Eat Pray Love

Come, reza, ama (Eat, Pray, Love), segundo largometraje de Ryan Murphy, hecho a mayor gloria de Julia Roberts, es un pesado producto de dos horas y trece minutos que la muestra en medio de una larga crisis existencial y la pasea en busca de respuestas concretas o esotéricas por Italia, Indonesia y la India.

Se trata de la clásica producción de escenarios internacionales, locaciones imponentes, múltiples lenguas y culturas, rebosante gastronomía y vistoso reparto, que cada cierto rato encuentra en el camino un o una intérprete de fama que se suma a la narración turística y morosa, mientras la protagonista descifra sus misterios y honduras.

Volvemos un poco a este apartado dedicado a la música de las películas, aquella que uno siempre recuerda al finalizar la proyección. Esta semana se estrenó Machete en Lima. Y …

Back