¿Cuáles son sus impresiones luego de haber visto el documental que Ud. protagoniza?

Con este documental le hemos dado un triunfo olímpico al Perú en lo que es esencial a la vida en películas que se apoyan en la realidad de siempre, como Ud. sabe, hay gente que le gusta la realidad y hay gente que le gusta perder su tiempo en otras cosas. Yo respeto eso también, porque la naturaleza es dual, mal y bien, pero felizmente le hemos dado un triunfo al Perú que espero que no sea superado. Yo he sido la materia prima y ellos han sido los cineastas, y todos tenemos que estarles agradecidos.

¿A Ud. le gusta el cine? ¿Va a ver películas?

No. He tenido la suerte de ver las buenas películas entre los años 1930 y 1970, pero ahora no, no tengo ni para el DVD (risas), pero espero comprarme un DVD y poder ver las buenas películas, porque a mi me gusta repasar, y ver las nuevas películas también. Creo que van haber buenas películas acá y en otros países, aunque abundan las malas películas, desgraciadamente. Pero fíjese Ud. la importancia del mal: si ellos tienen derecho de exhibir sus malas películas, no menos derecho tienen los otros para exhibir sus buenas películas.

¿Y que le ha parecido Aldo Salvini? ¿Cómo se ha llevado con él durante la realización de este documental?

Es un personaje prometedor en la cinematografía, en el periodismo y en la literatura nacional, no solamente nacional sino a nivel americano y mundial también.