Ursina Lardi

La cinta blanca, ambientada en la aldea de Eichwald, en la modesta Alemania rural de los años 10 del siglo pasado, en vísperas de la Primera Guerra Mundial, es una compleja exploración de las latencias ideológicas que una comunidad aloja secretamente en medio de su imaginario cotidiano, el retrato de una sorda colisión entre los valores humanistas y la locura autoritaria.

La película de Michael Haneke está relatada por la envejecida voz en off (Ernst Jacobi) de uno de los personajes, el joven profesor del pueblo (Christian Friedel), una especie de conciencia histórica que habla desde la vejez, en un futuro indeterminado, aunque sí claramente lejano y retrospectivo.

Por lo tanto, es una narración de tejido fino, una memoria aguda que quiere interpretar una época y busca un hilo conductor lógico entre los extraños episodios que son identificados como el germen de una calamidad posterior.

Back