Entrevista a Manolo Nieto

3. Quiero vivir un tiempo sin cine

¿Cómo le fue a tu película en Uruguay?
Mal, no la fue a ver nadie, hubo errores de promoción también, pero hubo también creo yo una mala predisposición del público ante las películas uruguayas, que tienen ese tono lacónico, quizás un poco con bajón y como el público que va al cine en Uruguay es un poco elitista, pues hay pocas salas y las que hay están en barrios de poder adquisitivo medio y alto, es gente que no le gusta ver el bajón, es gente que prefiere ver el lado lindo de Uruguay, y le pega un poco en las bolas que se insista tanto con que Uruguay es un bajón.

Para mi la peli no es un bajón y otro problema es que allá el cine es muy caro y lamentablemente no la fueron a ver ni jóvenes, que era lo que a mi me interesaba mucho, porque no tienen ni 10 soles más o menos para poder pagar una entrada en un shopping y la gente que tiene ese dinero son veteranos, ya tienen trabajo estable y entonces yo iba a las salas para poder ver gente joven y la mitad tenias cabezas blancas y peladas.

Bueno creo que el cine está perdiendo el carácter popular que tenía antes, y me parece que esta película, tiene contenido popular, cosas que son entendibles popularmente como el hecho de la construcción. Como el hecho de cierta forma de vida elemental, que en el Uruguay está creciendo. La gente tiene mucho tiempo libre porque no tiene más que hacer. Lo que pasa es que los espectadores lo ven como una metáfora, un reflejo, una metonimia de la juventud, de la sociedad uruguaya. Pero la película circunscrita exclusivamente al balneario es más como un reflejo de una forma de vida, que no necesariamente está mal. Yo no trato de juzgar a los personajes cuando toman vino, o no hacen nada, o están haciendo boludeces, y es que para ellos, el no trabajar es lo mejor que les puede pasar. Y para mi también, a mi no me gusta trabajar tampoco. Claro, visto desde la ciudad de alguien que está haciendo algo todo el tiempo, puede ser visto como algo tedioso e improductivo y un bajón.

Manolo ¿cuál es tu próximo proyecto?
Vivir un tiempo sin cine. El cine también te aleja de la realidad, y yo como hace cuatro años que estoy inmerso en esta película y también siento la necesidad de tener más contacto con la realidad, sin cine, a pesar que no tengo un mango, quiero tomarme este año para bajar a tierra, y ver un poco alrededor que pasa.

Entonces te vas para “La Pedrera”
Sí, tengo ahí un campito que exploto, con mi padre y es de lo que me voy a jubilar, es lo que me paga mi seguridad médica, tengo que darle bola a eso también.

Para finalizar, la música de Buenos Muchachos y Flormaleva nos gustó mucho
Flormaleva es la banda del sonidista de la película, Catriel Vildósola, él hizo el sonido de Mundo grúa, El bonaerense, El custodio, Fantasma, Los muertos, es un íntimo amigo de Lisandro Alonso y yo lo conocí por él.

Son como una gran familia ¿no?
Sí, cierto, la directora de foto (Bárbara Álvarez) de Whisky trabajó en El custodio. Gonzalo Delgado hizo el arte de La perrera, El custodio y es coguionista de Whisky.
Yo trabajé con Lisandro. Todos somos medios amigos y compartimos todo.

Entrevista con Manolo Nieto

  1. La perrera es más cruel que 25 Watts
  2. La película para mi fue un proceso de aprendizaje
  3. Quiero vivir un tiempo sin cine

Comenta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Back