Festival de Lima 2016: Crítica de “Aquí no ha pasado nada”, de Alejandro Fernández Almendras (Chile)

Escrito por - @

Segundo filme en que Alejandro Fernández Almendras relata un conflicto que se nutre de la impotencia y la impunidad. Aquí no ha pasado nada (2016) es la historia de una desidia generacional provocada por una herencia histórica. El ingenuo Vicente (Agustín Silva), luego de una noche de juerga, será implicado en un acto que no cometió. Lo dramático no solo son las circunstancias que lo embrollan, sino la encrucijada que está a punto de enfrentar producto de un malévolo plan que llega de una de las familias más influyentes del país en pos de dejar limpio a uno de los suyos. Así como en Matar a un hombre (2014), lo inmune es producto de una ley fijada por las influencias, algo que por cierto no solo es propiedad o realidad de los espacios suburbiales en Chile. Aquí no ha pasado nada acontece en uno de los distritos veraniegos constituido por familias adineradas y de renombre. Es decir, si en Matar a un hombre veíamos los juegos de poder en una menor escala (una familia pobre versus un criminal acreditado), en el reciente filme del director chileno vemos a los “grandes” haciendo lo suyo.

aqui-no-ha-pasado-nada-2b

Es preciso mencionar que ni uno ni otro contexto adquiere las consecuencias más dramáticas respecto al otro. Lo cierto es que Fernández Almendras en Matar a un hombre asume una resolución que bien podría ser universal, en referencia a un padre haciendo justicia con sus propias manos ante la negligencia policial; mientras tanto en Aquí no ha pasado nada la resolución es casi congénita o sintomática a una nación específica. Chile como una sociedad que ha venido arrastrando a los fantasmas de la dictadura, temporada en que se dio siembra a esa abulia social, ese “no querer saber” por miedo a la represalia, la institucionalización de una estructura social-política que si bien es intolerante es también intocable y aparenta ser indestructible. Las credenciales familiares de Vicente serán muy distinguidas, pero por encima de su linaje existe una familia más ilustre. Es a partir de eso que esos traumas retornan y el juicio moral pende de los apellidos o el prestigio ascendente.

Es interesante una lectura comparada entre Matar a un hombre y Aquí no ha pasado nada. A diferencia de la primera, aquí el asunto no llega a la violencia, sino se estanca en lo protocolar. Por otro lado, en ambas historias hay un momento para el hostigamiento (esa herramienta que agrieta la impotencia). Mientras que en Matar a un hombre veíamos a un padre siendo humillado entre la penumbra, en Aquí no ha pasado nada esto acontece a plena luz del día. Más que una advertencia o amenaza, es un vaticinio sobre lo inevitable.

Fernández Almendras realiza su película más madura gracias a su modo cerebral para montar una farsa que hace alegoría a la dictadura chilena. Así como en tiempos del desquite político, en Aquí no ha pasado nada la resignación y la mortandad del romanticismo están consolidados. Vicente no solo tendrá que ceñirse a lo que su abogado y tío le instruye en base a los prejuicios sociales y morales, sino que además se verá dolido ante la insensibilidad de un rechazo amoroso. No hay lugar en Chile para Vicente; quien curiosamente había retornado luego de varios años a su país natal (tal vez una enajenación territorial que viene de familia o a consecuencia de la dictadura).

aqui-no-ha-pasado-nada-1

Vicente será más extranjero que nunca en su propia patria, huérfano de un padre ausente y que no solo se mantiene al margen, sino que también radicaliza la suerte de su hijo (otra herencia extremista). Aquí no ha pasado nada es un filme de denuncia, reflejo de una sociedad desmemoriada. Es como la remembranza de un ebrio. Este, al intentar recordar, lo ve todo borroso o simplemente decide saltar ese fragmento de su historia y echarlo al olvido; el tiempo curará las asperezas de lo que haya acontecido y aquí no pasó nada. Muy a su pesar, siempre quedan los “otros” testigos, aquellos que por cierto no se “cristalizan” más que desde la periferia de la confrontación. Cercano a su final, la película de Alejandro Fernández Almendras expone una serie de comentarios del mundo digital; ese espacio real simulado, en donde todos opinan y la sociedad se alía o se divide. Es el lugar del partidismo por excelencia. Ahí unos recuerdan y otros no.



También puedes leer:


Déjanos tu comentario

Gracias por comentar esta nota. Antes de hacerlo, considera lo siguiente:
Los comentarios deben estar relacionados con el tema de esta entrada. No se permitirán insultos ni agravios personales. Los comentarios fuera del tema u ofensivos serán eliminados.
Cinencuentro no se responsabiliza por los comentarios que aquí se publican, ellos son autoría de cada usuario.

Publicidad

The Social Network




You've Got Mail


 Subscríbete al feed RSS


» Estadísticas
Otros enlaces:
Pide tu tarjeta Payoneer