Soledad Villamil

El secreto de sus ojos, el filme de Juan José Campanella que obtuvo el segundo Oscar extranjero para el cine argentino, tiene todos los elementos aparentes de «calidad garantizada» dentro de ciertos estándares de realización.

El problema es que subraya demasiado todas las variables de una historia aprovechable que tiene de melodrama, policial y denuncia política. Las explica, coloca diálogos rimbombantes, premeditados, teatralizados, tanto en la gracia como en la turbación, antes de los pasajes más resonantes y los principales giros de tuerca, lo que termina diluyendo la supuesta sorpresa que preparan.

Back