Festival de Lima 2017: Crítica de “I Am Not Your Negro”, de Raoul Peck

A partir de Now! (1965), un corto documental del cubano Santiago Álvarez, el director Alex Johnston realiza Now! Again! (2014), filme que genera un doble rostro, un antes y un ahora frente a la coacción policial desatada contra la comunidad negra en EEUU. El mensaje es claro y directo: nada ha cambiado entre la década del 60 y la actualidad.

“I Am Not Your Negro” (2016) tiene mucho en común con este corto. El documental de Raoul Peck es también producto de una referencia que genera esa misma observación. Es a partir de un libro inconcluso, escrito por James Baldwin –académico e ideólogo, defensor influyente de la igualdad racial en la década del 60–, que el director establece esa dialéctica entre el pasado y el hoy. A pesar de los mártires caídos, las enmiendas de ley y la renovación de las políticas raciales, el flujo discriminatorio sigue un mismo ritmo.

A diferencia de “Enmienda XIII” (disponible en Netflix: “The 13th”), de Ava DuVernay, los anales de Baldwin no motivan una extensión histórica ni tampoco profundizan en el análisis antropológico y social como herramienta de respuesta. “I Am Not Your Negro” son remembranzas a la época vertiginosa de los 60, tiempo en que la comunidad negra en EE.UU. reconoció a sus líderes en distintas versiones y propuestas. Estos recuerdos son dolorosos. El académico describe un instante trascendental, aunque con consecuencias fatídicas. Hay un descubrimiento de lo personal a partir de sus amistades y admiración para con los activistas Medgars Evers, Malcolm X y Martin Luther King; todos ellos desaparecidos por un final trágico. Lo que complementa al filme es un síntoma de esa congoja.

“I Am Not Your Negro” va evocando un discurso con un tufillo pesimista. Baldwin, luego de compartir sus recuerdos y la historia de su autoexilio, se establece en el presente y menciona su retorno. Emerge entonces un lado desilusionado y de no correspondencia. Es como si todo lo construido hubiese sido en vano y como si su destierro no hubiera generado un mínimo de desconsuelo al despegarse de su terruño. Raoul Peck retrata mediante el found footage y los registros actuales para dar sentido a las notas de James Baldwin y su sentimiento de frustración ante la persistencia de un comportamiento apático inventado por el esclavismo.

Artículo anterior
Festival de Lima 2017: La aymara "Wiñaypacha" remite a Ozu, Kurosawa y Béla Tarr
Artículo siguiente
Festival de Lima 2017: Crítica de "La idea de un lago", de la argentina Milagros Mumenthaler

Comenta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back
COMPARTIR

Festival de Lima 2017: Crítica de “I Am Not Your Negro”, de Raoul Peck