puede resultar insuficiente o decepcionante en la pantalla gr…



Déjanos tu comentario

Gracias por comentar esta nota. Antes de hacerlo, considera lo siguiente:
Los comentarios deben estar relacionados con el tema de esta entrada. No se permitirán insultos ni agravios personales. Los comentarios fuera del tema u ofensivos serán eliminados.
Cinencuentro no se responsabiliza por los comentarios que aquí se publican, ellos son autoría de cada usuario.

Publicidad

The Social Network




You've Got Mail


 Subscríbete al feed RSS


» Estadísticas
Otros enlaces:
Pide tu tarjeta Payoneer