Twenty cigarettes

Twenty Cigarettes

La duración de cada uno de los veinte planos/tomas de Twenty Cigarettes no la marca el máximo que le permite la bobina de 16mm (que es diez minutos), como en las dos películas previas de James Benning, sino el tiempo que hace durar cada sujeto su cigarrillo.

Así, Benning como ‘director’ da espacio a la impro de sus ‘actores’: cada plano/toma/secuencia dura lo que el fumador quiere que dure, solo subordinado por la resistencia del bocado de nicotina una vez encendido. Similar es el caso de su RR (2007), que sujeta la duración de su toma al paso de cada uno de los trenes que filma.

Back