Entrevista a Manolo Nieto

2. La película para mi fue un proceso de aprendizaje

Rodar fue como construir la casa, armándola de a pocos y sacando cosas de varios lados
Fue difícil, la película estilísticamente es como la casa. Está hecha de cosas diferentes, creo que no hay dos escenas filmadas de la misma forma y con esto no quiero decir que la película es un delirio o filmada de manera inconsistente, pero es parte de la película. Está construida así. La película también es una búsqueda del protagonista. En la construcción hay una metáfora sobre la construcción personal o del mundo propio y la película para mí también significó el desarrollo del aprendizaje, de manejar el lenguaje fílmico.
Era mi primera película, y por suerte eso de filmar en varias etapas me permitió parar, tomar perspectiva de lo que había filmado y darme cuenta de los errores cometidos, reformular, rescribir, reformular la puesta de escena también, volver a ensayarla, parar de vuelta, tomar distancia y volver a reformularla en el proceso de rodaje.

Entonces también la película en términos narrativos y estilísticos, muestra una evolución del lenguaje, en donde al principio la película transcurre de una manera más simple, en cuanto a cobertura, en cuanto a planos, se desarrolla escenas en uno o dos planos, máximo en tres, hay una escena donde hay tres planos. En la segunda parte, en el invierno que es cuando su padre no regresa, le cuesta trabajar, se encuentra solo, aislado, tiene problemas con los huevos, con la abstinencia sexual, es cuando la película se empantana, es como un poco adrede.
Y después el tercer tramo, es cuando la peli se libera, cuando la película empieza a subir, con la llegada de las mujeres y la casa crece de manera descontrolada, termina eso con un clímax que es la violación y luego hay un pequeño epilogo que es la ida a Montevideo.

El nombre de la película da a entender esa especie de encerramiento en que está el pueblo ¿no? Todos están como enjaulados y ante la primera situación explotan como se ve en el momento de la fiesta
Esa parte de la fiesta y la situación del auto, es la única parte donde la película se aleja del personaje principal, y por eso no es explícita la violación, pero es clara creo yo, y es como parar a tiempo, para no irme por las ramas y volver al foco de la historia que es el personaje. Esa es una secuencia que hace más referencia al título de La perrera y es capital la importancia en ese sentido y la presencia de esa secuencia en la película. La secuencia fue muy cuestionada al momento del armado de la película, no por mí, porque yo todo el tiempo tuve el convencimiento de que tenía que estar, sino porque a mucha gente le parece fuerte y le parece que pierde el foco de la película, que es el personaje.
Nos costó muchas criticas de fuera, creo que perdimos un negocio, por incluir esa secuencia, pero yo estoy contento, y es una de las que más me gustan de la película.

David el personaje de la película, es alguien que no puede tomar decisiones
Sí, es un tipo que prefiere dejarse llevar por la suerte, que hacer algo para cambiarla, no sabe muy bien que quiere, es un fracaso como estudiante y está como perdido en ese universo nuevo, donde lo muestra la película.

¿Este chico es un actor o es personaje del pueblo?
No, no es actor, es un estudiante de cine.
Cuando estábamos haciendo el casting de la película queríamos trabajar con alguien que no hubiera aparecido en cine, ni en publicidad, que tuviera una inocencia frente las cámaras para valernos de eso, y pedimos en ese sentido el casting en la escuela de cine, y ahí estaba él, y no era porque él se haya presentado al casting, él era el que estaba tomando el casting, pero como no venía nadie, creo que se fumaron un porro y de aburridos se hicieron el casting entre ellos, y a mi eso me encantó porque él estaba sentado con los ojos medio entre abiertos.

Como aparece casi en toda la película…
¡Sí! (risas)

¿Y todos los porros eran verdaderos?
Algunos sí, y otros eran mezclas, porque si la gente estuviera fumando porros, hubiésemos tenido que repetir las tomas 14 veces. Pero sí tratamos de repetir fielmente la realidad (risas).

Entrevista con Manolo Nieto

  1. La perrera es más cruel que 25 Watts
  2. La película para mi fue un proceso de aprendizaje
  3. Quiero vivir un tiempo sin cine

Comenta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back