Medianoche en París

Midnight in Paris es un hermoso filme de Woody Allen, celebración de la capital francesa, sus avenidas, pequeñas calles, plazas, parques, puentes y monumentos, desde su prólogo apacible y gozosamente turístico. El «ojo extranjero», fallido en Vicky Cristina Barcelona, aquí sí funciona, al punto de ser mucho más brioso y unitario que el filme colectivo París, te amo.

Como Kenneth Branagh en Celebrity, Owen Wilson es el álter ego del director. Sus tics, fobias y filias reencarnan en Gil Pender, el escritor estadounidense que, a despecho de su trabajo en Hollywood, se esmera en una novela más personal sobre el gusto por las antigüedades y busca inspiración en la Ciudad Luz.

Su novia Inez (Rachel McAdams), por su parte, vive la visita de manera pragmática, paseando distante y estando más atenta a Paul (Michael Sheen), un amigo erudito con el que Gil polemiza hasta por los legendarios amoríos de los artistas.

Medianoche en Paris

Mientras Owen Wilson camina por las calles de París pensando en aquella mujer que acaba de conocer en sus fantasías parisinas que empiezan a la medianoche (convirtiéndose casi en una Cenicienta revisitada, ya que a las doce no se acaba la magia sino que esta empieza), y mientras también vemos cómo se enfrenta a su frívola novia de la realidad gris para poder escribir, crear y ser feliz, (inspirado por el encuentro nocturno con Hemingway, Dalí, Picasso, Buñuel y tantos otros genios que se dieron cita en el París de los años veinte), nos transportamos a la magia de la mano de nuestro personaje.

Viajamos con él al pasado y nos enamoramos de él y con él: nos enamoramos de la calidez de los años veinte, de la genialidad de los años veinte, y queremos vivir en la ficción permanente a partir de este momento.

Midnight in Paris

Vuelve Woody Allen a su cita anual para regocijo de los que le necesitamos y adoramos. Y esta vez vuelve fuerte, vuelve como nunca a su sustancia, a sus preguntas sin respuesta, a sus manías dubitativas, a aquel su cine del siglo pasado, a la fantasía y encantamiento de La rosa púrpura del Cairo, Zelig, Días de radio, Todos dicen te amo, o la clave Desmontando a Harry, contenida en las anteriores y posteriores muestras cinematográficas de esta deconstrucción del Harry/Woody.

Funciones en el Festival de Lima: CCPUCP – Sala Roja, viernes 5, 7:15 p.m; Cineplanet Alcázar – Sala 5, jueves 11, 2:45 p.m; Cineplanet Alcázar – Sala 6, sábado 13, 7:45 p.m.

Back