Martin Sixsmith

En Philomena, Stephen Frears conduce con preciso pulso a sus intérpretes, graduando emociones y dosificando energías, y por supuesto dando a Judi Dench la oportunidad de un lucimiento natural, entre maternidad doliente, incertidumbre, desubicación por salir de su pequeño espacio, discreción, fragilidad, fe religiosa y confianza ciega en determinadas personas.

Aquello contrasta con el perfil de Sixsmith: pragmático, cosmopolita, ateo, temperamental y ávido de información impactante. Así el autor traza sutilmente una trayectoria física, ideológica y emotiva, acercando los puntos de vista de sus protagonistas y fusionándolos alrededor del desprejuicio, la tolerancia y el respeto a la dignidad humana.

Back