Tokyo Godfathers | Cinencuentro

Tokyo Godfathers

Tokyo Godfathers

Tres indigentes, en plena noche de Navidad, encuentran a un recién nacido entre la basura. Ellos son un travesti medio mojigato (Hana); su némesis, un alcohólico bastante gruñón (Gin) y una chica de 15 años (Miyuki), la hija que vive en las calles después de una confrontación familiar.

La ciudad de Tokio, oscura, inmutable y apurada, es el lienzo sobre el cual Satoshi Kon dibuja esta historia.

Satoshi Kon

El 24 de agosto de 2010, Satoshi Kon terminó su recorrido vital en este mundo. Japonés. Primero mangaka y luego asistente de Katsuhiro Otomo, aprendió el oficio desempeñando diversos roles: dibujante, guionista, director de arte, y por último director. Construyó un universo propio sondeando el inasible mundo de los sueños, de los recuerdos.

tokio godfathers

Tokyo Godfathers es una película que refleja las inquietudes de Satoshi Kon con respecto a su vida, que para hacerlo más «de interés público» interna en el suburbio capitalino, mundo marginal, castigador del desvalido. ¿Qué piruetas narrativas podrían enriquecer la historia? Pues ninguna.

Para la otakillada Kon es un genio del thriller, el cual es un juicio sobrevalorado, pues Perfect Blue no es heredera ni de Bela Lugosi, ni de Alfred Hitchcock, ni de Darío Argento, arquetipos del psycho cinematográfico. La obra de Kon es un humanista al servicio de la retórica visual que muchas veces queda chic, pero no siempre eficiente.

Las películas de Satoshi Kon vuelven estéril la discusión si el anime es arte o no. Entrañables, nos cuentan historias fascinantes con sobria audacia, donde la bizarría y la psicología perversa se amalgaman en cotidianos ambientes.

Así nacería **Perfect Blue**, comprobando que el thriller y la animación no se contradicen sino que desde polos opuestos pueden conversar.

Lo que sigue de su obra es Historia del cine japonés. Doce años después de ese primer hito, un 24 de agosto, amanecimos de luto: a la noche anterior, un cáncer fulminante acabó con la vida de 47 años de Satoshi Kon. Desde ese momento, los sueños perdieron a un predicador.

Back

Estrenos Peruanos