Peter Watkins

Hace unas semanas leía una idea de Roger Koza sobre el BAFICI: ahí se estudia algo que luego nadie sabe de qué se ha tratado. Es justo. Nadie que se haya internado, a cualquier escala, en la programación, puede decir que sale sabiendo lo mismo o que la experiencia le resulta insípida, sea éste el sabor que sea. Días atrás un video mostraba el nivel de oferta del pasaje 18 en Polvos Azules: ese es sin duda el eje de la cinefilia peruana. El BAFICI lo es para Argentina. No hay tan variopinta y densa oferta en ninguna plaza, lugar de descarga (con surrealmoviez podríamos armar un ciclo de Heinz Emigholz de tres películas por ejemplo), y quizá ni en el conjunto de colecciones privadas de los personajes de este placer podría compararse.

Back