Ed Helms | Cinencuentro

Ed Helms

El director, productor y guionista Todd Phillips es responsable de algunas dosis de la llamada NCA (Nueva Comedia Americana), donde las bromas escatológicas hacen su agosto, la estupidez más evidente se mezcla con el sexo y la caspa, se entroniza la cultura de consumo, nutrido todo ello en celebraciones lo más desbocadas posibles. Rodajes físicos y somáticos en los que los mismos actores parecen no actuar, sino más bien acudir a una juerga continua.

The Hangover Part II es, sin la menor duda, un sucedáneo cansino y ladrillo de la precedente, un show de barraca de feria que reniega de todo valor creativo. Esta vez los guionistas, Graig Mazin y Scott Armstrong parecen cansados, y el resultado es un deslucido metraje, cuya primera risa se hace de rogar (si es que llega), y que repite todo el proceso, además de contar con la presencia de los mismos protagonistas.

Todd Phillips cayó en la tentación de hacer una secuela de Qué pasó ayer al cabo de dos años. Ha conservado todo el reparto y la idea básica, pero la labor de guión que asumieron acertadamente Jon Lucas y Scott Moore, quienes trabajan juntos desde el 2005, esta vez es compartida por el director con Scot Armstrong y Craig Mazin, lamentablemente con resultados menos satisfactorios.

La cuota de frescura en la estrategia narrativa, que centraba su gracia en la imposibilidad de los personajes juergueros de controlar sus impulsos y recordar qué sucedió en una larga noche de desenfreno, en vísperas de la boda de uno de ellos, Doug (Justin Bartha), se vuelve un procedimiento mecánico y previsible, que se limita a tratar de calcar lo que había funcionado en el original.

La torpeza de la patota, las personalidades excéntricas, el disparatado mafioso chino, el cameo imposible del venido a menos Mike Tyson, los huecos de la memoria nocturna, la lejanía de las mujeres ingenuas, la búsqueda de detalles que expliquen el caos.

Back

Estrenos Peruanos