“Y el profeta dijo: Y entonces, la bestia miró el rostro de bella. Y detuvo su mano asesina. Y desde ese día, estuvo destinado a morir”.
Proverbio árabe citado al inicio de King Kong (1933)